:::: MENU ::::

sábado, 25 de enero de 2020

  • 25.1.20
Somos unos afortunados. Algunas veces no valoramos lo que tenemos y muchas incluso desconocemos nuestra historia y nuestro patrimonio cultural y natural.



Son los Alcores una comarca única, formada de lomas y cerros de los que toma el nombre. Algunas de estas colinas son extraordinarios miradores desde dónde se divisa la extensa Vega de Carmona. Un inmenso cuadro con distintas tonalidades dependiendo de la época del año. Imposible que ningún artista sea capaz de plasmar tanta belleza.

Se enclavan en estos cerros o alcores 4 hermosos y privilegiados pueblos. Alcalá de Guadaira (75106 habitantes.), Mairena del Alcor (23222 h.), El Viso del Alcor (19234 h.) y Carmona (28540 h.). Con el mismo suelo, la misma agua, el mismo cielo y muy ligados desde sus orígenes.

Recuerdo de pequeño escuchar a los mayores, que nuestra tierra había sido un mar. Bastaba mirar una piedra para comprobar la enorme cantidad de conchas de moluscos fosilizadas. Me quedé prendado cuando vi por primera vez Cueva Honda muy cerca de la fuente del Moscoso. Nos decían que la cueva estaba hecha al sacar los restos de una ballena que había quedada varada en el fondo de nuestro antiguo mar. En el techo se ven palpables los costillares. También en los barreros (canteras de arcilla en las faldas del escarpe) los que arrancaban el barro se encontraron más de una vez colmillos de tiburones. Eran verdaderos tesoros para los jóvenes que los encontraban.

Los Alcores fueron una isla de roca amarilla durante mucho tiempo mientras se retiraban las aguas del valle del Guadalquivir. Es como una galleta permeable que flota sobre un fondo de chocolate que son las arcillas impermeables (margas azules). Se formó hace 5 millones de años con depósitos marinos. Esta capa de rocas tiene forma de trapecio irregular inclinado, que varía de escasos metros a 80 m. de espesor. Es muy porosa y a modo de esponja filtra fácilmente el agua para que se acumule en un abundante acuífero.

La extensión de este trapecio irregular es de unos 130 kilómetros cuadrados. Siendo la parte de Carmona la más estrecha y alta (2 kms de ancho y 253 m sobre el nivel del mar y la de Alcalá la más ancha y baja (6 kms y 46 m. sobre el nivel del mar.) con una distancia entre ambas poblaciones de 30 kms. En medio Mairena con 135 m. y El Viso con 143 m. de altitud.

Esta roca caliza o calcarenita disgregada por medios artificiales da lugar a una arena denominada albero, utilizada en calles, jardines, ferias, parques y plazas de toros.

La caliza por la acción de la lluvia, el viento y los seres vivos se transformó en suelos de arenas rojizas. Tiene la comarca una buena pluviometría y temperaturas suaves. Estas características hicieron que la colonizaran desde su origen una variada flora. Encinas, palmitos, tomillos, etc. Actualmente cuenta con cerca de 400 especies de las que el 90 % son autóctonas. Curioso es el caso del hediondo, único árbol europeo polinizado por pájaros. Esta rica flora atrae a una variada fauna dando lugar a un ecosistema muy peculiar.

Como tierra agrícola es medianamente fértil pero con unas características especiales que junto al agua carbonata limpia de pozo empleada en el riego, hacen que los productos agrícolas sean diferentes. La naranja probablemente sea la mejor del mundo (hecho contrastado con una encuesta a nivel nacional de consumidores). La patata al crecer en arenas sueltas es muy regular, de piel muy delgada y de una textura diferente. Herederos de los autóctonos acebuches, la aceituna de mesa y el aceite de Los Alcores gozan de fama internacional.

Los primeros homínidos deambularon hace medio millón de años por estas latitudes. Hace 5.000 años cuando las tribus nómadas se hacen sedentarias se asientan en este lugar privilegiado. En la cornisa encuentran cuevas y abrigos naturales. Los veneros del rico acuífero rompen en manantiales. La propia cornisa ejerce de muralla natural. Quizá no haya en España una comarca con más restos arqueológicos y más antiguos. Dólmenes, necrópolis, silos. Yacimientos, poblados y restos fenicios, griegos, tartésicos, cartagineses, de villas romanas y de alquerías árabes.

Es una tremenda suerte haber nacido en Los Alcores.



CESÁREO DE LOS SANTOS



DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos