:::: MENU ::::

sábado, 2 de diciembre de 2017

  • 2.12.17
La Diputación de Sevilla, como administración pública provincial, viene manifestando desde hace mucho tiempo su 'más firme condena' hacia la violencia de género, que se ha constituido como una auténtica lacra social y , por ello, pone todos los medios e instrumentos al alcance de todos para conseguir su erradicación.



Por esta razón, fruto de la negociación colectiva entre la empresa, sindicatos y trabajadores, nació el Protocolo de actuación en caso de violencia de género de la Diputación de Sevilla. Asimismo, la Corporación, el 5 de julio de 2012 aprobó el I Plan de Igualdad de Empresa, elaborado por la Comisión de Igualdad, actualmente prorrogado y que se encuentra en fase de negociación y elaboración del II Plan de Igualdad.

En su afán por trabajar en pro de la erradicación de la violencia machista, la Diputación, a través de sus Áreas de Empleado Público y de Cohesión Social e Igualdad, organiza actividades y jornadas para sensibilizar a la sociedad ante este fenómeno. Así, en la mañana de hoy se ha desarrollado en el Salón de Plenos de la Diputación, una Jornada titulada 'La importancia de la sensibilización, visibilización y educación para luchar contra la violencia hacia las mujeres', en la que se han desarrollado varias ponencias en torno a este tema.

El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, previo al acto inaugural, ha mantenido un encuentro con los diputados de Empleado Público y Cohesión Social e Igualdad, Mario Martínez y Lidia Ferrera, respectivamente, y uno de los ponentes, José Ángel Lozoya Gómez, impulsor del movimiento de 'Hombres por la Igualdad' de Sevilla y Jerez. El mandatario provincial ha expresado que la celebración de esta Jornada 'es una aportación más a la igualdad real entre hombres y mujeres' y ha felicitado a las Áreas implicadas en este trabajo.

A lo largo de la jornada se ha puesto de manifiesto que la violencia hacia las mujeres se expresa a través de conductas y actitudes basadas en un sistema de creencias sexista, que tienden a acentuar las diferencias apoyadas en los estereotipos de género, conservando las estructuras de dominio que se derivan de ellos.

La violencia de género adopta formas muy variadas, tanto en el ámbito de lo público, como en el privado. De ahí, los ejemplos de las distintas formas de discriminación que se dan contra las mujeres en el contexto político, institucional o laboral, como el acoso sexual, la violación, el tráfico de mujeres para la prostitución, la utilización del cuerpo femenino como objeto de consumo, así como todas las formas de maltrato físico, psicológico, social, sexual, que sufren las mujeres y que en muchos casos les llega a ocasionar su muerte.
Asimismo, se ha puesto de manifiesto que aunque actualmente existe una mayor conciencia social de esta problemática es necesario aunar esfuerzos, con una perspectiva de integridad en los distintos ámbitos político, social, económico, laboral y educativo.

Igualmente, se ha recordado que el pasado 24 de julio de este año se firmó entre los partidos políticos el Pacto de Estado contra la violencia de género. Consta de 200 medidas, que estarán dotadas con mil millones de euros para los primeros cinco años. El pacto alcanzado contempla medidas para prevenir la violencia machista desde el colegio, ampliar la protección y cambiar los criterios de acreditación de las víctimas para incluir a aquellas que aún no han interpuesto denuncia y garantizar su seguridad y la de sus hijos.

En la Jornada, la Fiscal Delegada de Andalucía de Violencia a la mujer y contra la discriminación sexual y de género y, Fiscal Decana de Málaga, Flor De Torres, ha hablado en su ponencia sobre 'El edificio de la igualdad' y ha manifestado que 'en la medida en que trabajemos en la construcción de la igualdad y en la desconstrucción de elementos y actitudes machistas, y expresemos nuestra intolerancia contra cualquier acto de violencia de género, vamos a invertir contra esta violencia y, desde luego, vamos a ganar esta batalla tan necesaria'.
'Tenemos constancia de la violencia que estamos visualizando.

Es aterrador que haya 915 mujeres asesinadas desde 2003, pero hay que dar a la ciudadanía un mensaje de esperanza. Son cientos de miles las mujeres que salen de la violencia de género y pasan por los Tribunales y que les ofrecemos una vida en libertad. Sin duda hay que pasar de esta intolerancia a la violencia de género a un activismo mucho más claro para poder decir algún día que ya no tenemos más víctimas de violencia de género'.

La Fiscal ha hablado del machismo y la desigualdad que está 'enquistada' en la propia evolución del hombre y la sumisión de la mujer y, por tanto, hemos de 'deconstruir' esa 'construcción' social y patriarcal. Y no sólo podemos hacerlo los jueces y fiscales sino toda la sociedad y con los jóvenes. Hay una estadística en la que 1 de cada 4 jóvenes justifica la violencia de género. Ahí es donde hemos de trabajar para invertir porque se evidencia que todo esto pasa de padres a hijos', ha afirmado.

Otro de los ponentes, José Ángel Lozoya, impulsor del movimiento de 'Hombres por la igualdad' de Sevilla y Jerez, ha expuesto en su intervención titulada 'Qué proponemos cuando hablamos de la necesidad del cambio de los hombres', que si la violencia es un problema de los hombres que padecen las mujeres, sólo acabaremos con la violencia cuando cambiemos los hombres, de ahí la importancia de mostrar a las instituciones públicas y, también, a los hombres, la necesidad de ese cambio para acabar con las desigualdades que padecen las mujeres, pero, también porque la igualdad tiene múltiples beneficios para la vida de los hombres.

Lozoya ha afirmado que ahora no hay más violencia que hace muchos años atrás, lo que ocurre es que se denuncia más, estamos más sensibilizados, le hemos puesto nombre y esto hace que las mujeres con menos cantidad de violencia acudan a la Policía o los Juzgados a denunciar. Cada año aumenta el número de mujeres que denuncian pero lo grave, a su juicio es que desde 2004, que se aprobó la Ley contra la Violencia de Género hasta ahora, se ha invertido mucho dinero en erradicar la violencia de género, y resulta que este año vamos a tener el mismo número de asesinadas que en 2004, lo que quiere decir que el dinero no se está invirtiendo bien, se está haciendo en la dirección equivocada porque no se está invirtiendo en cambiar a los hombres. Y mientras éstos no cambien da igual lo que hagamos por la protección de las víctimas.

A los hombres hay que concienciarles de la situación y tratar de hacerles ver su grado de responsabilidad personal y colectivo e implementar medidas de acción positiva para promover ese cambio en los hombres y ha puesto como ejemplo lo que está sucediendo en el País Vasco; se incentiva a los hombres en las bajas por paternidad con excedencia por dos años y se les da una cantidad de dinero. De esa manera se consigue que se acojan a este permiso cuatro veces más hombres que en el resto del Estado.


J.C. JIMÉNEZ / REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: J.C. JIMÉNEZ



DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos