:::: MENU ::::

sábado, 25 de agosto de 2018

  • 25.8.18
Una investigación realizada por el joven y prometedor historiador, Antonio Gavira, sacristán y prioste de la Hermandad de Jesús Nazareno de El Viso del Alcor, dio como resultado que D. Bernabé Sánchez Jiménez adquirió, hace más de un siglo, un solar anexo al cementerio de San Francisco y lo donó a continuación a la hermandad nazarena para que costeara la construcción de su propio camposanto. Dicho descubrimiento fue puesto en conocimiento del Ayuntamiento de El Viso del Alcor, aportando además el documento de Registro de la Propiedad donde se corrobora la pertenencia del lugar, actualmente convertido en un patio del cementerio de San Francisco.



La documentación existente en nuestro valioso, aunque olvidado y maltratado Archivo Municipal, en su legajo 4, nos ofrece información más detallada sobre este asunto, concretamente en una solicitud, fechada el 12 de diciembre de 1898, que D. Bernabé Sánchez Jiménez presenta a la corporación municipal, presidida por el Alcalde D. Pelayo Jiménez León, y en la respuesta del Ayuntamiento, de 30 de diciembre del mismo año.

D. Bernabé presentó una solicitud exponiendo que había adquirido en propiedad unos terrenos de D. Manuel Jiménez (mecenas del cementerio de San Francisco) el día 2 de junio de 1898, ante el Notario de esta Villa D. Juan M.ª Mateos. Esta suerte de tierra lindaba al Norte con el olivar de los herederos de José Rico; al Este, con otro de José Zayas; y Sur y Oeste con tapias del Cementerio. La extensión de dicho terreno es de 8 hectáreas y 26 centiáreas. Informa que es Hermano, desde hace muchos años, de la Confraternidad constituida canónicamente en su Capilla sita en la Iglesia del Ex-Convento de Mercedarios Descalzos de esta villa, con el título de Hermandad de Nuestro Padre Jesus Nazareno y M.ª Santísima del Mayor Dolor y Traspaso, a cuyas sagradas imágenes profesa especial devoción. Con el deseo de beneficiar a su Hermandad, tenía el proyecto de construir en dicho terreno un Panteón donde fueran sepultados los cadáveres de los cofrades donándolo a la Hermandad mediante determinadas condiciones. También solicitaba licencia para poner en comunicación el panteón con el Cementerio e instalar en la puerta de entrada una verja de hierro. Al propio tiempo suplicaba la exención del pago de sepulturas de los cadáveres que se inhumaran en el Panteón.

El informe de la Comisión inspectora del Cementerio, con fecha del 16 de diciembre, entendía que que al concederle la licencia para la construcción del Panteón no se disminuiría la extensión del Cementerio de San Francisco porque se construye en terrenos situados fuera del mismo; que el hueco que se pretende abrir para poner en comunicación el Panteón con el Cementerio no afea este local sino que lo adorna con la instalación de una verja artística; que con la realización del proyecto de D. Bernabé se favorece el sostenimiento de Nuestra Sagrada Religión que la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno celebra todos los años diferentes prácticas y por último respecto al extremo de la solicitud referente a la exención del pago de los derechos de sepultura, aunque sería gravoso al Ayuntamiento, por vía compensatoria puede adquirir el Municipio derecho a enterrar en el suelo del Panteón de la Hermandad, en zanjas u hoyos en tiempo de epidemias los cadáveres que no tengan cabida en los patios del Cementerio de San Francisco. La Corporación acuerda por unanimidad acceder a lo solicitado.

Llegados a este punto, ¿quién fue D.Bernabé?

D. Bernabé Sánchez Jiménez nació en El Viso del Alcor en 1862. Sobrino de D. Manuel Jiménez, fue un acaudalado propietario, que permaneció soltero toda su vida. Residió en la calle General Franco, 55 (actual calle Real) Su residencia se vio afectada por el incendio del Círculo “Unión Mercantil”, situado en la parcela contigua, el 20 de julio de 1936, en los albores de la Guerra Civil.

Su propiedad más conocida es la Huerta Bernabé, también llamada Nuestro Padre Jesús del Gran Poder por la imagen del azulejo que preside la fachada principal de la vivienda. La heredan, a partes iguales, dos ahijados suyos- Antonio y Carmen Pérez Bonilla- , cuyos padres trabajaban en ella, y que posteriormente adquieren el Huerto de la Cancela. Actualmente, la Huerta Bernabé es propiedad de los “Confite”.

Gracias a la prensa de la época, podemos conocer algunos datos de su familia. El Correo de Andalucía nos informa del fallecimiento de su hermana: “El día 17 de julio de 1934 falleció en esta villa la señora doña Otilia Sánchez Jiménez, viuda de Jiménez (q.e.p.d). Al transporte de su cadáver al cementerio municipal, antes de San Francisco, concurrieron sus numerosos parientes y amistades. El cadáver fue sepultado en el panteón que la familia posee en el mencionado cementerio. A sus hijos los señores de Núñez Cañas y de Jiménez Sánchez, hermano superviviente don Bernabé Sánchez Jiménez y demás familia reiteramos desde estas columnas nuestro más sentido pésame, rogando a nuestros lectores encomiende a Dios Nuestro Señor el alma de la finada”.

Días más tarde, el mismo diario narra las misas por el alma de esta señora: “El día 26 del actual celebrose en la iglesia parroquial de esta villa solemnes honras fúnebres por el eterno descanso del alma de doña Otilia Sánchez Jiménez, viuda de Jiménez (q.e.p.d). Ante el presbiterio habíase colocado suntuoso catafalco rodeado de blandones y segundillos.

Terminada la vigilia comenzó el santo sacrificio de la misa, que ofició nuestro digno párroco don Primitivo Tarancón Gallo y de diácono y subdiácono respectivamente el coadjutor de la parroquia don José Bermejo Jiménez y don Rafael Jiménez y Jiménez. Por ante el duelo que lo integraban el hijo, don Manuel Jiménez Sánchez, hijo político don Vicente Núñez Cañas, sobrinos don José Luís León Sánchez, y don Alfredo y don Isaías Sánchez Jiménez, desfilaron sus numerosos parientes y amistades. A sus hijos ya mencionados, hermano y demás parientes, reiteramos el testimonio de nuestro pesar y al par rogamos a nuestros lectores una oración por el alma de la finada”.

D. Bernabé falleció con 76 años, no llegando a ver el final de la Guerra Civil. El Correo de Andalucía de 1 de abril de 1938 nos informa de su fallecimiento: “El día 12 falleció en esta villa don Bernabé Sánchez Jiménez (q.s.g.h) al transporte de su cadáver al cementerio de San Francisco, donde recibió cristiana sepultura en la capilla panteón, asistieron sus numerosos parientes y amistades. Ante el duelo integrado por sus sobrinos don Alfredo y don Isaías Sánchez Jiménez y don Platón Jiménez y Jiménez, y su primo don Juan Bellón Jiménez, desfilaron los numerosos asistentes al acto.

A sus sobrinos señores de Sánchez Jiménez (don Alfredo), de León Sánchez (don José Luís), Jiménez Sánchez (don Manuel), señora de Núñez, Sor Salud de Santa Casilda, religiosa trinitaria; de Sánchez Jiménez (don Isaías, Flora y Soledad), enviamos desde estas columnas, nuestro más sentido pésame”. En definitiva, estamos ante una persona con gran devoción a Nuestro Padre Jesús Nazareno, que donó una parcela contigua al Cementerio de San Francisco para que sus Hermanos tuviesen su propio Panteón. Sirvan estas líneas para rescatar su memoria de las arenas del tiempo.

MARCO ANTONIO CAMPILLO


DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos