:::: MENU ::::

viernes, 4 de octubre de 2019

  • 4.10.19
Estimados padres, damos la bienvenida a este nuevo curso deseando iniciarlo con la mejor de las intenciones, aprender, hacer de nuestros alumn@s personas formadas y felices a su vez.



Hemos tenido a bien recordarles las conclusiones por las cuales su hijo ( o hijos) tiene que repetir curso, esperando apoyen nuestra labor educativa y reforzando desde casa la misma.

Nos referimos en primer lugar a las asignaturas básicas en el desarrollo y de carácter obligatorio:

Lenguaje: Le cuesta asimilar los conceptos, siempre repite las mismas expresiones, tiene dificultad para comprender y termina divagando.

Matemáticas: Conoce los números, los identifica, presenta buena disposición a la hora de realizar sus ejercicios, pero finalmente nunca alcanza los resultados correctos, diríamos “que nunca le salen las cuentas”.

Estudios Sociales: en la parte de educación cívica, escucha las normas, las repite gustoso y transmite a todos lo aprendido, pero el gran problema es que no las cumple. Los valores y principios que es capaz de estudiar, memorizar y transmitir luego no son mantenidos ni respetados en sus acciones. “se los salta a la piola”.

En Historia tiene las limitaciones de su memoria, es capaz de atender a las explicaciones, de recordar las fechas importantes y de enfatizar lo que aprende. Pero todo cae en saco roto, y dedica todos sus esfuerzos a algo puntual dejando abandonada el resto de la asignatura y pasando a un olvido extremo. Es una loza pesada que nunca se sabe si podrá levantar.

En Geografía dedicamos gran parte de nuestro tiempo a trabajar con él esta materia. Tiene una gran dificultad para asimilar las divisiones geográficas. La confusión constante sobre las definiciones, los contenidos y la valoración final, hace que tenga muchas dudas. Nos preocupa realmente que alguna vez sea capaz de entenderlo.

Religión, ética y moral: las englobamos en el mismo grupo porque en el caso que nos ocupa, hemos trabajado ambas, no suponiendo una la exclusión de la otra. Aparentemente su comportamiento es correcto, obediente, creyente, cumplidor de las pautas marcadas, y esa es la sensación del profesorado. En el trasfondo de su comportamiento deja mucho que desear, una cosa es lo que intenta reflejar a la vista de los demás y otra la que realmente lleva a cabo.

Educación física, Educación musical y sobre todo recreo, son las que podemos valorar de forma más positiva.

Educación Física: Salta perfectamente, corre cuando es preciso, esquiva obstáculos con tal agilidad que siempre sale airoso, en fútbol es un gran goleador, en baloncesto las encesta sin que nadie se percate hasta anotado el tanto. En balonmano rápido y ágil. En natación como pez en el agua. Y en caso de lesión siempre es culpa de otro.

Educación musical: buen oído, le gustan los tiempos cuaternarios, pero también en su caso los terciarios. Siente predilección por los instrumentos de cuerda pulsada (por ejemplo, la bandurria) y los de viento de metal (la trompeta).

Recreo: Es su tiempo predilecto, aprovecha cada segundo en juegos de los más variados y tradicionales: desde el clásico escondite, a corre que te pillo, a policía y ladrón, a Marco Polo, (es convertirse en estatua hasta que alguien te salva). Y solo cuando es atrapado decide irse a clase porque no tiene buen perder.

Por todo ello la conclusión del informe es la transmitida: Repetición de curso.

No podemos garantizar que todos los esfuerzos dedicados en este nuevo curso académico vayan a ver sus resultados, pero desde esta comunidad educativa vamos a intentar por todos los medios que sea una realidad.

p.d. Esperamos mediante el presente haber respondido a su pregunta de cuál podría ser el futuro profesional de su hijo.

Atentamente la comunidad educativa.


MARÍA JOSÉ CORTÉS


DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos