:::: MENU ::::

sábado, 19 de mayo de 2018

  • 19.5.18
Cuando los cohetes rasgan el cielo, cuando la flauta y el tamboril con su característicos sones inundan el aire de la mañana de ambiente rociero, el pueblo de El Viso se echa a la calle para rezar a la Virgen del Rocío.



La historia de esta Hermandad comenzó en 1999, fecha en la que el cura Párroco D. José María Alonso del Real abrió el correspondiente expediente dando el título de Asociación del Rocío de El Viso del Alcor.

Comenzando a caminar en el Rocío del año 2000 hasta el Rocío del año 2003 con la Hermandad filial de Alcalá de Guadaíra, siendo a partir del 2004 cuando hace el camino con la señera Hermandad del Salvador.

El 21 de Abril de 2005 por medio de decreto firmado por D. Francisco Ortiz Gómez Vicario General, autoriza formalmente la organización y funcionamiento del grupo de fieles como Agrupación Parroquial de Nuestra Señora del Rocío de El Viso del Alcor, siendo cura párroco y director espiritual D. José Manuel Martínez Santana y realizando las funciones de Hermano Mayor D. Francisco Javier Roldán Algaba.

El 24 de Septiembre de 2009, mediante Decreto firmado por D. Carlos Amigo Vallejo Cardenal Arzobispo de Sevilla, es erigida la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío, Estrella de la Mañana de El Viso del Alcor, como Asociación pública de fieles con personalidad jurídica pública eclesiástica. El 8 de diciembre de 2009, festividad de la Inmaculada tuvo lugar la misa de bendición del Simpecado, presidida por D. Francisco Suarez Salguero.

Desde el 16 de enero de 2018 la Hermandad de El Viso del Alcor, es la filial número 121. El 16 de mayo de 2019, el cura párroco don José Ángel Martín Domínguez, bendijo la carreta del Simpecado, que está por terminar, y cuyo diseño corresponde al visueño D. Ricardo Antonio Jiménez Ruiz, que toma como modelos los retablos tardo-barrocos de finales del siglo XVIII que encontramos en el convento.

Aunque inconcluso, las características del mismo son las siguientes. El frontal de la carreta se inspira en el de San José, compuesto de dos grandes estípites, a modo de columnas coronadas por una moldura mixtilínea rematada por dos grandes volutas de sección plana que enmarcan un óvalo esmaltado en azul y donde figurará el anagrama de la Virgen María que a la par es también el escudo de nuestra parroquia. Este óvalo está circundado por hojas de acanto que se extienden y recorren la parte baja de la moldura y de las cuales penden campanas doradas. Remata el conjunto, que a su vez sirve de elemento de sostén al techo, tres pares de estípites cuya inspiración hemos de buscarla en el retablo mayor del convento.

En la parte baja del alzado, popularmente llamado cajón de la carreta, se reproduce el banco del altar de San José. En medio de dicho banco se inserta el escudo de la Hermandad, y sobre él, en una peana, la réplica de Santa María del Alcor que será realizada en plata y marfil.



Las vistas laterales se simplifican con un moldurón corrido en la parte alta y con decoración barroca en la parte central, donde aparece de nuevo el óvalo esmaltado de azul y las guirnaldas con laurel en metal dorado.

El techo de la carreta en su interior es más sencillo y está menos decorado pero en él se concentra la mayoría de la simbología. Esta techumbre tiene una sección mixtilínea con partes rectas y curvas. En su interior tiene un friso perimetral con decoración barroca, que enmarca un cielo en metal liso salpicado de estrellas. Este cielo con estrellas alude a las noches del camino y especialmente a la madrugada de Pentecostés.

La composición es simétrica y está dividida por un rotundo eje o línea central. La recorren dos ramas de romero en sentido contrario desde el centro. Estas ramas simbolizan el camino de ida hacia la Aldea del Rocío y el de vuelta hasta El Viso del Alcor. Sobre estas ramas hay dos filaterías donde podemos leer “Estrella de la mañana” y “Rocío del cielo”. En el centro de estas dos ramas aparece la Blanca Paloma como símbolo del Espíritu Santo, alusivo a la festividad litúrgica de Pentecostés, momento culmen de la romería.

La parte exterior del techo se encuentra rematado en el centro, por una réplica del Arcángel San Miguel, similar al que remata la torre campanario de nuestra parroquia, y que actuará como veleta igual que el original.

Diseño del frontal de la carreta del Simpecado y el retablo en el que se inspira


La parte exterior del techo se encuentra rematado en el centro, por una réplica del Arcángel San Miguel, similar al que remata la torre campanario de nuestra parroquia, y que actuará como veleta igual que el original.

Las jarras de estructura gallonada y con airosas asas se inspiran en los remates del altar del Cristo de las Penas, igual que los frontiles de los bueyes que reproducen el penacho del mismo altar. En estos frontiles aparecen dos grandes escudos de nuestra localidad como representación del municipio y como señas de identidad por los caminos.

JOSÉ ÁNGEL CAMPILLO DE LOS SANTOS



DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos