:::: MENU ::::

martes, 8 de mayo de 2018

  • 8.5.18
El Viso Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta abierta remitida por Guillermo Jiménez reflexionando acerca del "bucle" que vive El Viso del Alcor por parte del equipo de gobierno. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.



El Viso del Alcor, desde tiempo atrás, siempre estuvo en la vanguardia de iniciativas ciudadanas de organización y participación social. En los años pre-democráticos con la implantación de partidos políticos y sindicatos, junto a asociaciones culturales, juveniles y de economía social, que perduraron con notable éxito. En la actualidad y haciendo honor a este legado social, el municipio cuenta con un importante número de asociaciones y colectivos, representando un ancho espectro de fines, objetivos y ámbitos sociologicos del pueblo; defensa de la tradiciones locales, del legado histórico y artístico, ecologismo y patrimonio ambiental, colectivos por la igualdad de genero, deportivos, reparto de alimentos, cofrades y religiosos… Un inmenso capital social humano, que se complementa con trayectorias individuales que destacan de forma brillante en literatura, pintura, investigación, docencia, innovación y emprendimiento, profesionales liberales, oficios y desarrollo de productos.

Difícil entender que este potencial colectivo e individual, no encuentre canalización institucional en el gobierno municipal que permita dar un salto cualitativo en la vida cotidiana del municipio, generando un ecosistema de calidad e innovación, de emprendimiento social y empresarial. Generando sinergias de co-participación y compromiso en la gestión de los servicios públicos, con estas organizaciones con fines sociales, culturales, solidarios…..

La vida política y social de un municipio se conforma con la existencia, vitalidad y cohabitacion de sus actores políticos (partidos políticos) y sociales (colectivos vecinales, asociaciones ciudadanas, agrupaciones profesionales, comunidades religiosas, …..) No obstante, el factor principal de dinamización social de un territorio pasa por la acción institucional, sus proyectos, programas y propuestas, que movilicen, promuevan, doten y faciliten recursos que permitan el cumplimiento de sus fines a los actores sociales, en definitiva que permitan la participación real de la sociedad civil.

Igual que en la teoría del eterno retorno de Nietzsche, popularizada en el cine como el Día de la Marmota (en España, por esa extraña tradición de cambiar los títulos de películas, fue titulada como Atrapado en el Tiempo), el gobierno municipal de El Viso del Alcor se encuentra inmerso en un estado de sopor e inepcia, en una especie de bucle del tiempo en el que todo se repite una y otra vez, día tras día, semana tras semana, mes tras mes y año tras año.

Mientras no muestran signos de enmienda y contrición, otros pueblos se suben al tren de la transformación digital, del empoderamiento de los ciudadanos, de la creación de infraestructuras que generan valor social y económico, de la sostenibilidad del entorno. Una simple comparación con ayuntamientos de la comarca nos muestra el nivel de hibernación en el que se encuentra El Viso. Y, todo ello a pesar que tanto Mairena como Carmona no cuentan con el importante tejido social, asociaciones y colectivos que se ha desarrollado en El Viso del Alcor.

Semanas atrás, en un acto político, el representante de una Asociación Cultural de defensa del Patrimonio Histórico y Cultural local, clamaba por dejar de ser “el pepito grillo” de la acción del gobierno y que la relación se basara en colaboración para el desarrollo de proyectos y no en dedicar todos sus escasos recursos humanos y técnicos a pleitear con el gobierno municipal por sus acciones u omisiones.

Un gobierno municipal que habla mucho y dice muy poco, sus ruedas de prensas protagonizan los informativos de los medios de comunicación locales, tv, radio, diarios escritos y digitales) mantiene una actitud de permanente procastinación y abuso de la dialéctica hasta el punto de convertirla en vana y estéril controversia, mientras un gran caudal de iniciativas, compromisos y voluntades, representadas por sus asociaciones y colectivos, se ven cercenadas por la negación e ineptitud de un gobierno nimio y vacuo.

Tiempo queda para rectificar y trabajar con y para la sociedad civil de El Viso del Alcor, más allá de pregones y exaltaciones.

GUILLERMO JIMÉNEZ



NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de El Viso Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.


DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos