:::: MENU ::::

domingo, 5 de mayo de 2019

  • 5.5.19
A estas alturas todos hemos oído, leído y comentado los resultados electorales, es posible que cada uno se haya hecho una opinión y relato sobre el origen del resultado y los más osados, sobre las consecuencias del mismo. En el espectro informativo y político se pueden encontrar variopintas argumentaciones, justificaciones y razones que han llevado el descalabro del Partido Popular, el resurgir del PSOE, el desastre de Unidas Podemos y el 'amago' de VOX y es propósito de este análisis profundizar en el comportamiento del electorado de El Viso del Alcor, como ha evolucionado desde las anteriores elecciones generales, autonómicas y municipales a través del estudio de tres variables: censo electoral, abstención y volatilidad del voto.


En el ámbito local habrá quien analice los resultados exclusivamente en clave general, otros incluso en el autonómico, provincial y serán pocos quienes indaguen en causas endógenas de las organizaciones y contexto local.

Estamos ante una situación que, por muchas razones, España se ha alejado de los tradicionales gobiernos de mayorías, apareciendo un parlamento fragmentado, obligando a la minoría mayoritaria encontrar apoyos que sustenten su acción de gobierno, ¿puede ocurrir lo mismo en el Pleno del Ayuntamiento de El Viso del Alcor?, ¿qué pactos se podrían dar?, se constata desde tiempo atrás (desde 2.003 ) que el comportamiento electoral de los Visueños es cada vez más parecido al resto de la provincia, comunidad y estado con independencia del tipo de elecciones; Generales, Autonómicas y Municipales. Sólo a efectos de reflexionar extrapolamos los resultados del 28 de abril de 2019 a las elecciones municipales.



1. Censo electoral.-

Como muestra el gráfico el número de electores en El Viso del Alcor se muestra estable desde 2.011, 592 personas es el crecimiento neto entre 2011-2019. Cuestión de suma importancia ya que resultados obtenidos en las sucesivas convocatorias, se deben exclusivamente a la volatilidad del voto y no a la incorporación de nuevos electores (+18) o reducción de los mismos. Del mismo modo no se ha producido sesgo por razones de género, manteniéndose la paridad hombre/mujer.



2. Abstención.-

Abstención pasiva.

La abstención pasiva consiste, simplemente, en no ir a votar. Se renuncia de esta forma al derecho al voto de una manera desinteresada, apática, no motivada, sino simplemente como un acto de voluntad individual. Hasta 2.016 El Viso del Alcor presentaba índices de participación electoral muy superiores a otros ámbitos territoriales; provincia, comunidad autónoma y estado, para cualquier convocatoria y tipo de elecciones; Municipales, Autonómicas y Generales.



En las últimas convocatorias electorales, se confirma un progresivo acercamiento a los valores nacionales, autonómicos y provinciales en cuanto a participación se refiere.



Significativo el incremento de participación en Generales de 28 de Abril respecto a las Elecciones autonómicas de Diciembre de 2.018, situándose en el 25,98% frente al 39,09% de las autonómicas, +13,11%, 1.968 votantes y el incremento neto del censo entre ambos comicios ha sido de 158 personas. Su comportamiento y orientación se verá en el estudio de la volatilidad del voto mas adelante.

Abstención activa: Voto blanco y Voto nulo

El voto en blanco es una abstención activa voluntaria y, por lo demás, legítima. Es un voto que se emite desde una concepción de cumplimiento de un deber ciudadano. Pero, al mismo tiempo, también es un voto que se emite desde la no preferencia (y hasta desde el rechazo) por las opciones electorales concurrentes. Forma parte, además, del voto válido o válidamente emitido de conformidad con el ordenamiento, y, por consiguiente, tiene que ser incluido cuando se calculan porcentajes sobre el voto válido, por ejemplo, en el caso de barreras electorales de exclusión que consistan en uno de dichos porcentajes.

El voto nulo es un voto no válido o no válidamente emitido de conformidad con el ordenamiento. Es un voto irregular, que supone una discrepancia formal con las reglas establecidas en la normativa electoral. pero también una discrepancia material, en el sentido de que, o bien no permite averiguar inequívocamente cual sea la voluntad que el elector pretende expresar, o bien suscita dudas razonables acerca de cual sea esa voluntad. No forma parte del sufragio válidamente expresado a favor de alguna de las opciones electorales ni tampoco del voto válido, pero sí del sufragio emitido en cada proceso electoral.

Y, a su vez, puede ser de dos clases, a saber: voto nulo involuntario, producido por error o inadvertencia del elector y voto nulo voluntario. Este último tendría interés en cuanto participaría, al menos en parte, de la concepción propia del voto en blanco de cumplimiento de un deber ciudadano, pero incorporaría un elemento de protesta frente al régimen político, frente a alguna de las opciones electorales concurrentes o, incluso, frente a algún candidato determinado.

Se mantienen a niveles absolutos los votos nulos y blancos en las sucesivas elecciones.



Estos datos confirman la sensibilidad y similitud de los ciudadanos de El Viso del Alcor a los patrones de comportamiento electoral generales (nacionales, autonómicos y provinciales), secuencias que se repiten desde 2.003 a 2.016, y las razones que lo sustenta: hartazgo, desinterés hacia la política, las percepciones de ineficacia personal ante la política y los políticos, el cinismo hacia ambos y los sentimientos combinados de impotencia, indiferencia y aburrimiento hacia la política; es decir desafección política, que en contraste con el descontento puntual, tiende a consolidarse y suele transmitirse por las vías de socialización cotidianas: familia, grupos de amigos, centros de trabajo, actividades de ocio, etc.

Existen claves locales que si bien por si solas no explican el fenómeno abstencionista en su totalidad, si que refuerzan los factores generales expuestos;

• Frustración de votantes tradicionales de Izquierda Unida y Partido popular ante los pactos locales.

• Votantes tradicionales del Partido Andalucista, que al igual que en las elecciones municipales de 2.015, generales de 2015 y 2016 en autonómicas de 2018 y generales 2019 también optaron por la abstención.

• Pérdida de protagonismo y referencia de los partidos a nivel local.

• Campaña electoral “plana” en el ámbito local que provoca la desmovilización de su electorado e incluso de sus propios militantes y allegados. En las tres últimas elecciones no se ha celebrado ningún acto político electoral (mitines).

• Escasa o nula influencia de las organizaciones políticas locales en la orientación del voto, cuando de elecciones generales se trata.

• La ausencia de liderazgos políticos locales afecta de pleno en como los ciudadanos procesan la información política, la forma en que ven a los partidos y se forman opiniones sobre los temas de debate político. Dejando como única interpretación de los mensajes electorales a los medios de comunicación, lideres de partidos y redes sociales.

2. Volatilidad del voto.

Volatilidad electoral se define como la modificación de la orientación del voto entre dos comicios que comparten un mismo cuerpo electoral (censo).

Una primera lectura de la volatilidad del voto en El Viso del Alcor producida en las elecciones generales de 28 de Abril de 2.019, nos lleva al análisis del voto por bloques ideológicos entre elecciones distintas, recordemos que el censo electoral no ha sufrido variaciones importantes.

2.1. Orientación del voto Elecciones Autonómicas de 2.015 Vs Elecciones Generales 2.019.



Es indudable que una parte importante del electorado de El Viso del Alcor desde las elecciones autonómicas de Marzo de 2018 a las últimas generales de abril de 2019, ha cambiado su orientación del voto desde partidos de Izquierdas (PSOE, Izquierda Unida, Podemos y Partido Andalucista, a partir de las Generales de Dic-2016, se considera Adelante Andalucia, Unidos Podemos y Unidas Podemos). Hacía posiciones representadas por partidos de centro y derecha

Los partidos de centro y derecha han ganado 2.267 votos desde 2015 a 2019. En el periodo Ciudadanos ha subido 1.329 votos y VOX 1.322, mientras el Partido Popular ha perdido 384. De forma que en 2015 la derecha representaba el 23,80% de los votos emitidos y en Abril de 2.019 al 44,36% de los votos contabilizados.

Por su parte las opciones de partidos de izquierda se han dejado en el periodo 1.757 votos. PSOE ha perdido 368 votos, Partido Andalucista a partir de generales de 2015 no concurre, sumando los votos conseguidos por Izquierda Unida y Podemos en las autonómicas de 2.015 (2553) comparados con los recibidos en Abril de 2.019 por Unidas Podemos(1601) la perdida es de 952 votos, junto a los 437 del PA conseguidos en Autonómicas de 2.015. Las opciones de Izquierda pasan del 76,20% de los votos en 2015 al 55,64%





Todos los partidos han incrementado sus votos en las elecciones generales de Abril 2019 respecto a los resultados conseguidos en las autonómicas de Diciembre de 2.018, aunque no todos por igual. Partido Popular y Unidos Podemos mantienen sus resultados con un leve crecimiento. Es PSOE con más de 1000 votos quien encabeza la recuperación, seguido de Ciudadanos con 533 votos (se sitúa como segunda fuerza política local) y VOX con incremento de 458 votos.

Por bloques ideológicos izquierda/derecha el crecimiento es similar, 1.116 votos por la izquierda protagonizado por el PSOE y 1089 por la derecha que se reparten por igual Ciudadanos y VOX.

Esta recuperación del voto tiene origen en el incremento de la participación en 1.860 votantes, incremento del censo en 95, trasvase de votos nulos y blancos a candidaturas 184 y menor cantidad de voto en candidaturas minoritarias 66 votos.

Se puede inferir que el aumento de competencia electoral (más partidos con opciones de triunfo) ha activado el electorado y que no todos los abstencionistas de Diciembre de 2.018 (que produjo el vuelco electoral en Andalucia) correspondían a electores de izquierda.

 REDACCIÓN 


DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos