:::: MENU ::::

sábado, 12 de mayo de 2018

  • 12.5.18
La Hermandad de la Santa Cruz en el Monte Calvario, Inmaculada Concepción de María y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Piedad ha recuperado , con bastante acierto, la Procesión de la Santa Cruz y, precisamente hoy, la salida tendrá lugar a partir de las 20:40 desde la Casa de la Hermandad en la Calle Albaicín. Del mismo modo, hace apenas una semana despedimos las Fiestas de la Santa Cruz de 2018, que han sido acompañadas por un tiempo espléndido y una gran asistencia de visueños y foráneos.



¿Son las Fiestas de la Santa Cruz una Feria al uso? Las Fiestas de la Santa Cruz no son una feria, aunque tenga elementos feriales, ya que su origen no se remonta a un mercado de ganado, como la vecina localidad de Mairena. Su origen es, pues, religioso, en torno al culto a la Santa Cruz el 3 de mayo.

Las primeras referencias documentales a las Fiestas de la Santa Cruz de El Viso son del siglo XVII, siendo una fiesta netamente religiosa. No obstante, su origen se puede remontar posiblemente a la Baja Edad Media, cuando la comunidad franciscana asentada en El Viso empieza a difundir el culto a la Cruz.

Por otro lado, hubo dos Hermandades que rendían culto a la Santa Cruz: La Hermandad de la Veracruz y la Hermandad de la Santa Cruz, con sede, respectivamente, en la Iglesia Parroquial de Santa María del Alcor y en la, tristemente desaparecida, ermita de San Sebastián.

Del mismo modo, los Condes del Castellar, Señores de El Viso, de profundas raíces cristianas, fomentaron, asimismo, el culto a la Cruz en sus señoríos y la instauración de un Via Crucis hasta el particular monte Calvario visueño.

La Fiesta evoluciona durante los siglos XVIII y XIX, siendo cada vez más marcada la mezcolanza de lo religioso con lo profano, de la formalidad de los actos religiosos con la espontaneidad y alegría del goce popular.

Durante el siglo XX, las Fiestas de la Santa Cruz tuvo varias ubicaciones hasta asentarse a partir de 1981 en el recinto de la Tablá.

En la actualidad, se ha consolidado como una ciudad efímera, de luz y color, presidida por el monumento a la Santa Cruz, con las casetas y atracciones en donde se vive y disfruta de unas jornadas de alegría y convivencia durante los cuatro días que dura esta fiesta, la más antigua de El Viso del Alcor y con arraigo entre los visueños y los visueñas.

MARCO ANTONIO CAMPILLO DE LOS SANTOS
FOTOGRAFÍA: JOSÉ LUIS LEÓN



DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos