:::: MENU ::::

viernes, 4 de mayo de 2018

  • 4.5.18
El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, apuesta por aprovechar el sello de las “sólidas evidencias científicas” que avalan las bondades del aceite de oliva para ganar valor.



Así lo ha puesto de relieve en la jornada promovida en Córdoba por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Baena, donde ha aplaudido y abogado por incidir en la difusión de las cualidades saludables del ingrediente esencial de la Dieta Mediterránea para crecer en internacionalización y calar más en el mercado interior. El aprecio del virgen extra, en especial por parte de los consumidores españoles, supone así un “gran desafío” para el sector olivarero y la agroindustria oleícola de la comunidad autónoma.

Sánchez Haro ha destacado que la tarea de divulgación científica que llevan a cabo los investigadores sobre sus efectos beneficiosos es, en buena parte, responsable de que Andalucía exportara aceite de oliva en 2017 por valor de 2.961 millones de euros, un 17% más que en 2016. “Tres de cada cuatro euros ingresados por España han tenido como destino a la balanza comercial de nuestra región, que se consagra así no sólo como la mayor zona productora mundial, sino también como líder indiscutible del comercio internacional”, ha detallado. El reto, según ha insistido, es que “esa alta valoración y ese reconocimiento” de sus propiedades se dé dentro del país, en la medida en que “todos los mercados deben diferenciar claramente estas características notables, muy ligadas a la calidad (los aceites virgen extra y de cosecha temprana, además de un mejor aroma y sabor, son más ricos en polifenoles y demás compuestos beneficiosos), para que este producto tan excepcional no sufra la volatilización de los mismos ni que las presiones comerciales lo conviertan en una materia prima commodity”.

Para el consejero, tras más de diez años de estudios científicos sobre los aceites de oliva vírgenes y la Dieta Mediterránea como Predimed, con el apoyo de la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero, “contamos con un verdadero filón de conocimientos” sobre los efectos saludables de este alimento. Entre ellos, ha enumerado los beneficios para la salud cardiovascular de su mayor componente, el ácido oleico; las propiedades antioxidantes de los compuestos fenólicos; el oleocanthal, por su capacidad antiinfamatoria; o el escualeno, un importante compuesto para la industria farmacéutica y de la cosmética. Todo ello, ha proseguido, sin olvidar su “demostrada” utilidad para la prevención de la diabetes y la osteoporosis y su condición de protector contra procesos cancerígenos.

El máximo responsable del departamento de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, ha resaltado la amplia experiencia que, en este sentido, acumula la DOP Baena. No en vano, se trata de la mención de calidad que mayor valor de comercialización obtiene de su producción diferenciada, cerca de 25 millones de euros. Esto se produce en el contexto de una provincia como la de Córdoba, la segunda mayor productora de Andalucía después de Jaén, con una producción de 245.000 toneladas en la última campaña, lo que representa la cuarta parte del total de la cosecha de la región. Asimismo, es la segunda mayor exportadora de la comunidad, por detrás de Sevilla, con una facturación de 676 millones de euros, el 23% del total.

Rodrigo Sánchez ha señalado también que “tenemos por delante el reto de obtener valor añadido del aceite de oliva y de sus subproductos, un punto en el que “Andalucía no parte de cero”, como lo certifica su condición de región modelo demostrativa de la Comisión Europea (CE) para el desarrollo de la bioeconomía. Con este fin, “trabajamos para “crear los eslabones, constituir las empresas e iniciar líneas de bioproducción que permitan conformar estas nuevas cadenas de valor de los bioproductos del olivar”, ha subrayado. Además, el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa), adscrito al departamento que dirige, avanza en la mejora de la producción y la molturación de la aceituna para garantizar las mayores cualidades saludables, sin obviar el desarrollo de sistemas instrumentales para la caracterización sensorial del aceite de oliva para complementar los paneles de cata como método oficial o la determinación de los compuestos volátiles responsables del aroma, que durante la digestión protegen el tracto intestinal de infecciones bacterianas.

Además, con el objetivo de impulsar un sector oleícola más sostenible y competitivo, el consejero ha recordado que “ya hemos puesto a su disposición más de 255 millones de euros”. Éste es el montante convocado dentro del presente marco comunitario 2014-2020, a través de medidas como las ayudas agroambientales y olivar ecológico (172 millones de euros), la modernización de industrias olivareras (50 millones), la modernización de explotaciones olivareras (30 millones) o los Grupos Operativos de Innovación (3,8 millones sólo para olivar). De todo ello, más de 185 millones de euros están ya comprometidos.


REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos