:::: MENU ::::

lunes, 28 de mayo de 2018

  • 28.5.18
El director general de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, Manuel García Benítez, ha destacado que Andalucía tiene en estos momentos menos riesgo de sufrir la despoblación de su medio rural, un fenómeno que sí está afectando con fuerza a otras comunidades autónomas, gracias a las políticas globales de desarrollo que se están ejecutando por parte de la Administración autonómica. En este sentido, ha considerado que es clave “garantizar servicios básicos en todos los territorios”, así como llevar a cabo acciones concretas que “incentiven no sólo la permanencia sino también la llegada de jóvenes y mujeres”.



García Benítez ha participado en Soria en las jornadas ‘Combatiendo la despoblación en áreas rurales’, un taller transnacional enmarcado en el programa europeo Espon, para incentivar el análisis y debate sobre un problema que está afectando de manera creciente a zonas de España y toda Europa. En este marco, ha presentado las líneas estratégicas de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural para evitar este despoblamiento rural, basadas en cinco claves: “La participación, la creación de empleo, la igualdad de oportunidades, la innovación y la cooperación, especialmente entre territorios para el intercambio de experiencias”.

El responsable andaluz de Desarrollo Sostenible del Medio Rural ha destacado que, “en comparación con otras regiones españolas, la pérdida de población en las zonas rurales de Andalucía es baja, amortiguada por las acciones emprendidas por la Administración andaluza”. En esta línea ha apuntado a la mejora de las infraestructuras y servicios en todos los espacios rurales, con la ejecución de programas sociales, educativos y sanitarios, así como el impulso a las vías de comunicación. “Llevamos más de 30 años haciendo los deberes, y por eso mantenemos vivos a los pueblos pequeños”, ha apostillado.

A esto hay que unir las políticas propias de la Consejería de Agricultura, resaltando los trabajos realizados desde 1991 dentro de la iniciativa comunitaria Leader en sus distintas versiones y en el marco actual, con una catalogación de 52 territorios rurales. En el periodo comunitario ahora vigente (2014-2020) se han presentado hasta la fecha más de 2.700 proyectos de desarrollo por valor de 72 millones de euros, iniciativas destinadas a la adecuación y dotación de infraestructuras y servicios, al desarrollo de actividades empresariales generadoras de empleo, a potenciar la empleabilidad de los jóvenes, a mejorar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y a la conservación y promoción del patrimonio rural.

Coordinación y cooperación
García Benítez ha incidido en que en las zonas rurales se actúa “con un enfoque territorial e integrador, conforme a sus potencialidades y recursos y con una coordinación y cooperación administrativa eficiente”, dando preferencia a inversiones y actuaciones de carácter comarcal que incidan en más de un municipio para lograr un crecimiento más homogéneo. A esto se une el impulso a acciones complementarias y suplementarias entre zonas rurales y urbanas, aprovechando los recursos endógenos y promoviendo la participación de la población de los pueblos.

A estas medidas, en los casos de riesgo de despoblamiento o necesidad de mantenimiento de la población se unen otras eminentemente formativas, especialmente para jóvenes y mujeres. Eso se complementa con medidas e incentivos específicos, así como con la puesta en valor de los servicios e infraestructuras de los municipios dirigidos a la creación de empleo, ubicación de empresas y nuevos pobladores.

El director general ha subrayado que toda esta estructura que ha dado buenos resultados puede verse seriamente afectada si se concreta la amenaza de recorte al presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC), de un 16% de media según el Marco Financiero Plurianual presentado por la Comisión Europea. Este recorte es especialmente grave en el caso de los fondos Feader, los destinados a desarrollo rural, ya que la reducción se eleva hasta el 26%, de ahí su reclamación al Gobierno central para que reclame en Europa que no pueden perderse ayudas, “si al final esto se concreta estarán condenadas a desaparecer las asociaciones de desarrollo rural que ahora trabajan en el territorio en toda Andalucía”.

Para el año 2050 se prevé que la población de las regiones rurales disminuirá en casi ocho millones de personas, afectando especialmente a países del centro, este y norte de Europa, así como a los del Mediterráneo, entre ellos España y Portugal. El despoblamiento es uno de los grandes retos que ha llevado a las distintas administraciones a poner en marcha políticas y medidas innovadoras en las zonas rurales.

En Andalucía, que es la segunda región en superficie y la primera en población de España, el 90% del territorio es rural y en él vive el 43% de sus habitantes. La comunidad andaluza cuenta con 713 municipios rurales, la mayoría con menos de 10.000 habitantes, considerándose que están en mayor riesgo de despoblación pequeñas localidades de áreas como la Alpujarra, el Altiplano granadino o el desierto de Almería.

El programa europeo Espon es una iniciativa que da soporte a políticas de desarrollo y a la construcción de una comunidad científica europea en el campo del desarrollo y la cohesión territorial. Está financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), así como por contribuciones de diversos países, entre ellos España.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL



DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos