:::: MENU ::::
COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

Mostrando entradas con la etiqueta Diciéndote no diré [María José Cortés]. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Diciéndote no diré [María José Cortés]. Mostrar todas las entradas

sábado, 19 de septiembre de 2020

  • 19.9.20
-¡Con todos ustedes El Candelita de Santa Clara! y los aplausos resonaron efusivos e ilusionados. Él subió al escenario con determinación, mirando hacia el público, aunque los focos impidiesen ver más allá de la primera fila, con cabeza semi inclinada, paso firme hacia el centro, observador de las tablas y con la respiración profunda para mantener la calma necesaria. No es la primera vez, pero siempre tiene esa emoción y nerviosismo de quien renueva un amor, una responsabilidad que arde bajo la piel.

 Un cante por soleá:
Un sentir por petenera 
Un dolor por seguiriya 
Y un paseo por bamberas

Candelita es un artista de porte, de los que llena el espacio con su presencia, de los que siempre transmite seguridad y rotundidad en su decir, de los que miran con pasión a quien lo escucha. Todo un descubrimiento y un placer para los sentidos. 

Tiene una trayectoria amplia y experta, aunque debo reconocer que cuando me contó de sus inicios nada más lejos de lo que podía imaginar.
 
Si bien se antoja al conocerlo que siempre fue hijo de fina cuna, verdad incuestionable, no menos ciertas sus historias de una infancia y adolescencia rebelde y atrevida.

El origen de su nombre está en sus costumbres de niño y en su barrio periférico de la gran ciudad, donde aún hoy día sigue viviendo. Él cuenta con gracia y tono travieso que no había rama, hoja, pasto o madera que se resistiera, iba haciendo candelitas allá por donde podía y por donde no podía también. Era una noche de San Juan prolongada. Evidentemente no pudo ser bautizado de mejor forma para sus andares profesionales.

El Candelita de Santa Clara
 
Y su barrio creció como todo lo urbano lo hace, y pasó a ser un lugar elegante y estiloso donde no quedaron zonas donde recoger ramitas, pastos ni maderas, quedando en su recuerdo aquellos maravillosos años de hazañas imposibles de mantener ni concebir en las calles que sigue transitando. 
Hoy día sigue en el mundo del arte, luchando contra viento y marea, reivindicando sus orígenes, su presente y su futuro, dando el cante por encima de todas las dificultades. 

He tenido a bien recordar a este gran amigo en una semana donde la cultura y el arte ha llorado con su roja pasión, dedicar a un artista en nombre de tod@s los que comen de la cultura y con ello nos culturizan a tod@s y especialmente al flamenco en su nombre, porque las promesas se cumplen y esta dedicatoria era la mía.  

Por su valía, por su gracia, por su ángel, por su saber estar y por la sonrisa que me produce cada vez que lo nombro. 

Vivan los artistas, vive la cultura y viva el Flamenco. 

ALERTA ROJA, CULTURA SEGURA.


MARÍA JOSÉ CORTÉS


sábado, 22 de agosto de 2020

  • 22.8.20
Este verano en que estamos lo vamos a recordar, por las idioteces del mundo imposibles controlar. Porque no tenemos arreglo, “ni palante ni patrás”, ya lo decía un sabio “qué difícil es pensar". Lo que yo tengo por bueno, a ti bien no te parece, es la ley de universo cuando hay que defenderse.



Y la capacidad de asombro no se debe perder, a punto de despedir por tanta insensatez. ¡Que no decaigan los ánimos ni tampoco la esperanza! Será lo que nos sostenga en estas malas andanzas. 

Ni ellos ni nosotros hacemos las cosas bien, cada uno su joroba, que es la que no se ve. Esas manos en la cabeza, ese mirar hacia atrás, eso que dicen no pasa y eso conmigo no va.

Será sobrepoblación, será virus inventado, será la conspiración de tanto loco mandando. Será un toque de atención, será que no salen las cuentas, será un bicho salvaje que merodea en las puertas.

Que solo sé que no se nada, que tú dices lo sabes todo, y cada día que pasa no salimos del asombro. El mayor problema ante esta crisis mundial, es diverso y variado, como puedes tu pensar. 

Seguir en mi gran sillón a costa de los que sea, dirigentes negligentes que hasta enfermos nos bromean.
 
Sanitarios eficientes que trabajan sin cesar, y otros que se ríen y tampoco se creen na.

¿Y nosotros los de a pie? ¡qué tan fácil lo ponemos! ¡sin poder renunciar a todos nuestros eventos! 

Nos vamos a reunir con aforo controlado, dile mañana a tu jefe que te quedas confinado. He sacado un positivo y esta vez no es buena nota, es porque estuve tres noches, liado de botellona. 

¡Pero vamos, que no pasa nada! Que me hacen un ERTE y yo me quedo en mi casa. Y por mucho que yo escriba, que tu patalees y te puedas asustar, yo quisiera una lámpara mágica de la que pueda sacar: una medicación inmediata que a todos pueda curar.

Una solución económica 'pa' tanta persona afectá.

Una dosis de civismo que sea internacional.

Una gran vacuna inyectable que se llame humanidad.

P.D. A todo los que intentan hacer las cosas bien en todos los ámbitos. Gracias.  

Y a los que aún podemos hacerlas. Gracias.

MARÍA JOSÉ CORTÉS


sábado, 18 de julio de 2020

  • 18.7.20
-Buenos días, nos ponemos en contacto con usted para ofertarle unas vacaciones inmejorables.



- ¡Si hombre! usted es la del año pasado. No hija no. Este año ya las tengo organizadas. Gracias.

Ha pasado un año desde aquel pisito con vistas que en este lugar y hora fue alquilado con fecha 26 de junio de 2019. Si no lo recuerdas, solo tienes que releer con esa fecha la experiencia que nos precede antes de pasar al episodio que continua la serie. Este año vuelve a intentarlo con unas circunstancias bien distintas pero deseoso de tener unos días de relax con los suyos.

Con sumo cuidado, con intención de contribuir con el monetario, y deseoso de aire fresco, ha pensado que la naturaleza en su máximo esplendor sería una buena solución, un destino de altura.

Mucho tiempo bajo nuestro maravilloso e inmenso cielo, la necesidad de ver el sol, las estrellas, y todos los pájaros que deseen pasar por su espacio aéreo.

El verdor de los arbustos aliviará el cansancio de tanta pantalla azul en los meses anteriores, esas aguas relajantes y ese vaivén insinuante de un círculo vicioso del que no quiere salir. La tranquilidad y seguridad de un entorno con aforo limitado e íntimo.

Justo ahora estás pensando: ¡ya verás que no es nada de lo que parece!

Desconfiada tú, sabes que el deseo de un merecido descanso es generalizado.

Un destino soleado, con sobredosis de vitamina D, unos botellines en su azulado punto, uno de los de Conchi en su justo sudar, y unas olivas de la tierra. ¡Si es que no somos de pedir mucho! Nos conformamos con poco.

Ha agregado a su lista de exquisiteces vacacionales unas tumbonas ergonómicas, unas clases de entrenamiento personal, unos masajes relajantes y para de contar.
¿Ahora tocaría pensar en ese lugar idílico elegido y previsible no?

OPCIÓN A: Destino de Altura es cualquier rincón maravilloso de nuestra tierra, rodeado de bosque o sierra, con río o lago incorporado, con nuestro buen comer y con su carta de actividades a elegir. Una excelencia y desde luego una opción apetecible.

OPCIÓN B: Destino de altura es su azotea, inmenso cielo, con sus macetas correspondientes, con el vaivén insinuante de su piscina redondita donde caben dos y luego otros dos. Con las butacas de rayas azules y blancas mejor patentadas de la historia, con esos tutoriales solo para él cuando lo desee. Una estupenda y apetecible opción.

¡Eaaaaaaa ya sabía yo!. Es cuestión de gustos, prioridades, de necesidades, de posibilidades.

Pd. Si quieres hacerlo, hazlo. ¡Viva mi piscina redondita!




MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 20 de junio de 2020

  • 20.6.20
“Las calles aún languidecían entre neblinas y serenos cuando salimos al portal. Las farolas de las Ramblas dibujaban una avenida de vapor, parpadeando al tiempo que la ciudad se desperezaba y se desprendía de su disfraz de acuarela. Al llegar a la calle Arco del Teatro nos aventuramos camino del Raval bajo la arcada que prometía una bóveda de bruma azul. Seguí a mi padre a través de aquel camino angosto, más cicatriz que calle, hasta que el reluz de la Rambla se perdió a nuestras espaldas. La claridad del amanecer se filtraba desde balcones y cornisas en soplos de luz sesgada que no llegaban a rozar el suelo. Finalmente, mi padre se detuvo frente a un portón de madera labrada ennegrecido por el tiempo y la humedad. Frente a nosotros se alzaba lo que me pareció el cadáver abandonado de un palacio, o un museo de ecos y sombras.



—Daniel, lo que vas a ver hoy no se lo puedes contar a nadie. Ni a tu amigo Tomás. A nadie.

Un hombrecillo con rasgos de ave rapaz y cabellera plateada nos abrió la puerta. Su mirada aguileña se posó en mí, impenetrable.

—Buenos días, Isaac. Éste es mi hijo Daniel

—anunció mi padre—. Pronto cumplirá once años, y algún día él se hará cargo de la tienda. Ya tiene edad de conocer este lugar.........................

Y ese lugar al que entramos y en el que nos perdimos, y del que tuvimos que guardar el secreto para que perdurase su existencia, es la excelencia en su escritura. Los libros deben dejar huellas por lo que transmiten, desvelan, y revelan, por su escritura y literalidad. La máxima expresión en el arte de las letras.

“—Este lugar es un misterio, Daniel, un santuario. Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte.

Hace ya muchos años, cuando mi padre me trajo por primera vez aquí, este lugar ya era viejo. Quizá tan viejo como la misma ciudad. Nadie sabe a ciencia cierta desde cuándo existe, o quiénes lo crearon. Te diré lo que mi padre me dijo a mí. Cuando una biblioteca desaparece, cuando una librería cierra sus puertas, cuan un libro se pierde en el olvido, los que conocemos este lugar, los guardianes, nos aseguramos de que llegue aquí. En este lugar, los libros que ya nadie recuerda, los libros que se han perdido en el tiempo, viven para siempre, esperando llegar algún día a las manos de un nuevo lector, de un nuevo espíritu. En la tienda nosotros los vendemos y los compramos, pero en realidad los libros no tienen dueño. Cada libro que ves aquí ha sido el mejor amigo de alguien. Ahora sólo nos tienen a nosotros, Daniel. ¿Crees que vas a poder guardar este secreto?

—La costumbre es que la primera vez que alguien visita este lugar tiene que escoger un libro, el que prefiera, y adoptarlo, asegurándose de que nunca desaparezca, de que siempre permanezca vivo. Es una promesa muy importante. De por vida —explicó mi padre—. Hoy es tu turno.

Por espacio de casi media hora deambulé entre los entresijos de aquel laberinto que olía a papel viejo, a polvo y a magia. Dejé que mi mano rozase las avenidas de lomos expuestos, tentando mi elección. Atisbé, entre los títulos desdibujados por el tiempo, palabras en lenguas que reconocía y decenas de otras que era incapaz de catalogar. Recorrí pasillos y galerías en espiral pobladas por cientos, miles de tomos que parecían saber más acerca de mí que yo de ellos. Al poco, me asaltó la idea de que tras la cubierta de cada uno de aquellos libros se abría un universo infinito por explorar y de que, más allá de aquellos muros, el mundo dejaba pasar la vida en tardes de fútbol y seriales de radio, satisfecho con ver hasta allí donde alcanza su ombligo y poco más. Quizá fue aquel pensamiento, quizá el azar o su pariente de gala, el destino, pero en aquel mismo instante supe que ya había elegido el libro que iba a adoptar. O quizá debiera decir el libro que me iba a adoptar a mí. Se asomaba tímidamente en el extremo de una estantería, encuadernado en piel de color vino y susurrando su título en letras doradas que ardían a la luz que destilaba la cúpula desde lo alto. Me acerqué hasta él y acaricié las palabras con la yema de los dedos, leyendo en silencio.

La Sombra del Viento

Y el día que elegí este libro no sabía que sus páginas enamorarían mi alma, que realmente me adoptaba a mí, que sería preferida entre mis lecturas y aconsejada a quien requiriese un buen libro. Y tras él todos los suyos.

Permítanme que hoy dedique mi espacio con una pequeña parte de su gran obra, un ESCRITOR en mayúsculas, un literato de excepción, exquisito en su expresión y maestro en el uso de las palabras. Aprovechar la ocasión para animar a todos a su lectura o relectura, adentrarse en sus personajes, a inmiscuirse en sus historias, leer entrelíneas y desmenuzar su realidad y su ficción.

“Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él'".

A Carlos Ruiz Zafón


MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 23 de mayo de 2020

  • 23.5.20
Ella pensó que algo sabía

Ella descubrió que nada sabía

Ella se sorprendió de la que supo.

Anne Julie Aubry



Llegó el momento del reencuentro y abuelo y nieta deseosos de ello.

Pudieron volver a esas tardes en las que las historias eran las protagonistas de la merienda y donde las horas pasaban sin reloj.

_ ¿Abuelo por qué no he podido verte?

Yo sé lo que cuentan mis padres, veo y escucho en la tele alguna vez, pero cuéntame por fa. No me entero de nada.

El abuelo empezó diciendo:

Yo tampoco me entero de nada Lidia, pero vamos a intentarlo:

- A lo largo de la historia un día sigue a otro como un minuto al anterior,

- A lo largo de la historia los hechos transcurren, algunos programados y otros inesperados.

- A lo largo de la historia la humanidad piensa que evoluciona, inventa, descubre.

¿Qué te parece a ti Lidia?

-A mí me parece que es así ¿no abuelo?

-Muy bien, sigamos, un día llega a casa un invitado inesperado, alguna vez supimos que existía un conocido o familiar lejano pero que en realidad poco sabíamos de él. Y antes que nos diésemos cuenta estaba llamando a nuestra puerta. Era uno de esos seres que no terminas de conocer, pero dimos la oportunidad de que viniese y él no se lo pensó.

- ¿Y qué quería abuelo?

- Parece que viajar por el mundo, y darse a conocer porque según sabemos estaba recorriendo muchos países en unos meses. Si era mejor o peor recibido visitaba a más o menos personas.

- Sigue Abu.

- Pues eso hija, que vino y parece que sin intención de irse. Ha hecho daño, mucho daño Lidia y por eso no nos hemos podido ver, porque su rabia, su despropósito, sus malas intenciones eran tremendas y por ello decidimos cerrar las puertas para evitar que entrase en nuestras casas.

Es fuerte e insistente, pero sabíamos que si todos estábamos en casa puede que se aburriese y se fuera sin querer visitarnos.

- ¡Ah vale, vaya sorpresa, entiendo mejor!

- En todo este tiempo hemos tenido a muchas personas que nos han protegido y cuidado. Han sido los soldados de una batalla sin armas, y tod@s debemos nuestro agradecimiento hija y hasta nuestras vidas.

- ¿Y ahora que tenemos que hacer? - preguntó inquieta Lidia.

Pues sencillamente ser AGRADECIDOS.

_ ¿Sólo eso Abu? ¿Es lo único que debemos hacer? ¿A quién? ¿Dónde? ¿Cómo? Yo quiero dar la Gracias.

Muy sencillo, vamos a salir poco a poco, con cuidado, ¡sin miedo eso sí!

Pronto más que tarde vamos a vernos con la gente que queremos y deseamos, haremos todas aquellas cosas que antes hacíamos, todo sin prisas, vamos a cuidarnos y así cuidar a los demás. Y esa es la mejor forma de dar las GRACIAS a todos ellos.

- Eso es fácil, no cuesta nada hacerlo.

- ¡Esa es mi niña! tú los has dicho, no cuesta NADA.

-¿ Y entonces que decías? De un día sigue a otro......

- Que la vida sigue y nosotros tenemos que ser fuertes y capaces de no dejar a nadie más en el camino.

- ¿Y que los hechos transcurren......?

- Que todo no se puede programar, planear, organizar, hay situaciones que no esperamos, invitados con los que no contábamos y entonces es el momento de demostrar nuestra valía y estar hasta el final. El camino fácil no lleva a ningún sitio Lidia.

- ¿Y entonces Abuelo, por qué la humanidad piensa que evoluciona, inventa y descubre?

Lidia, yo te cuento mis impresiones que solo sirven para ser oídas y entretener nuestra merienda, pero a esta pregunta te diré que SOLO SE QUE NO SE NADA.

Ya lo decía un señor hace más de 2000 años y él sí que era listo. Jejejejejej.

- Tú también Abu, ahora voy a decir a tod@s que solo debemos ser AGRADECIDOS.


P.d. Vamos a hacerlo bien.

MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 25 de abril de 2020

  • 25.4.20
Se me nubla el sentío
cuando tengo que escribir
tantas ideas me invaden
en este nuevo vivir.



Pero mi alma me lleva
a la intención de animar
que las penas vienen solas
y no se puede olvidar.

Este azul de mi cielo
y este aroma que ha nacío
recuerdan en esta fecha
que abril ya ha florecío.

Este año esas flores
vienen llenas de ilusión,
esperanza, intenciones
de la mejor vocación.

Los entendíos de la mente
dicen que hay que reír
y por eso mis palabras
quiero dedicar a ti.

Albero hay por mis venas
por zapatos, farolillos
es que ha llegao mi mes
¡se me nubla to el sentío!

Que a los niños y mayores
hay que llevar la alegría
y de camino te entonas,
con la mejor valentía.

Te haces fuerte y vas creciendo,
¡hay que aprender la lección!
Esto enseña a los de siempre
¡eso te lo digo yo!

Así que vamos pa delante
y vamos a cuidarnos bien:

cataplasma de ilusión
doble dosis de alegría,
que las luces de tu cara
son las que alumbran la mía.

Que tus pesares me duelen
que tus sueños me desvelan
pero amanece otro día
y recupero las fuerzas.

Me pinto yo los labios
y mi caseta preparo,
su aroma es el alivio
pa silenciar to los llantos

quiero besar a mi gente
mil abrazos repartir
¡ya queda menos señores!
Ahora toca resistir.

Como decía mi padre, su consejo seguiré:
de noche fabrico besos
y los voy almacenando
porque el resto de mi vida
tengo que seguir besando

pd. Fuerza, ánimo, responsabilidad.
Dedicado en especial para los que lucharon y para tod@s l@s grandes que siguen día a día dándolo todo por nosotr@s.

MARÍA JOSÉ CORTÉS


sábado, 28 de marzo de 2020

  • 28.3.20
Hoy sí que puedo leer un cuento, y en casa todos pueden, así que vamos a ello. Pantufly sonríe. Hace muchos años que Pantufly empezó a viajar por el mundo; para los que tuvimos la suerte de conocerlo, su primer viaje fue a áfrica, y luego ha seguido recorriéndolo con la intención de conocerlo, de ejecutar misiones solidarias, de ayudar donde lo necesitasen, de divertirse y hacer felices a quienes lo rodeasen.



Pantufly, un gulen con buenas intenciones, ha cumplido edad por el imparable paso del tiempo, pero su espíritu sigue siendo el mismo y en esta ocasión vuelve a nuestra realidad para intentar hacernos pasar un buen rato en casa.

“Hoy viene a explicarnos que de lo mucho que ha aprendido en sus largos viajes, es que ante la adversidad una sonrisa es un aliado perfecto y para ello nos cuenta lo siguiente:

“Érase una vez una persona que conoció, que estaba siempre sonriendo, y esa sonrisa perpetua hacía que el resto de seres colindantes les produjese la pregunta de por qué constantemente estaba en esa actitud.

Unos decían: - ¡qué suerte! No tiene problemas. Siempre sonríe.

Otros: - ¡qué ignorante, no sabe nada de calamidades! Por eso sonríe.

Un día alguien con el suficiente atrevimiento para preguntar de forma directa planteó la duda y la respuesta fue la siguiente:

- ¿Qué por qué siempre sonrío?

Siempre sonrío porque es la mejor forma de combatir los problemas y enfermedades, si sonrío evito tener depresiones, no me da tiempo a angustiarme y es la mejor forma de curación del estrés. Genero una mayor respuesta del sistema inmunológico ante la enfermedad.

Cuando sonrío mis pulmones se ventilan y limpian, mi cerebro y mi cuerpo mejoran su oxigenación. Mi pulso cardíaco se regulariza a la vez que disminuye mi presión arterial en la sangre.

- Ahhhh que es por eso.......

También ayuda a trabajar mi aparato digestivo y desde luego quemo calorías.
Además, al sonreír se segregan endorfinas, unas drogas naturales que provocan euforia y efectos analgésicos y tranquilizantes.

- No salgo de mi asombro -decía el interesado, y empezaba a sonreír entre dientes-.

Por hacerlo cada momento, fortalezco los lazos afectivos con las personas que me rodean.

Incrementa mi autoestima y la confianza en mí mismo.

Es una fórmula eficaz para eliminar pensamientos y emociones negativos.

Sirve para descargar tensiones, potencia la creatividad y la imaginación.

Alivia el insomnio al producir una sana fatiga que el sueño repara con facilidad.

Así, por todo ello y mucho más, sonrío y soy feliz.

Atónito tras oír aquella lógica motivación, el señor no tuvo más remedio que sonreír y dirigirse al grupo de curiosos que esperaban deseosos una explicación:

- ¿Qué ha dicho? ¿por qué sonríe todo el tiempo?

El enviado respondió

-Tú calla, sonríe y dentro de un mes me cuentas.

P.D. La risa es una expresión humana innata y el sentido del humor una capacidad natural de la especie humana que hace la vida más rica, placentera y deseable.
Así que vamos a practicarla que ahora tenemos tiempo.

Salud y ánimo para tod@s amig@s.

MARÍA JOSÉ CORTÉS



MARÍA JOSÉ CORTÉS

viernes, 28 de febrero de 2020

  • 28.2.20
¡Los andaluces queremos...! Cuanto más te miro más te quiero con tus virtudes y tus defectos, no sé si la razón me acompaña o si conmigo se ensaña este querer que te tengo. Cierto es que me planteo y hasta a veces me repito, que debes cambiar y esforzarte por este amor que prodigo.



Demostrar esa valía que desvela noche y día este pobre corazón.
Pobre del ignorante que con envidia ensamble sobre ti su parecer.
Pena del dadivoso que te regale enojoso su maldita insensatez.
No pierdo el tiempo explicando de tu historia y tus encantos a quien no lo quiere ver.
Eres grande, eres sublime.
Y sigo aquí justo a tu lado, justo dentro, justo en ti.
Y sigues dentro de mí, sentimiento y emoción que defiendo con pasión ante el mundo amenazante.
¡Campesinos, levantaos!

¡Pedid tierra y libertad!

¡Campesinos, levantaos!

¡Sean por Andalucía libre,

España y la humanidad!

¡Viva Andalucía! ¡Viva nuestra tierra! ¡Viva el campo andaluz!
















MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 1 de febrero de 2020

  • 1.2.20
El mercado no está bien, dicen, ni la calidad ni la cantidad. Una noche más, una de mis fuentes de información, decidió salir con la fe de encontrar cambio en la oferta, y con la poca esperanza de que así fuese. Y dice que encontró mucho salmón marinado, graso para dietas femeninas e idóneo para el paladar de otros ellos. Boquerón del estrecho, que es bueno en calidad, pero de costumbres distintas y extendidas a los nacionales. Gambas a dos aguas cuya apariencia puede confundir. Doradas y lubinas de piscifactorías, idénticas en tamaño y forma y tan pendientes de sí mismas que olvidan a sus semejantes y pulpitos de grandes superficies con tantas lunas como el cuerpo aguante.



Ante esta dificultad y cuando ya pensaba volver a casa y posiblemente cambiar el menú, pareció encontrar un ejemplar que podía cumplir expectativas. Se acercó para tantear el terreno y aun con la duda en su paladar, se atrevió a ofertar.

-Me lo llevo y voy pensando en el camino como cocinarlo.

En ese camino hacia un destino ilusionante y cierto, miraba esos ojillos que alguna vez dijeron algo, observaba ese brillo imaginario de recién pescado, y mientras, iba imaginando emocionada como podía ser el resultado final en su mesa.

En realidad, creó unas expectativas elevadas. No era la primera vez que le ocurría e incluso se planteaba que el problema podía ser ella misma:
- ¿Nunca me cuadra lo que encuentro?
- ¿Seré demasiado exigente?
- ¿Será que realmente lo que necesito no existe?
- ¿Debo plantearme ser vegetariana o vegana? Etc.

Un sinfín de preguntas que finalmente apartaba diciendo:
- ¡Este, seguro que es el mío!
Había cambiado todas las recetas e incluso los ingredientes:
- Solo a la Sal, sin más historias.
- Aceite de oliva, puro y tradicional.
- Pimentado, con algo de gracia, pero en su justa medida.
- Una salsita suave, para los más secos.
- Una salsa potente, para enmascarar la falta de frescura.
- Un adobito, donde ya el tiempo ni se nota.
Y las formas de cocción o cocinado:
- Al horno, con temperatura media y poco a poco.
- En la sartén, (frito) muy pendiente de que no se pase.
- Al agua (hirviendo), para salir corriendo.
- En microondas, es la forma menos deseada, pero en caso de urgencias siempre está ahí.
- Y desde luego, a leña, ese es la mejor cocina para un producto de calidad, pero cada vez más difícil.

Tenía recetas para todos los gustos, menos para el suyo y por eso una vez más se decía:

-Esta vez sí que sí.

Cogió con suavidad el “pez ya cado”, quiso darle una agüita desaconsejada pero imprescindible para el comensal escrupuloso, quitó un poco de escamas, y mientras, precalentado el horno a 220. Preparó unas patatitas de fondo, que suelen salir más ricas que el mismo objetivo principal y por encima chorreón de puro oro.

Mesa al detalle, sus velitas, su buen vino, su buena música y en la silla de enfrente un espacio reservado. Una vez puesto el condumio sobre el plato y llegado el momento de disfrute ella probó el primer bocado, y no tuvo claridad en su opinión, así que quiso darse una segunda oportunidad y entonces dijo: pruébalo tu Pedro ¿qué te parece?

Pedro se quedó hierático, y ella puso una cara de: otra vez que me he equivocado.

Así que según cuenta la afectada, sus fuerzas se ven menguadas ante tanta decepción, y aunque a veces piense tirar la toalla, en el fondo sigue existiendo la vaga esperanza de encontrar algún día el idóneo y desde luego casar calidad, ingredientes y cocina.

Pd. Busquen, comparen y si encuentran algo mejor “cómprelo” y debe consumirlo antes que pierda su frescura. Mientras, sigamos viendo concursos de cocina.






MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 4 de enero de 2020

  • 4.1.20
1- Queridos Reyes Magos, dicen mis padres que no me he portado bien y que me traerán Carbón. Yo estoy contenta con ese regalo porque juguetes ya tengo muchos. Solo quería recordarles que sea CARBÓN DULCE, porque podré comerlo a trocitos y compartirlo.



Sé que este año van a repartir mucho carbón, pero a los que se portan mal de verdad lleven carbón del otro, del que mancha, del que deja señales, del que huele fuerte y no se puede comer. Esos, seguro que no van a compartir nada.

Gracias y les dejo mantecados junto a la chimenea. (mi hermano me ha ayudado a escribir la carta).

Rocío 6 años.

2- Queridos Reyes Magos, este año me he portado bien, pero me he despistado un poco y he sacado notas regulares, mis padres me han dicho que solo puedo pedir una cosa de tantas como quería. “EN VERDAD” con una sola tengo suficiente porque ya tengo de todo. Os pido un hogar para un señor que cada noche duerme en el portal de mi bloque. Se llama Agustín, se arruinó, perdió su negocio, su familia y está solo. Es buena persona, pero ha tenido mala suerte.

Sé que es difícil pero no sé a quién pedirle esto y que al menos lo intente.

Junto a mi ventana una taza de chocolate.

Adrián 12 años.

3- Queridos Reyes Magos, este año me ha ido flama, bien en el insti, bien con los compañeros nuevos, bien en el equipo de futbol, bien con las chicas. No puedo quejarme y creo que mis padres tampoco. Me gustaría un móvil porque el mío va mal, pero lo dejaré para mi cumple. Sé que ahora todo el mundo pide y hay muchos gastos hasta para los Reyes. Pedir a sus Majestades es costumbre en casa y por ello pido y me gustaría trajesen un cargamento de igualdad y de oportunidades para tod@s. Que vivas donde vivas, si eres blanco, negro, o de otro color, tengas las mismas posibilidades y que además todos seamos conscientes de ello. Mi amigo Suam llegó a Europa hace siete años, su madre cuida a una mujer mayor, su padre en el campo, y ha tenido que volver a su país porque le faltaba un papel. Ahora ¿ qué va a pasar? Pues por fa manden ese papel que falta para que Suam pueda volver con su familia.

En las escaleras pondré unos bocatas de jamón.

Enrique 16 años.

4- Queridos Reyes Magos. Yo solo pido salud para todos, porque teniendo Salud todo es posible.
De todas formas si quieren dejarme algo por ser tan buena madre, esposa, persona, trabajadora, empresaria, hija, vecina, ciudadana, amiga, compañera,,,,,,,,,jajajajajajaj. me haría muy feliz una lamparita de sal del Himalaya para mis momentos de relajación y yoga.

Pondré velitas y al lado unas infusiones.

Auxi 42 años.

5- Queridos Reyes Magos, este año voy a pedir lo mismo de siempre, salud para todos. Yo teniendo salud tengo vida y es lo más importante a mi edad. También comprensión y paciencia como yo la tuve con los míos, porque me va fallando la memoria y repito muchas veces lo mismo. Mis reflejos no son los mismos y voy más lento en todo. También me gustaría pedir esa comprensión y dedicación para todos los mayores, a los que todo lo han dado. Que no haya padre, madre, abuelo o abuela que no tenga el afecto y la dedicación que ellos entregaron. Ahora es el momento de que nos cuiden, acompañen o dediquen un ratito. No puede dejarse para otro día, otra semana u otro año, porque nosotros vamos restando días y mañana puede que ya no me haga falta.

Así que Queridos Reyes, mandar un camión de amor a los mayores que es lo único que necesitamos.

Este año, os dejos leche calentita y un alfajor.

Feliciano 90 años.

P.d. Los Reyes Magos necesitan de nuestra ayuda para que todos los regalos sean posibles.


MARÍA JOSÉ CORTÉS


sábado, 30 de noviembre de 2019

  • 30.11.19
Conversación telefónica esta mañana en el metro y lógicamente escuchada por los viajeros más madrugadores:



- María, ayer te llamé sin éxito de comunicación, y lo hice ante la emoción que me produjo abrir el paquete tan esperado. Sé que disfrutas con él hace tiempo y casi tod@s ya tenéis uno. Puede que vaya tarde, pero dice el sabio refranero que nunca es tarde si la dicha es buena. Pues tarde pero cierto, creo que la rutina de cada día, la presión conmigo misma deseando un cambio, la búsqueda de un tiempo que me pertenece, la novedad en mi vida .... etc. ha llevado a que por fin haya dado el paso.

Ya lo tengo en mi casa, tiene un espacio reservado en ella, aunque me hace la vida tan fácil y placentera que en realidad no me importa que esté donde sea. Pero ¿quién es el inventor o inventora, chica?

-He decidido ponerle nombre. Me parece frío e impersonal que no lo tenga, y pensando pensando, teniendo en cuenta mis preferencias, debería tener nombre masculino.

Yo he decidido llamarlo FRIDAY, en honor al día, siempre un “english name” le da otra cosita, y claro, si tiene que acompañarme a algún viaje, de apellido BLACK. Jajajajaja.

¡Vamos! no me dirás que no suena bien ¿verdad?

- La chica seguía contando y los viajeros entusiasmados por esa información detallada:
Este portento hace todo lo esperado y mucho más, varios programas, varias velocidades, autonomía más que suficiente para mis exigencias. Me arrepiento de no haberlo tenido antes y me hubiese ahorrado tanto tiempo infructuoso, tanto repaso mal dado y para salir del paso.

- Si si, lo uso a diario, es lo aconsejable.

- Uyyyy la recarga es rapidísima y siempre hace bien su trabajo.

- En fin, chica, que no puedo tener quejas y desde luego lo aconsejaré a mis amigos que se hagan de uno cuando puedan.

- Ok luego nos vamos preciosa, CHAO.

El público improvisado no dejaba de observar de forma sorpresiva a la chica y esperando aclarar sus dudas, pero la conversación había llegado a su fin.

P.d. Black Friday para muchos es un día de compras con descuento real o imaginario, pero para la amiga de María, la chica del metro, Black Friday es un robot aspirador que adquirió el día señalado. Imaginación desbordada de los viajeros.

MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 2 de noviembre de 2019

  • 2.11.19
Trátese Halloween en su origen de una festividad céltica que daba inicio al año nuevo celta, donde creían que la línea que unía este mundo con el otro mundo se estrechaba permitiendo a los espíritus pasar de uno a otro, sea que los romanos tras su ocupación asimilan esta fiesta haciéndola coincidir con la fiesta de la cosecha, sea porque un papa cristiano decide como fecha final para todos los santos la misma, cierto es que en cualquier caso tanto germánicos como celtas, o cristianos conmemoran a los difuntos a principios de invierno probablemente porque observaban que era un momento de “morir” en la naturaleza.



Son teorías varias, pero todas coinciden en la unión o extrema cercanía del mundo de los vivos y el reino de los muertos.

Y luego una expansión en 1840 a Estados Unidos y Canadá. Ellos se sumaron a esta fiesta y como máximo exponente de todo lo que hacen suyo. Se internacionaliza en los años 70 gracias al cine y series televisivas.

Es una “americanada”, es una fiesta ancestral, es una tradición evolucionada a lo largo de la historia. ¿Qué más da?

Es una fiesta, cuando hay motivos se celebran y cuando no hay motivos los buscamos. ¿Conocemos los orígenes de todas las fiestas que celebramos?

¿Truco o trato?

Nunca tuve claro si tenía que decidir una cosa o la otra, aunque puede que mis queridos lectores sí. Por tanto, decidí investigar qué era lo correcto para la noche en cuestión, si un buen truco o un mejor trato.

Siempre surge la duda, si calabazas, si manzanas caramelizadas, si golosinas varias, si llamar y esperar o salir corriendo, si vivos o si muertos. Si días de todos los santos o/y si día de los difuntos.
De todas las teorías leídas hoy he decidido compartir la de Jack-o'-lantern: “Existe un viejo relato popular irlandés que habla de Jack, un irlandés tacaño, pendenciero y con fama de borracho. El diablo, a quien llegó el rumor de tan negra alma, acudió a comprobar si efectivamente era un rival de semejante calibre. Disfrazado como un hombre normal, acudió al pueblo de este y se puso a beber con él durante largas horas, revelando su identidad tras ver que en efecto Jack era un auténtico malvado. Cuando Lucifer le dijo que venía a llevárselo para hacerle pagar por sus pecados, Jack le pidió que bebieran juntos una ronda más, como última voluntad. El diablo se lo concedió, pero al ir a pagar ninguno de los dos tenía dinero, así que Jack retó a Lucifer a convertirse en una moneda para demostrar sus poderes. Satanás lo hizo, pero en lugar de pagar con la moneda, Jack la metió en su bolsillo, donde llevaba un crucifijo de plata. Incapaz de salir de allí, el diablo ordenó al granjero que le dejara libre, pero Jack respondió que no lo haría a menos que prometiera volver al infierno para no molestarle durante un año.

Transcurrido ese tiempo, el diablo apareció de nuevo en casa de Jack para llevárselo al inframundo, pero de nuevo Jack pidió un último deseo, en este caso, que el amo de las tinieblas cogiera una manzana situada en lo alto de un árbol para así tener una última comida antes de su tormento eterno. Lucifer accedió, pero cuando se hallaba trepado en el árbol, Jack talló una cruz en su tronco para que no pudiera escapar. En esta ocasión pidió no ser molestado en diez años, además de otra condición: que nunca pudiera el diablo reclamar su alma para el inframundo. Satanás accedió y Jack se vio libre de su amenaza.

Su destino no fue mejor: tras morir (mucho antes de transcurridos esos diez años pactados), Jack se aprestó a ir al cielo, pero fue detenido en las puertas de San Pedro, impidiéndosele el paso, pues no podían aceptarle por su mala vida pasada, siendo enviado al infierno.

Para su desgracia allí tampoco podían aceptarlo debido al trato que había realizado con el diablo, quien de paso le expulsó de su reino y, despechado, le arrojó a Jack unas ascuas ardientes, las cuales el granjero atrapó con un nabo hueco, mientras burlonamente agradecía la improvisada linterna que así obtuvo.

Condenado a deambular por los caminos, anduvo sin más luz que la ya dicha linterna en su eterno vagar entre los reinos del bien y del mal.

Con el paso del tiempo Jack el Tacaño fue conocido como Jack el de la Linterna o «Jack of the Lantern», nombre que se abrevió al definitivo «Jack O'Lantern». Esta es la razón de usar nabos (y más tarde calabazas, al imitar con su color el resplandor de las ascuas infernales y por ser más fáciles de tallar que los nabos) para alumbrar el camino a los difuntos en Halloween, y también el motivo de decorar las casas con estas figuras horrendas (para evitar que Jack llamara a la puerta de las casas y proponer Dulces o travesuras).”

P.d. Y tras tantas leyendas, y más variadas teorías, no hay que complicarse la existencia, estar vivo cuando se vive y estar muerto cuando se muere. Y cada cual lo celebre como guste.


MARÍA JOSÉ CORTÉS


viernes, 4 de octubre de 2019

  • 4.10.19
Estimados padres, damos la bienvenida a este nuevo curso deseando iniciarlo con la mejor de las intenciones, aprender, hacer de nuestros alumn@s personas formadas y felices a su vez.



Hemos tenido a bien recordarles las conclusiones por las cuales su hijo ( o hijos) tiene que repetir curso, esperando apoyen nuestra labor educativa y reforzando desde casa la misma.

Nos referimos en primer lugar a las asignaturas básicas en el desarrollo y de carácter obligatorio:

Lenguaje: Le cuesta asimilar los conceptos, siempre repite las mismas expresiones, tiene dificultad para comprender y termina divagando.

Matemáticas: Conoce los números, los identifica, presenta buena disposición a la hora de realizar sus ejercicios, pero finalmente nunca alcanza los resultados correctos, diríamos “que nunca le salen las cuentas”.

Estudios Sociales: en la parte de educación cívica, escucha las normas, las repite gustoso y transmite a todos lo aprendido, pero el gran problema es que no las cumple. Los valores y principios que es capaz de estudiar, memorizar y transmitir luego no son mantenidos ni respetados en sus acciones. “se los salta a la piola”.

En Historia tiene las limitaciones de su memoria, es capaz de atender a las explicaciones, de recordar las fechas importantes y de enfatizar lo que aprende. Pero todo cae en saco roto, y dedica todos sus esfuerzos a algo puntual dejando abandonada el resto de la asignatura y pasando a un olvido extremo. Es una loza pesada que nunca se sabe si podrá levantar.

En Geografía dedicamos gran parte de nuestro tiempo a trabajar con él esta materia. Tiene una gran dificultad para asimilar las divisiones geográficas. La confusión constante sobre las definiciones, los contenidos y la valoración final, hace que tenga muchas dudas. Nos preocupa realmente que alguna vez sea capaz de entenderlo.

Religión, ética y moral: las englobamos en el mismo grupo porque en el caso que nos ocupa, hemos trabajado ambas, no suponiendo una la exclusión de la otra. Aparentemente su comportamiento es correcto, obediente, creyente, cumplidor de las pautas marcadas, y esa es la sensación del profesorado. En el trasfondo de su comportamiento deja mucho que desear, una cosa es lo que intenta reflejar a la vista de los demás y otra la que realmente lleva a cabo.

Educación física, Educación musical y sobre todo recreo, son las que podemos valorar de forma más positiva.

Educación Física: Salta perfectamente, corre cuando es preciso, esquiva obstáculos con tal agilidad que siempre sale airoso, en fútbol es un gran goleador, en baloncesto las encesta sin que nadie se percate hasta anotado el tanto. En balonmano rápido y ágil. En natación como pez en el agua. Y en caso de lesión siempre es culpa de otro.

Educación musical: buen oído, le gustan los tiempos cuaternarios, pero también en su caso los terciarios. Siente predilección por los instrumentos de cuerda pulsada (por ejemplo, la bandurria) y los de viento de metal (la trompeta).

Recreo: Es su tiempo predilecto, aprovecha cada segundo en juegos de los más variados y tradicionales: desde el clásico escondite, a corre que te pillo, a policía y ladrón, a Marco Polo, (es convertirse en estatua hasta que alguien te salva). Y solo cuando es atrapado decide irse a clase porque no tiene buen perder.

Por todo ello la conclusión del informe es la transmitida: Repetición de curso.

No podemos garantizar que todos los esfuerzos dedicados en este nuevo curso académico vayan a ver sus resultados, pero desde esta comunidad educativa vamos a intentar por todos los medios que sea una realidad.

p.d. Esperamos mediante el presente haber respondido a su pregunta de cuál podría ser el futuro profesional de su hijo.

Atentamente la comunidad educativa.


MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 7 de septiembre de 2019

  • 7.9.19
Dedicatoria a mis mujeres flamencas

AL FLAMENCO Y ESPERANZA FERNÁNDEZ

Dicen que el sentío me quitas
Que me nublas el entender
Me estremeces cuando lloras
Que me haces padecer

Digo que contigo vivo
Que sin ti no se vivir
Que a ritmo llevo mi sino
Que a compás va mi sentir.



Si no entiendes mi locura
Explicación ya no vale
A quien vela mi fortuna
Cuando paso por tu calle

Que los sabios mucho saben
Que los necios saben más
Que “la Esperanza” me incita
Que tú me haces vibrar.

A INMACULADA MARTÍN

Amaneció por soleá,
triste y desconsolado por quien de este mundo se va,
Sabedores que desde arriba con los grandes tú estarás.
Y como mes flamenco elegido en estos nuestros Alcores,
mes lleno de sentimiento, de amor y mil emociones.

Siguió el mes en su sino,
y escuchamos esos tientos,
en los que en nada parece
que haya pasado el tiempo.
(la Niña los Peines)

Pero es por alegrías como tú mejor estás,
que tu sonrisa ella saca y sin duda hasta el compás.
Cuenta chiquilla hasta doce y luego vuelve a empezar,
si la cuenta las perdío, seguro que fuera vas.
(a Argentina)

Si el amor al arte te lleva,
tu interés es sano y sincero,
te lo digo por fandangos
que es lo que tanto yo quiero.

Y mil estilos a mí me abruman
y a ti, te hacen disfrutar,
que viva Huelva y sus letrillas
que siempre hacen llorar.
(a Rocío Jurado).

¡No me cuentes más milongas
que eso también es flamenco,
los cantes de ida y vuelta,! Esos!,
desde todos los tiempos.

¿Qué haría sin mi vidalita y sin su pavo real?
¿Qué hago sin mi china querida?
Que ya no la voy a ver más.
(a Maite Martín).

p.d. Son muchas, muchísimas las mujeres flamencas que mencionar, pero por diversas circunstancias acontecidas son las elegidas para mi mes de septiembre.

A disfrutar de nuestro flamenco siempre y en especial en los dos festivales de Mairena y de El Viso del Alcor en estos días.


MARÍA JOSÉ CORTÉS
FOTOGRAFÍA: BARAKALDODIGITAL

sábado, 10 de agosto de 2019

  • 10.8.19
Sirvan las vacaciones para relajar el alma, para descansar la mente y desde luego el cuerpo. A veces resulta una hecatombe y en otras se producen situaciones complicadas de resolver. Llenó su vehículo de enseres variados y en su mayor parte innecesarios como si no hubiese viaje de retorno.



Iniciado el camino tras esa peonada madrugadora, con un entusiasmo difícil de precisar, ya en ruta, siente como un deslizamiento brusco e inesperado se produce en su vehículo. Una rueda fallida, un pinchazo vamos. Llamada a la grúa, con veinticinco números hasta llegar al servicio en carretera. Les ofrecen taxi hasta destino y traslado de vehículo hasta taller. Bajada de equipaje pesado, y ruta continuada hasta el elegido.

Ha llegado a su destino, habían alquilado un piso con vistas, cerca de la playa, con dos habitaciones y un baño. Localizado el inmueble pudieron comprobar las vistas, eran a un patio interior y preciosas zonas comunes. Que estaba cerca de la Playa más próxima, claro en coche solo a quince minutos. Y un baño. ¿Pero qué baño? Pensó que el inventor de la bañera hizo su primera prueba en ella.

Desilusión máxima y desde luego queja inmediata al teléfono de referencia para ello.

Lo contratado se ajusta perfectamente a la descripción del objeto.

Piso con vistas, no ponía que fuese a la playa.

Cerca de la playa, a quince minutos es cerca.

Y con baño. Tiene bañera.

No cabe disconformidad alguna. “Disfrute de sus vacaciones en familia.”

El descontento de todos hacía el aire irrespirable, y ¿qué podía hacer?

Piensa: Nos vamos a la playa, brisa marina, oxigenación importante para purificar, para relajar.

Butacas, sombrillas, nevera, pelotas, cubitos, palitas, etc.

Llegados a la playa, resultaba complicado encontrar un grano de arena que se encontrase libre.

La humanidad había invadido el terreno. ¿habría algún desalojo del planeta del que no tuviese conocimiento?

Ante su talante desesperado, un señor mayor y experimentado en situaciones similares, le indicó: Ponga su sombrilla entre mi dedo anular y el índice del pie, aun lo tengo libre, los niños al agua, y usted vengase conmigo al chiringuito. Tomadas varias cañas o muchas cañas, nuestro protagonista ya tenía otra percepción de la realidad. La masa humana era una gran familia, sus niños muy felices con tantos amigos alrededor, los enseres era imposible que los sustrajesen con cientos de vigilantes, y cuando el caprichoso atardecer se produjo, volvieron al inmueble descrito.

Las dos plantas sin escaleras fueron subidas con alegría, las ventanas resultaban maravillosas porque en ellas estaba toda la gente que había conocido en la playa. El colorido de toallas y bañadores iluminaba aquel patio interior. El cansancio de los menores y la euforia de las cervezas permitieron disfrutar de un baño desarenador, sin importar la reliquia.

Y lo mejor de la noche una barbacoa de todos los vecinos del inmueble en aquel patio con tantas vistas desde múltiples ventanas.

Así transcurrieron los “diitas” de veraneo, pasada la semana, recogida de llaves por parte de la anunciante y pago en efectivo del mismo.

Nuestro querido inquilino entrega un sobre con dinero y cuando la señora recuenta hay veinte euros. Inmediatamente solicita una explicación porque la suma acordada no era esa; y sin dilación recibe respuesta:

Piso con vistas, tuve que comprar unos prismáticos para verla desde el balcón. 60 euros.

Cerca de la playa. Tuve que echar gasolina cada dia para ir a la playa y volver. 60 euros

baño. Tuve que desinfectarlo antes de usarlo y llamar al fontanero para su vaciado correcto. 60 euros.

Ante aquel jaque mate, la señora quiso su turno de réplica:

- La suma de esas cantidades son 180 euros, y el precio del piso 700 euros. Suponiendo que respeto la confusión creada por el anuncio. El resto a abonar son 520 EUROS y solo me ha abonado 20.

-¡Ah claro! Los 500 euros restantes son los que he tenido que abonar al chiringuito por las consumiciones diarias para ver su inmueble tal como lo describió en el anuncio.

No cabe disconformidad alguna. Disfrute de sus vacaciones y por si acaso, le he dejado unas cañas abonadas en el mismo que las mías.

P.d. Buenas vacaciones y cuidado con los detalles.

MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 29 de junio de 2019

  • 29.6.19
Agus volvía a casa de su paseo diario el pasado martes a las 22:00 horas y antes de entrar en casa encuentra en la acera un papel, dobladito meticulosamente y cual tesoro preciado, desdobla mirando a su alrededor. Una vez adquirida su dimensión real empieza a leer:



Estimado señor. Hemos rechazado su solicitud para el empleo ofertado, porque a pesar de su formación adecuada y facultades necesarias para el desempeño del mismo, en la entrevista llevada a cabo tuvimos dificultades para entender sus pretensiones.
Procedemos a señalar aquellas cuestiones que nos han llevado a tomar esta decisión:
A la pregunta:

- ¿Se encuentra usted capacitado para este puesto de trabajo? - usted respondió-

- ¿!Perdona¡?

Pensando no habíamos oído bien la pregunta, volvimos a plantear

- ¿Piensa que estaría cualificado para esta labor en la empresa?
A lo que usted contestó:

¿Cualificado? no, lo siguiente.

Esta respuesta nos ha creado una gran incertidumbre, ¿estaría cualificado, muy cualificado, capacitado, preparado, facultado etc. etc.?

En el desarrollo de la entrevista otra cuestión fue:

¿Qué ha sentido usted al haber sido seleccionado por su currículum?

Tras un momento de silencio dijo:

- Lo más grande.

La confusión de sus palabras nos hizo insistir en el planteamiento. Y su repuesta tampoco acabó de aclararnos.

- Lo que es contento.

Rogamos entienda la decisión adoptada.

Saludos cordiales.

Tras terminar de leer aquella carta con calificación no apto, Agus recordó aquella amiga que tantas veces corregía de forma inmediata quienes decían expresiones que les erizaba el vello.

Esas mismas palabras que le habían costado a aquel desconocido la posibilidad de trabajar donde hubiera deseado.

Entró en casa y guardó aquella carta como sentencia in voce y decidió convertirse en otra correctora de todos aquellos usos de moda que podían desde su cómica existencia llegar a dañar de aquella forma.
P.D.

Son modas en el lenguaje, en cada época encontramos esas frases o palabras que se repiten por donde vamos y me pregunto ¿Dónde surgen? ¿Quién las dice la primera vez?

¿Son los medios de comunicación? ¿Personajes famosos que las usan dónde no hay fondo? ¿Se trata de buscar algo original? ¿Es algo divertido? ¿Es contagioso?

Puede que se trate de la riqueza lingüística, de crear, evolucionar y hasta desaparecer una vez llegado al agotamiento de su uso. Puede que sean tendencias que cual plaga incontrolada daña el lenguaje y a los oídos más sensibles.

Si quisiéramos extender una buena idea, una inmejorable intención, una solidaria labor, una magnífica noticia, una increíble acción entre tantas personas como usan estos latiguillos ¿seríamos capaces con el mismo mínimo esfuerzo llegar tan lejos?

MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 1 de junio de 2019

  • 1.6.19
Hablando de miedos que pueden surgir a lo largo de la vida, en una ocasión se le pidió a un filósofo muy respetado que explicara cuál era el mayor obstáculo que un ser humano tenía que superar para vencer sus miedos: “El mayor obstáculo siempre es uno mismo”. Respondió sin titubeo.



Y ante la cara atónita de los oyentes, siguió su explicación:
- Me lo enseñó un perro.

Aún más asombrados de su respuesta, y él siguió diciendo:

Paseando por la orilla de un río vi a un perro que se moría de sed. El animal apenas se atrevía a acercarse al agua, pues cada vez que lo hacía veía a otro perro que le impedía su propósito y tenía tanto miedo a ser atacado que no paraba de ladrar y permanecía a metros de la orilla.

Sin embargo, tal era la sed que se lanzó al agua. Y el otro perro que era su obstáculo, desapareció. Era su imagen, confundía su propio reflejo con el otro animal.

Y así fue como, al enfrentarse a su supuesto enemigo, aquel perro se venció a sí mismo.
B. Villaseca.

Hoy dedicamos nuestro escrito a quienes luchan por situaciones difíciles en las que tiene que ser valientes cada día, a los que se enfrentan a nuevos retos y experiencias y a los que dejarán sus miedos mirando al frente con sabiduría y sensatez.








MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 4 de mayo de 2019

  • 4.5.19
Manuel iba en su coche cuando por la radio sonaron sevillanas, le llegaron al corazón y decidió dirigirse a Sevilla. Bastantes kilómetros más tarde, entraba en la ciudad comprobando ese azul inigualable, había dejado atrás nubes y vientos del Norte. Ahora veinticinco grados, sol radiante recién estrenado, olor a azahar y romero, una sonrisa en el aire.



Era martes de Feria de Sevilla, llamó a Agustín, trianero de nacimiento, con negocio en su barrio y le comunica su llegada a la ciudad y su intención de conocer el recinto ferial con todas sus consecuencias. Agustín dispuesto a todo y en cuanto cerrase su establecimiento después de su jornada de diez horas, lleva a su amigo al recinto ferial.

A Manuel le sorprenden las casetas, la limpieza, la organización, caballos por riguroso orden, el colorido, la seguridad, exquisiteces para gustos variados, las flamencas, el olor del albero mojado y la perfección en el magnífico evento.

Agustín como buen anfitrión hace que su amigo conozca de primera mano las vivencias de su fiesta por excelencia. Tras comer y beber, bailar sevillanas, conocer a doscientas personas, pasar por los buñuelos de los gitanos, y volver a pie a casa sin dejar atrás detalle alguno, nuestro valiente feriante invitado necesita dormir y recuperarse.

Aquella noche sintió que estaba enamorado, una flamenca lo sacó a bailar. Era morena, ojos azules y brillantes, piel dorada, vestido de lunares rojos y albero, flores en el pelo, esencia suave y fresca, contoneando en sus sevillanas sentidas y apasionadas y sin dejar de mirarlo a los ojos de la primera a la cuarta.

Amaneció el miércoles deseando volver a ver a su flamenca, y su amigo no pudo privarlo de repetir esas vivencias del día anterior. De camino al Real, Manolito volvió a tener esa sensación en su cuerpo. Andando por la calle Betis esos ojos azules y brillantes, le invadió el olor suave a limón y naranjo a lo que ella olía, sus ojos clavados en él, y volvió a sentirla cerca muy cerca, le pareció verla al otro lado del Rio. Y entonces su compañero de la tierra le recitó lo que tantas veces había oído en su barrio:

“Enamorarse en Sevilla, bajo los patios dormidos,
una mañana de feria bajo un abril florecido
quizás que no te enamores, quizás que estés confundido.
Enamorarse en Sevilla, con toda la gracia del ramo,
un baile por sevillanas, esa preciosa chiquilla,
puede que quien te enamore sea mi Triana, sea mi Sevilla.
Y entre limón y naranjo, entre azahar y romero,
yo me enamoré de esa niña y del azul de su cielo.
“Pasé una noche de copas y al otro día comprendí,
que no había enamoramiento, la causa de mi tormento
era la propia Sevilla y su Rio Guadalquivir.”




MARÍA JOSÉ CORTÉS


sábado, 6 de abril de 2019

  • 6.4.19
Definición de casualidad: Causa o fuerza a la que supuestamente se deben los hechos y circunstancias imprevistos, especialmente la coincidencia de dos sucesos.



Y por casualidades de la vida ocurren hechos que incluso pueden ser definitivos. Es por ello que hoy cuento un relato corto lleno de ellas.

Llega una señora joven a un restaurante y...

- Buenas tardes señora, mesa para........?

- Para una persona, vengo sola.

- Perdone señora, pero solo tengo una mesa libre, todas ocupadas, salvo la del fondo que está reservada para las 14:30. Son las 14:00 ahora mismo.

- Ah pues me apuro un poco y en media hora he terminado y le dejo la mesa libre.

De esta forma elige rápidamente, le sirven la bebida y entremeses y vuelve la camarera:

- Perdone, pero la persona que ha reservado la mesa se ha adelantado media hora y las demás siguen ocupadas.

De esta forma planteada la cuestión, ella con sus platos preferidos en proceso y él sabiendo que se adelantó a su hora, deciden compartir la mesa.

- Buenas tardes, siento el error, no la molestaré, como si no estuviese.

- No se preocupe por favor, he sido yo la que ha ocupado su mesa.

- En fin, disfrutemos de lo cocina maravillosa de este restaurante.

Servidas las bebidas y los platos, cada uno miraba a su alrededor para evitar cruce de miradas y él para relajar la situación y romper el hielo dice:

- ¿Es usted de Sevilla?

- No, estoy aquí por trabajo.

- Yo también, que casualidad.

Y aquel fue el inicio de una conversación agradable, que hizo que una mesa compartida por dos extraños, se convirtiese en una amena sobremesa.

Se dieron sus tarjetas, pagaron la cuenta a medias y al finalizar el almuerzo, cordialmente se despiden.

Salen del restaurante y estaba lloviendo a mares, cosa rara en Sevilla, pero era así. Tras varios intentos fallidos de conseguir taxi, ella consigue parar uno y antes de subirse ve como él, mojándose por segundos, no consigue uno.

- Perdone, creo que le debo un favor por la mesa, suba y compartimos taxi.

Él no se lo piensa ante la lluvia incesante que empapaba su cuerpo.

-Gracias, muchas gracias, esto es increíble, ni un solo taxi. Casualidad que pasaba este en este justo momento.

- ¿Señores lugar de destino? - pregunta el taxista.

- Hotel BBR, por favor- dice ella.

-Hotel BED BRITISH- dice él.

El conductor emprende su camino sin más demora y al llegar a un hotel dice:

-Parada de los señores: Hotel BBR o BED British, es el mismo.

Los dos ocupantes sonrieron por la casualidad de las casualidades y tras pagar nuevamente entre los dos, bajaron del vehículo dirigiéndose a la recepción.

- Menos mal que hemos reservado previamente porque todos los hoteles están completos en estas fechas.

Piden sus habitaciones y tras tener las llaves en mano, vuelven a despedirse.

Él llega y entra en su habitación, una visual de reconocimiento y empieza a desprenderse de la ropa mojada. De inmediato siente que alguien abre la puerta.

- Esto es demasiado, ¿pero qué habitación tiene usted? - pregunta a su recién conocida comensal y compañera de taxi.

- Vaya, mi habitación es la 815. ¿Y la suya?

- Pues la 815 también.

¿Fueron un cúmulo de errores o casualidades de la vida?

Si compartieron algo más eso ya lo desconocemos, pero de todas formas sería otra casualidad de la vida. ¿no?

PD. Ahora debes ponerle un final.

MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 9 de marzo de 2019

  • 9.3.19
Hace años me solicitó una amiga que escribiese algo sobre la cuaresma, sin ser yo, precisamente, la persona más docta para ello y aquel escrito quedó, seguramente, en algún recóndito lugar. Han pasado diez años y nada parece haber cambiado en cuanto al motivo de mi escrito que hoy amplío y comparto.



Yo empezaba diciendo: “Si me excomulgan por decir mi verdad, ya fui quemada en la hoguera”. Ninguna de las dos cosas me preocupaba y eso tampoco ha cambiado.

Decidí empezar, ante mi ignorancia, por ver su definición, que ni en su totalidad conocía: “La Cuaresma comienza el Miércoles Ceniza y termina ante la misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. Viene a ser cuarenta días de preparación para la Pascua.”

“La duración de los cuarenta días proviene de varias referencias bíblicas y simboliza entre otras cosas, el retiro de Jesús en el desierto previo a su ministerio y el retiro de 40 años de Moisés y Elías en la montaña. También simbolizan los 40 días que duró el diluvio, además de 40 años de la marcha del pueblo judío por el desierto y los 400 años que duró la estancia del pueblo judío en Egipto.”

“A lo largo del tiempo de Cuaresma, los cristianos son llamados a reforzar su fe mediante diversos actos de penitencia y reflexión. “En la Biblia, el número cuatro simboliza el universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido de pruebas y dificultades.”

Y llegado el momento de la reflexión, eso intento y busco respuestas a tantas cuestiones inexplicables necesitadas de una iluminación divina que nunca vendría por tanta barbarie.

Es antiguo y bien sabido que se puede predicar una cosa y practicar otra, pero según el ámbito en el que se produzca la gravedad es desproporcionada.

Cuando con ese practicar se daña, ultraja, perjudica a lo más inofensivo, débil, inocente e intocable, cuando los más allegados silencian, los que no silencian tampoco dicen nada, los que dicen algo poco dicen, los que poco dicen nada arreglan, la reflexión no existe.

Cuando los que reconocen dan soluciones a medias y en toda esa actuación, los delincuentes quedan impunes protegidos por una Ley que nada tiene que ver con la de Dios, de la fe queda poco.

De la cuaresma me quedo con ese tiempo de reflexión, con los 400 o 4000 años que serían pocos, para que los culpables, cómplices, inductores y quienes con su silencio permiten y otorgan, paguen por las atrocidades cometidas.

Decía un pergamino antiguo: “Hai exmunion contra qualesquiera personas sin que puedan ser absueltas”.

Que sea así.

P.D. Por una cuaresma auténtica, donde en 40 segundos sean expulsados y condenados los que abusan de menores dentro de la iglesia. Y desde luego de cualquier lugar.

MARÍA JOSÉ CORTÉS

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - EL VISO DIGITAL


UNICEF

DEPORTES - EL VISO DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos