:::: MENU ::::

sábado, 2 de febrero de 2019

  • 2.2.19
Hay en El Viso una serie de asociaciones y clubes de los que tenemos que sentirnos orgullosos: Es admirable la labor que hacen estos visueños desinteresadamente.



La Asociación Fuente del Sol está recuperando nuestro patrimonio histórico. Amigos de El Viso con sus revistas ha conseguido la enciclopedia visueña. Solano soplando contracorriente vela por nuestra sostenibilidad ambiental. Cáritas ayuda a personas en situación de precariedad y exclusión. Las distintas hermandades religiosas, aparte de mantener viva la tradición de la Semana Santa, realizan una importante labor social. El U.P. Viso ha llevado el fútbol visueño a sus más altas cotas históricas de equipos federados y clasificación.

Muy parecida la labor del club de balonmano. El Ateneo recuperó y ha afianzado nuestra cabalgata de Reyes Magos como una de las mejores de la provincia. Caldevi es un referente en el mundo de la canaricultura. La Asociación de cazadores tiene acotadas nuestras tierras consiguiendo que no desaparezcan determinadas especies y organizando campeonatos como el Nacional de Galgos en Campo que tuvo una gran repercusión mediática de El Viso en casi toda España. Y muchas más sin olvidar a las peñas.

Pero hay una que siempre me ha llamado la atención.. Se trata de Alfarha, Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui con la que siempre me he sentido en deuda. Qué lástima, no hay derecho, qué injusticia más grande, qué p..... lo que han hecho con el pueblo saharaui.

Recuerdo en la escuela, allá por los años sesenta que único libro de texto que teníamos era el tercer grado de la enciclopedia Álvarez. Nos teníamos que aprender en geografía, las regiones y provincias españolas de "carretilla". El Sahara era una provincia española más, con capital en El Aaiún. Recuerdo también en nuestros juegos infantiles de acertar las matrículas de los coches como la SH correspondía a dicha provincia.



Haciendo la mili en la Academia Militar de Toledo en 1975 en los prolegómenos del paripé de la Marcha Verde, escuché a un capitán que venía del Sahara que le decía a otro:

- Qué vergüenza de los políticos "cagaos" con la agonía de Franco, están obligando a retirarse cobardemente al ejército español frente a un montón de carroñeros, abandonando a su suerte a ciudadanos con DNI español. Años después descubrimos que estos políticos fueron recompensados consiguiendo considerables fortunas.

En 1884, el Sahara Occidental no era marroquí ni mauritano. Era un territorio cuyo único dueño eran las tribus saharianas. Territorio que fue ocupado por España y una vez retirada en 1976, los mauritanos y sobre todo los marroquíes, con la aquiescencia de estadounidenses y franceses, los expulsaron, les robaron sus tierras, sus riquezas y sus casas.

Con uno de los bancos de pesca más ricos del Atlántico, con yacimientos de distintos minerales y sobre todo las reservas más grandes del mundo de fosfatos, descubiertos y puestos en explotación por los españoles. El fósforo de los fosfatos es imprescindible para la agricultura intensiva de los grandes países cerealistas. Ésta es una de las claves del entuerto. En el proceso de descolonización acudieron como moscas a la miel Marruecos y Mauritania. Riquezas que desde entonces están expoliando y saqueando con el consentimiento de la ONU y otros organismos internacionales. Cuando llegue la independencia todas estas riquezas estarán agotadas.



Con el rollo de hacer un referéndum, llevan más de 40 años expulsados de su país y viviendo miserablemente en los campos de refugiados del desierto. Con grandes carencias de todo tipo, subsistiendo casi exclusivamente de la ayuda internacional. Viven de la caridad, con lo humillante que es que el que más tiene desde una posición superior, le tenga que dar al que no tiene. Lo que verdaderamente necesitan es solidaridad por parte de todo el mundo para conseguir la autodeterminación.

Se ha puesto en marcha en nuestro pueblo una campaña de recogida de alimentos por parte de Alfarha, para el pueblo saharaui. Voy a colaborar a sabiendas que lo que voy a entregar es un pez para que pueda comer un día un saharaui. Lo que realmente hace falta y está en manos de todos es darles la caña para que puedan pescar todos los días. En esa caña tiene mucho que ver España y los españoles. Esa caña no es otra que la independencia y que recobren sus casas, sus tierras y sus riquezas. Nuestro país tiene la obligación moral de abanderar el movimiento internacional para que la República Árabe Saharai Democrática, por fin obtenga su independencia.

!Qué vergüenza de la Organización de las Naciones Unidas! !Qué gran mentira!.

CESÁREO DE LOS SANTOS



DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos