:::: MENU ::::

viernes, 15 de diciembre de 2017

  • 15.12.17
De muchos, son conocidas las excelencias de las naranjas que se producen en Los Alcores, sobre todo por los expertos en la materia. La Denominación de Origen Protegida, es un indicativo que tiene un alimento que adquiere sus propiedades del medio físico del que procede y le distingue y protege de otros alimentos similares producidos en otras zonas con unas características distintas.



Las naranjas de Los Alcores tienen unas características especiales, debido al medio físico donde se producen y reúnen todas las condiciones para tener la catalogación de Denominación de Origen Protegida. Estas características que las hacen distintas son, la tierra amarilla o albero, dónde están plantados los naranjales, que sólo se encuentra en todo el planeta en zonas del río Amarillo en China (al que debe su nombre por las partículas que arrastra) y en Los Alcores sevillanos.

Es una calcarenita procedente de fósiles marinos de color ocre. Calcita con cuarzo y filosilicatos principalmente. Muy porosa que hace que sea muy receptiva al agua de lluvia y facilite el enraizamiento del árbol y le da a la fruta un dulzor y unos aromas característicos. Aparte de una alta producción. Tenemos datos de dos ejemplares denominados como Migueletes que registraron a final del XIX y principios del XX cosechas de hasta 35000 naranjas cada árbol.

El agua limpia de pozo, bicarbonata cálcica, procedente de un rico acuífero que riega los naranjales. Acuífero que habría que estudiar la forma de recargarlo por la sobreexplotación a la que se halla sometido. No sería mala idea el hacer grandes balsas de acumulación de agua. Los días fuertes de lluvía regularían las las arriadas que tanto daño hacen.

Los patrones sobre las que están injertados los naranjos (sobre todo amargos y carrizos). Habría que estudiar nuevos patrones más precoces y más tardíos por el aumento de precio de la fruta fresca fuera de temporada, sin que la naranja perdiera calidad.

La cantidad de luz que reciben, que hace que se adelante la recolección a otras zonas más de 15 días. Esto le da el valor añadido de las cosechas tempranas. Las naranjas tienen un sabor especial, siendo su dulzor y aroma muy profundos. Son naranjas de un color anaranjado muy vivo gracias a la alta concentración de sales y minerales. Estas características hacen que la Naranja de los Alcores sea probablemente la mejor naranja del mundo. La fruta no es de gran tamaño. Tiene una cantidad de azúcares extraordinaria. Con poca cáscara y un color anaranjado intenso .

La mayoría de los naranjales alcoreños se plantaron a mediados del XIX y llegaron a ocupar grandes zonas de la comarca. El duque de Montpensier, padre de María de las Mercedes, reina casada con Alfonso XII plantó muchos naranjos en esa época, sobre todo amargos, para exportar naranjas agrias a Inglaterra con las que hacían mermelada muy presente en los desayunos británicos o en la fabricación de la ginebra Beefeater. Muchos de estos naranjos se injertaron en la variedad "guachitonas" (navel washingtonia).



Naranjales que han sido abandonados o arrancados debido a varios factores, haber dejado ser un cultivo rentable por los bajos precios que pagan las grandes distribuidoras. Al cambio de mentalidad que está sufriendo la sociedad en general de la zona y la visueña en particular, en la que el carácter emprendedor de los hortelanos ha sido sustituida por la aspiración de éstos a que sus niños "se coloquen" en otros sectores con la paguita fija y si es de funcionarios mejor.

La importación de naranja, principalmente, de Sudáfrica y Brasil de ínfima calidad y precios irrisorios por parte de las grandes superficies. La sobreexplotación del acuífero, las fuertes sequías, la falta de iniciativa e imaginación para recargarlo o el poco o mal uso de las aguas residuales depuradas de los municipios, urbanizaciones e industrias de la comarca.

La crisis de la Cooperativa Naranjera de Los Alcores (CANLA). La consecución de la Denominación de Origen Protegida tendría un montón de ventajas, plantación de las huertas arrancadas o abandonadas, con nuevos empresarios y la consiguiente creación de puestos de trabajos directos e indirectos.

Creación de empresas y cooperativas para el envasado, transformación, distribución, elaboración tanto de naranjas como sus derivados. Instalación de empresas de servicio de asesoramiento agrícola y de producción de embalajes y utillaje para el sector. Viveros y tiendas de abastecimiento de productos e insumos agrarios. El "efecto llamada" para que acudan otros cultivos e industrias a la zona.

Frenar la sangría de emigración de los jóvenes más cualificados y emprendedores de estos cuatro pueblos. Aumentaría la pluviosidad en Los Alcores. A más cubierta arbórea más lluvias. Favorecería un medio ambiente más limpio de contaminación atmosférica. La gran superficie foliar de los naranjos, aparte de la transformación del dióxido de carbono en oxígeno, eliminan otros contaminantes producidos por la industria y los vehículos.

Regularía la temperatura de la comarca evitando cambios bruscos. La reconversión de la agricultura convencional en ecológica ayudaría a mantener y recuperar la flora y fauna autóctona. Y muchos más que harían esta lista interminable.



El Consejo Regulador sería el encargado de velar que nuestras naranjas mantengan las características y calidades para mantenerlas competitivas, en un sector tan complicado como es el de la producción y comercialización de los productos agrícolas. Es sabido que, al igual que el aceite, se llevan nuestras naranjas por su calidad para etiquetarlas en otras zonas y sacar provecho al valor añadido.

Como ejemplo de las ventajas de tener denominaciones de origen protegidas la tenemos en La Rioja. Hoy es de las regiones más ricas y prósperas del territorio nacional. Han sabido promocionar sus productos. A nivel de pueblos, el fresón de Palos de la Frontera, los extratempranos del Ejido, los tomates de Los Palacios, el melocotón de Calanda o las cerezas del Valle del Jerte, son claros ejemplos de explotar los recursos adecuadamente.

Sería un proyecto en el que tendrían que intervenir los cuatro municipios (Alcalá de Guadaira, Mairena del Alcor, El Viso del Alcor y Carmona) en cuyos términos se encuadran los 131 kilómetros cuadrados que configuran Los Alcores. Espero que esta idea no caiga en saco rato y sea estudiada por todos los partidos que conforman los cuatro municipios y que primen los intereses generales de la población alcoreña.

CESÁREO DE LOS SANTOS



DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos