:::: MENU ::::

miércoles, 16 de mayo de 2018

  • 16.5.18
Villalobos lo ha expresado alto y claro a la delegación de facultativos, a los que ha recibido hoy en la Sede provincial para mostrarles el agradecimiento de la Institución y de toda la provincia, por una labor conjunta desarrollada en los últimos diez años. 'En la cooperación sanitaria que estamos desarrollando en Haití y en Malawi la Diputación aporta los medios, pero sin los médicos cooperantes ésta no sería posible'.



La delegación recibida en la Diputación está compuesta por cuatro médicos y un enfermero del Hospital Universitario de Valme – Antonio Moro, médico jefe de Laboratorio; Rogelio Garrido, médico ginecólogo; Carmen Delgado, médico cirujana; Pedro Guerrero, médico aparato digestivo, y Antonio Alba, enfermero-, acompañados por la gerente del Hospital, Silvia Calzón, a los que se han sumado los doctores Ignacio Montero, oftalmólogo del Hospital Macarena, y José Joaquín Torres, oftalmólogo del Hospital Infanta Luisa.

Con ellos ha tenido el presidente de la Diputación la oportunidad de conocer de primera mano los detalles de los proyectos humanitarios realizados en Haití por estos profesionales y plasmados en un vídeo, cuya proyección han compartido. 'Enhorabuena por una dedicación profesional, comprometida y solidaria', ha dicho Villalobos a los sanitarios cooperantes que le acompañaban, quienes han sido unánime a la hora de evaluar el futuro del proyecto: 'El reto pendiente es la formación, conseguir que sean ellos los que hagan'.

El presidente de la Diputación ha mostrado también su compromiso de continuar desarrollando un proyecto, que se remonta al año 2008 y en el que el SAS ha jugado un papel importante, aportando aparatos y materiales hospitalarios, imprescindibles en estas acciones.

'La colaboración sanitaria con Virgen del Rocío y, sobre todo, con el Hospital Universitario de Valme, que aporta un 80% de este soporte, comenzó en Malawi, con un quirófano y un hospital, que hemos ido mejorando. Y, a partir del terremoto de Haití, se inició también en este país', ha explicado Villalobos,

El deseo de paliar en lo posible las consecuencias del terremoto producido en Haití fue, precisamente, el revulsivo para que la Diputación impulsara un proyecto de ayuda sanitaria destinado al pueblo haitiano, consistente en prestar asistencia ambulatoria y actuaciones quirúrgicas en mujeres gestantes y niños, con dos expediciones al año a Malawi y a Haití, pero que está abierta a la integración de otros países que puedan requerir esta ayuda.

La primera expedición estaba integrada por mayoría de sanitarios de Valme, a la que siguió una segunda expedición, que volvió al país para ocuparse de idénticas tareas. La Diputación, se volcó en este proyecto de cooperación mediante la construcción de un centro sanitario en Bois-Tombe, al que se han desplazado recientemente más médicos y enfermeros del Hospital Virgen de Valme y de Granada.

En el centro sanitario de Bois-Tombe se ha atendido a 514 personas, 108 de ellas en edad pediátrica. Otros 205 pacientes de ambos sexos con edades comprendidas entre entre 15 y 80 años también han sido atendidos. A 98 mujeres gestantes en edad adulta se les ha practicado ecografías. Además, se han realizado intervenciones de oftalmología, traumatología, extirpaciones de tumores, tratamiento contra desnutrición, ginecología, vacunas, etc.

El Hospital Universitario de Valme dispone de un activo programa de cooperación internacional. Sin embargo, este centro está especialmente vinculado a los proyectos de la Diputación de Sevilla, en Malawi y Haití, a través de colaboraciones periódicas de sus profesionales que se han consolidado a lo largo de una década. Los inicios de la colaboración entre ambas entidades sevillanas se remontan al año 2008, fecha en la cual el Hospital Universitario de Valme de Sevilla suscribe el hermanamiento con el Hospital Rural de Mlale (Malawi).

La Diputación ha editado también el libro 'El año del cataclismo', una publicación en la que el médico cooperante, Antonio David Sánchez, cirujano, ha narrado su experiencia, a través de conversaciones con Daniel, un adolescente haitiano que, con sus palabras, le cambió su modo de ver la vida.

'El vínculo de la Diputación con este libro y con sus personajes es innegable. Por eso lo hemos editado. Para que pueda ser enviado a los ayuntamientos y éstos lo remitan a los IES y los estudiantes de Secundaria y Bachillerato sevillanos puedan entender que la amistad no conoce fronteras y que todos aprendemos de todo', ha dicho Villalobos, quien ha recalcado la importancia que, a su juicio, tiene 'sensibilizar a los jóvenes, a las generaciones del futuro, hacia la solidaridad con otros pueblos'.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos