:::: MENU ::::

jueves, 2 de agosto de 2018

  • 2.8.18
Las antiguas naves Invirsa no son sólo un foco de ratas y cucarachas, el problema del edificio es mucho más complejo y grave. Pozos, muros con grietas de más de 7 centímetros y el amianto son los verdaderos artífices que los vecinos de la Huerta el Tuno estén cansados de "mentiras y promesas electoralistas que a día de hoy no se están cumpliendo" y más cuando niños, no sólo del barrio, vienen asiduamente a jugar.



Invirsa no deja ser un problema que ni ningún partido ha sabido ponerle una solución real. No hace mucho, agentes de buzos de la Guardia Civil se desplazaron hasta el lugar para inspeccionar los pozos en busca de un cadáver, puede parecer alarmista pero es la realidad. Un edificio tan grande, en ruinas y con pozos es "un lugar ideal para que delincuentes puedan hacer de las suyas" según afirma un miembro de las fuerzas de seguridad.

La cubierta de Invirsa está hecha de uralita. La fibra de amianto está considerada un material tóxico, cuando se rompe o se desgasta, pueden liberarse fibras de amianto en el entorno, y estas se pueden respirar e introducir en el pulmón, con el riesgo de producir enfermedades con el paso del tiempo. Los materiales más peligrosos son los friables, es decir, los que se disgregan en pequeños trozos, polvo o fibras y estas se desprenden en el aire, el problema está en el grado de deterioro de la uralita y ese grado de deterioro en Invirsa es muy grande.



Al igual que el techo, los muros pueden caer en cualquier momento y más aún si llegan rachas de vientos potentes, como las que llegaron este año y dejaron caer un muro en el barrio. Es fácil encontrar a niños pequeños jugando justo a escasos 10 metros de los muros de Invirsa. Las grietas son de tal tamaño que un hombre adulto puede meter la mano con facilidad, sólo hace falta ver la inclinación del muro para darse cuenta que entrar en Invirsa es un severo riesgo, una temeridad que "los políticos de El Viso sólo asumen en campaña electoral", explican los vecinos.



Invirsa es un problema burocrático muy grande y que a día de hoy parece no tener solución. De las cosas que más duele a los vecinos es el uso electoralista del edificio y que ahora "tampoco está en la agenda del Ayuntamiento", insisten.

¿Qué medidas querían poner en marcha Izquierda Unida y Partido Popular después de que el Partido Socialista tampoco hubiese podido poner remedio?

Desde Izquierda Unida se explicaba que "compraremos la antigua Invirsa para conseguir más terreno industrial a precio asequible y un espacio alternativo para las asociaciones". También afirmaban que "gestionaremos la puesta en valor de las naves de la antigua Invirsa para poner en práctica un proyecto de promoción socio-económica, cultural y un Parque de Naves Industriales para su arrendamiento a precios asequibles".



El Partido Popular llegó incluso a ir en campaña electoral a Invirsa. Fernando Rueda decía que "se pueden recuperar los terrenos de Invirsa, sólo hay que saber cómo y poner el empeño necesario en ello. Y yo lo voy a hacer". A la vez, añadía que "tengo el firme compromiso de poner a disposición de inversores, empresarios, pymes y autónomos los antiguos terrenos de Invirsa. Más de 32.000 m2 que, en manos de nuevos emprendedores y con la ayuda de nuestro Ayuntamiento, deben ser capaces de generar empleo en El Viso del Alcor".



Los vecinos exigen que parte del superávit vaya destinado a la demolición y retirada de escombros de Invirsa. "Aquí no somos menos que nadie, está muy bien que se quiera reformar la Casa de la Cultura o el Antiguo Ayuntamiento, pero ¿y nosotros qué? queremos que no seamos una bala en la recámara por si fallan otros proyectos y sobre todo no queremos ser una baza electoralista si se actúa en el barrio deprisa y corriendo, queremos disfrutar de nuestro barrio ¿tan difícil es?", explican vecinos de Huerto el Tuno.

"Compramos las casas creyendo que iban a hacer un centro comercial o montar una empresa, incluso pensamos que se revalorizaría el barrio. Ilusos, ahora si ponemos a la venta las casas perdemos mucho dinero. Sólo queremos un barrio donde se fumigue, se eliminen peligros para nuestros hijos, se actúe en las casas abandonadas y donde los vecinos que ocupan las casas respeten al resto de los ciudadanos, y no se hagan fiestas día sí y día también hasta altas horas de la madrugada", explican de nuevo los vecinos.

J.C. JIMÉNEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: J.C. JIMÉNEZ



DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos