:::: MENU ::::

sábado, 6 de abril de 2019

  • 6.4.19
Definición de casualidad: Causa o fuerza a la que supuestamente se deben los hechos y circunstancias imprevistos, especialmente la coincidencia de dos sucesos.



Y por casualidades de la vida ocurren hechos que incluso pueden ser definitivos. Es por ello que hoy cuento un relato corto lleno de ellas.

Llega una señora joven a un restaurante y...

- Buenas tardes señora, mesa para........?

- Para una persona, vengo sola.

- Perdone señora, pero solo tengo una mesa libre, todas ocupadas, salvo la del fondo que está reservada para las 14:30. Son las 14:00 ahora mismo.

- Ah pues me apuro un poco y en media hora he terminado y le dejo la mesa libre.

De esta forma elige rápidamente, le sirven la bebida y entremeses y vuelve la camarera:

- Perdone, pero la persona que ha reservado la mesa se ha adelantado media hora y las demás siguen ocupadas.

De esta forma planteada la cuestión, ella con sus platos preferidos en proceso y él sabiendo que se adelantó a su hora, deciden compartir la mesa.

- Buenas tardes, siento el error, no la molestaré, como si no estuviese.

- No se preocupe por favor, he sido yo la que ha ocupado su mesa.

- En fin, disfrutemos de lo cocina maravillosa de este restaurante.

Servidas las bebidas y los platos, cada uno miraba a su alrededor para evitar cruce de miradas y él para relajar la situación y romper el hielo dice:

- ¿Es usted de Sevilla?

- No, estoy aquí por trabajo.

- Yo también, que casualidad.

Y aquel fue el inicio de una conversación agradable, que hizo que una mesa compartida por dos extraños, se convirtiese en una amena sobremesa.

Se dieron sus tarjetas, pagaron la cuenta a medias y al finalizar el almuerzo, cordialmente se despiden.

Salen del restaurante y estaba lloviendo a mares, cosa rara en Sevilla, pero era así. Tras varios intentos fallidos de conseguir taxi, ella consigue parar uno y antes de subirse ve como él, mojándose por segundos, no consigue uno.

- Perdone, creo que le debo un favor por la mesa, suba y compartimos taxi.

Él no se lo piensa ante la lluvia incesante que empapaba su cuerpo.

-Gracias, muchas gracias, esto es increíble, ni un solo taxi. Casualidad que pasaba este en este justo momento.

- ¿Señores lugar de destino? - pregunta el taxista.

- Hotel BBR, por favor- dice ella.

-Hotel BED BRITISH- dice él.

El conductor emprende su camino sin más demora y al llegar a un hotel dice:

-Parada de los señores: Hotel BBR o BED British, es el mismo.

Los dos ocupantes sonrieron por la casualidad de las casualidades y tras pagar nuevamente entre los dos, bajaron del vehículo dirigiéndose a la recepción.

- Menos mal que hemos reservado previamente porque todos los hoteles están completos en estas fechas.

Piden sus habitaciones y tras tener las llaves en mano, vuelven a despedirse.

Él llega y entra en su habitación, una visual de reconocimiento y empieza a desprenderse de la ropa mojada. De inmediato siente que alguien abre la puerta.

- Esto es demasiado, ¿pero qué habitación tiene usted? - pregunta a su recién conocida comensal y compañera de taxi.

- Vaya, mi habitación es la 815. ¿Y la suya?

- Pues la 815 también.

¿Fueron un cúmulo de errores o casualidades de la vida?

Si compartieron algo más eso ya lo desconocemos, pero de todas formas sería otra casualidad de la vida. ¿no?

PD. Ahora debes ponerle un final.

MARÍA JOSÉ CORTÉS


DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos