:::: MENU ::::

sábado, 17 de agosto de 2019

  • 17.8.19
Hace escasos días conocimos la decisión del equipo de gobierno de nuestro pueblo de destinar 450.000 euros para restaurar el emblemático edificio del Ayuntamiento Viejo, con el fin de destinarlo a un uso cultural, concretamente a Archivo Histórico y Museo Municipal. Considero, sin lugar a dudas, que se trata de una buena noticia, especialmente como Presidente de la Asociación Cultural Fuente del Sol. Por fin, tras una década de lucha, dos de nuestras grandes peticiones están más cerca de convertirse en realidad, es decir, que El Viso cuente con un Museo, Arqueológico y Etnográfico, y que los documentos de nuestro Archivo tengan una ubicación digna.



Desde Fuente del Sol, seguiremos insistiendo en la necesidad de un Archivo que conserve de modo adecuado nuestro pasado, con documentos que se remontan a principios del siglo XVII, que esté perfectamente reglamentado y que ponga en valor los tesoros documentales que atesora. Por otro lado, seguiremos trabajando en el inventariado de piezas arqueológicas municipales para convertir dicho lugar en Espacio Museístico, legalizado, versátil y con actividades para todos los públicos. Del mismo modo, continuaremos gestionando la donación de herramientas antiguas para ir configurando un futuro Museo Etnográfico, que recuerde nuestro pasado, pero que se adapte a las tendencias museísticas del siglo XXI. No obstante, en el presente artículo analizaremos, a vista de pájaro, la importancia histórica de este singular edificio, que servirá para enmarcar los documentos y objetos de nuestro pasado.

El Concejo o Ayuntamiento de El Viso existe desde el siglo XIV y sus humildes dependencias municipales estuvieron en la Plaza de la Villa, conocida en la actualidad como Plaza Sacristán Guerrero. En el siglo XVIII, dicha plaza, verdadero foro visueño, donde estaba el mercado, cárcel, pósito o carnicería, flanqueado por el poder terrenal, con el Palacio de los Condes del Castellar (actual Ayuntamiento), y el celestial, con la Iglesia Parroquial de santa María del Alcor, perdió importancia al trasladarse el edificio consistorial a la Plaza del Ayuntamiento, la cual contó con varias denominaciones a lo largo del tiempo: Plaza de la Constitución, de la Libertad, de Cánovas, de Primo de Rivera, de la República o de José Antonio Primo de Rivera.

El actual edificio fue inaugurado el tres de mayo de 1941, El Viso celebraba las Fiestas de la Santa Cruz, por lo que muchos visueños y foráneos aprovecharon el día festivo para conocer las nuevas dependencias municipales. Su posición en alto, busca la monumentalidad, simbolizando el colosalismo del poder político, en plena represión del régimen franquista. Dicho edificio aprovecha el solar del pósito y el pequeño ayuntamiento anterior, con fachada a la calle Real, del que se conserva la bella torre neogótica con su campana y reloj, inaugurado a mediados del siglo XIX, bajo el reinado de Isabel II, tal como refleja una inscripción situada en un lateral de la pared de la calle Real:

EN EL REINADO DE ISABEL II
SIENDO JEFE SUPERIOR
POLÍTICO DE ESTA PROVINCIA
EL SR. D. MELCHOR ORDÓñEZ
Y PRESIDENTE DEL AYUNTAMIENTO
CONSTITUCIONAL DE ESTA VILLA
D. DOMINGO GRACÍA DE TEJADA
AÑO DE 1846.

El nuevo edificio, de dos plantas, era mucho más espacioso que el anterior y se orienta a la Plaza, que se configura como tal y se diferencia de la calle, en 1927, en la época de la dictadura de Primo de Rivera, ocupando los solares 1 y 3 de la calle Real y el 2 de la calle Tren.

Para conmemorar el año Mariano, el Ayuntamiento inaugura el 8 de diciembre de 1954 un bello azulejo de la Inmaculada Concepción, el día de su festividad. Al año siguiente se inaugura un nuevo salón de actos. A finales del citado 1955 se plante a la necesidad de colocar dos cancelas de hierro en los arcos de la fachada para reforzar la seguridad del edificio, ya que era frecuente el robo de material eléctrico, así como la estancia de mendigos y vagabundos en los soportales. En enero de 1956 se encargó el proyecto al herrero Ricardo Borreguero Domínguez. En marzo se colocaron las cancelas, por un monto total de 14.000 pesetas.

En definitiva, se trata de un edificio de bella factura, de hechuras clásicas, y de gran valor histórico, que debe ser restaurado de modo adecuado, algo poco usual en estos lares. La fachada debe conservarse íntegramente, conservando el color blanco tradicional, con especial atención a la bella torre, que debe seguir albergando su ancestral nido de cigüeñas. El reloj, el primero mecánico de nuestra historia, cuyo mecanismo parece estar en buen estado, debe restaurarse y seguir marcando las horas. La campana debe limpiarse. Los azulejos interiores, con bellas inscripciones moralizantes, deben conservarse, al igual que la bella cancela. El edificio debe conservar su esencia, con las necesarias reformas interiores para adaptarlo a sus nuevas funciones. ¡El día que se inaugure el edificio y se ponga en marcha el Museo y el Archivo Histórico Municipal, todos estaremos de enhorabuena!

MARCO ANTONIO CAMPILLO


DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos