:::: MENU ::::

miércoles, 11 de septiembre de 2019

  • 11.9.19
La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, avanzó ayer durante la inauguración de una jornada de personas expertas sobre la Renta Mínima de Inserción Social, que su departamento modificará la normativa que regula esta prestación con el objetivo de "hacerla más accesible y llegar a más personas".



Durante su intervención, Ruiz subrayó que actualmente se está realizando la evaluación de esta prestación, "en cuyo contexto se ubica el desarrollo de este panel de personas expertas". "Esta evaluación la estamos haciendo en colaboración con la Red de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en Andalucía y tenemos claro que hay que modificar la normativa para que sea posible llegar a más personas en situación de necesidad, hacerla más accesible, crecer en cobertura a la vez que en intensidad de la prestación y dotarla de mayor agilidad administrativa", apuntó.

En este sentido, la titular de Igualdad destacó que sobre todo lo que se pretende es "que la Renta Mínima nos ayude a combatir la pobreza infantil", por lo que ha de primarse con esta prestación de una forma suficiente a las familias con hijas e hijos menores de edad a su cargo, muchas de ellas monoparentales o más bien monomarentales, "porque los datos nos evidencian que son más mujeres que hombres quienes solicitan este tipo de ayudas".

"Es evidente que desde la Administración debemos diseñar, planificar mejor. Tenemos que desburocratizar al máximo los procedimientos, hacerlos comprensibles utilizando un lenguaje claro y no exigiendo tantos requisitos que después no se pueden cumplir. Y sobre todo en unos momentos con tanta precariedad laboral", apostilló la consejera.

Por ello, Ruiz avanzó las medidas ya puestas en marcha por la Consejería para agilizar la tramitación de la prestación. En este sentido, informó que "se ha hecho un esfuerzo para formar a los profesionales en todas las provincias y así mejorar el asesoramiento y la información a la ciudadanía".

Además, indicó, se ha transferido casi 7 millones de euros en el refuerzo de los Servicios Sociales Comunitarios para gestionar la renta mínima de inserción social con 422 profesionales, además del refuerzo que ya se está haciendo a través de la Estrategia regional de intervención en zonas desfavorecidas.

Asimismo, Igualdad ha puesto en marcha, a través de su web, un simulador digital que permite conocer si la unidad familiar puede tener derecho a la prestación de la Renta Mínima de Inserción Social de Andalucía. Para ello, basta con introducir alguna información esencial y no es necesario revelar datos personales.

Por último, la responsable de las políticas sociales en Andalucía agradeció la participación en esta jornada a las personas que representan a las instituciones de la Administración General del Estado y de las comunidades autónomas que han asistido, como Aragón, Castilla y León, Navarra y País Vasco, "que son las que tienen un sistema de renta mínima más relevante para la ciudadanía que la necesita".

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 11.9.19
Con el objetivo de convertirse en un referente de las artes plásticas a nivel nacional, el Ayuntamiento de Montilla dio ayer el pistoletazo de salida a su III Semana de la Pintura, una iniciativa que, junto al Premio Nacional de Pintura Rápida al Aire Libre –que esta edición contará con 10.000 euros en premios–, contará con la celebración de numerosas actividades formativas y propuestas turísticas relacionadas con el arte.



Tras consolidarse en sus dos primeras ediciones gracias a la participación de más de 200 artistas de toda España, la tercera edición de la Semana de la Pintura –dedicada al 75.º aniversario de la muerte del artista José Santiago Garnelo y Alda– pretende "dar un paso más allá" con la incorporación de nuevas propuestas "que acerquen a todos los públicos la pintura en sus distintas expresiones".

De nuevo, el Concurso de Pintura al Aire Libre "Memorial José S. Garnelo y Alda", que se celebrará el próximo domingo, será el plato fuerte de esta semana dedicada a las artes plásticas pues, si bien se mantendrá abierto el plazo de inscripción hasta el mismo día del certamen, son decenas los artistas de distintos puntos de España que ya han confirmado su participación.

Un premio nacional que, como destacó el delegado de Desarrollo Local, Manuel Carmona, contará con más de 10.000 euros en premios gracias a la colaboración público-privada para la puesta en marcha de este certamen. En concreto, en esta tercera edición, el Premio Nacional de Pintura Rápida al Aire Libre de Montilla estará dotado con dos premios de 2.500 euros a las dos mejores obras en la categoría de Adultos, otros tres premios de 1.000 euros, y tres de 500 euros –uno de ellos destinado al mejor artista local–.

Por su parte, en la categoría Infantil, se premiará a las tres mejores obras con material de pintura y diploma acreditativo de su participación para cada una de las modalidades. "Este año Montilla volverá a convertirse en un referente nacional gracias a la gran participación de artistas de muchas provincias españolas en el certamen", aseguró Soledad Raya, concejala de Cultura y Festejos.



Además, entre las novedades de esta edición, en la que de nuevo se espera que espacios emblemáticos como el castillo de El Gran Capitán, la Plaza de la Rosa, el Ayuntamiento, el Llano Palacio, El Parador o las vistas de Montilla sean los escenarios más representados, la exposición de las obras se trasladará hasta el Salón San Juan de Dios, anexo al Consistorio, donde se podría desarrollar el certamen en caso de que las condiciones meteorológicas así lo recomendaran.

Arte accesible para todos

Junto al Concurso de Pintura al Aire Libre, el Ayuntamiento de Montilla impulsará a lo largo de los próximos días numerosos talleres y actividades abiertas a todos los públicos que abordarán desde la decoración de libros en desuso, a la introducción a la pintura en acuarela o la técnica ligth paiting, entre otras propuestas cuya programación puede consultarse aquí.

"Este año contamos con una edición cargada de clases magistrales, talleres y rutas que pondrán en valor los distintos murales con los que cuenta Montilla, con el objetivo de que la ciudad se convierta en núcleo central de la pintura en la provincia", destacó Manuel Carmona, quien agradeció la implicación de numerosos artistas y empresas locales para el desarrollo de las diferentes iniciativas.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR / I. TÉLLEZ

martes, 10 de septiembre de 2019

  • 10.9.19
Poca broma con la salud pública. Nada de chistes con la infección por carne mechada contaminada que se ha producido en Andalucía. Más seriedad con un asunto en el que han fallado, por causas diversas, los controles que debían proteger a los consumidores de productos alimenticios ante cualquier manipulación, durante su obtención, elaboración, conservación y distribución, que no se ajuste a las debidas garantías higiénico-sanitarias.



Poca broma, pues, con el primer contagio masivo por listeriosis conocido en España y que ya ha ocasionado tres muertos, siete abortos y más de dos centenares de personas ingresadas en los hospitales tras consumir carne mechada. El asunto es delicado y muy grave.

Porque es incomprensible, aunque pueda explicarse, que de una fábrica, registrada y autorizada para tal fin, salgan productos a la venta para consumo público contaminados con una bacteria que causa una infección en quienes los consuman, sin que ningún control de calidad interno ni ninguna inspección sanitaria, a la que está regularmente obligada, los detecte.

Sin embargo, ha sucedido, y en dos empresas diferentes, evidenciando un cúmulo de irregularidades y negligencias que deberán ser aclaradas, corregidas y, si procede, castigadas con la exigencia de responsabilidades administrativas y penales que correspondan. Porque con la salud pública no se juega, máxime si el “juego” tiene consecuencias luctuosas para los ciudadanos.

Los culpables de esta situación, sea por acción u omisión, han de pagarlo, puesto que no se trata de un accidente o una eventualidad imprevista, sino de una falta de rigor en quienes manipulan carne con fines lucrativos y de los encargados en controlar que tal actividad se realice con todas las garantías pertinentes.

Están en juego la confianza en las instituciones gubernamentales u organismos oficiales de control y la profesionalidad de las empresas y la fiabilidad de los productos que se consumen bajo el marchamo de una presunta calidad y garantía sanitarias. Y tal confianza, que depende de las explicaciones y la gestión de esta crisis, pero también de las medidas que se adopten para evitar que se repita, es, hoy por hoy, ínfima. La actuación de las autoridades deja mucho que desear.

En primer lugar, por no haber detectado a tiempo el problema y evitado el contagio masivo de ciudadanos. Desde que se descubrió que el foco de la infección se hallaba en la empresa cárnica Magrudis, radicada en Sevilla, que comercializa carne mechada con la marca La Mechá, hasta que se incautaron tales productos y, finalmente, se clausuró la empresa, transcurrieron injustificadamente demasiados días que solo sirvieron para que el brote se extendiera entre la población.

Desde mediados de julio, la Junta de Andalucía conocía el pico de casos por listeriosis en los centros de salud pero, hasta el 15 de agosto, la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de Andalucía no decretó la alerta sanitaria. Demasiados días para comprobar que el producto en cuestión era el causante del brote infeccioso.

Se fueron tomando decisiones a expensas de los acontecimientos y no con la debida celeridad para anticiparse a ellos y evitarlos. Se produjo, incluso, un cruce de reproches entre administraciones (autonómica y municipal, con competencias compartidas en la inspección sanitaria) que en nada contribuía a tranquilizar a la población y minimizar el problema.

Mientras la cifra de afectados aumentaba, la información ofrecida por las autoridades, pese a la aparente asepsia profesional de los datos médicos, causaba más alarma que tranquilidad. De hecho, el llamamiento, primero, a todas las embarazadas y, posteriormente, a las que solo hubieran comido carne contaminada para someterse a un tratamiento preventivo con antibióticos, no ha ayudado a transmitir confianza sobre su necesidad, por cuanto muchas de ellas temen que la medida perjudique al desarrollo de los fetos.

Y, peor aún, denota que el alcance de la infección no se conoce ni se controla, ya que la circulación de los alimentos contaminados no se paralizó hasta muy tarde y, en todo caso, han ido apareciendo nuevos productos también contaminados que obligan a la Consejería de Salud y Familias a ampliar la alerta sanitaria, el día 23 de agosto, más de un mes más tarde de que apareciera el pico por listeriosis. Y más tarde aún, el 28 de agosto, se extiende la alerta a todos los productos de la empresa Magrudis.

Cuando al fin va remitiendo el número de afectados en los hospitales, después de dejar un reguero de muertos, abortos y más de 200 personas infectadas, un segundo foco de contagio se localiza en otra empresa, gaditana esta vez, que comercializa productos cárnicos con la etiqueta Sabores de Paterna y los distribuye por Cádiz, Huelva, Málaga, Madrid y otras provincias.

Ante este nuevo brote, se afronta la situación con más determinación y celeridad, decretándose una nueva alerta sanitaria el día 6 de septiembre, al poco de detectarse una intoxicación por consumo de carne contaminada. Ello hace que, en la actualidad, ambas empresas estén ya clausuradas e inmovilizada y retirada de la circulación toda su producción.

Pero ambas, también, son muestras evidentes de que algo no ha funcionado bien en el control e inspección sanitarios de los alimentos destinados al consumo humano. Unas irregularidades y unas negligencias que deberán corregirse, depurando responsabilidades, para evitar que vuelvan a darse. Y, derivado de todo lo anterior, unos delitos contra la salud pública que habrán de dirimirse, para que nadie crea que infringir la ley y las ordenanzas sale gratis, con la contundencia ejemplarizante de la Justicia.

Hay que tomárselo en serio porque no es ninguna broma atentar contra la salud de los ciudadanos. Y porque no es de recibo que una empresa mantenga una actividad sin que sea sometida con regularidad y rigor a las inspecciones sanitarias y controles correspondientes.

También, además, para exigir que la actuación de las autoridades competentes y la gestión de toda alarma sanitaria sean mucho más eficaces y celosas de lo que han sido, ya que, en el caso Magrudis, parecían mostrar una “cautela” que priorizaba el interés de la empresa a la salud de los ciudadanos.

Se perdía así, en aras de no perjudicar el buen nombre de un negocio, un tiempo que favoreció la extensión del contagio entre la población, cuando el posible daño a la empresa se compensaría con las indemnizaciones pertinentes, pero las muertes y quebrantos de salud de los ciudadanos no hay modo de restituirlos, mucho menos con dinero.

Ese tiempo perdido –algo más de un mes– en tomar las medidas oportunas –dictar la alerta, inmovilizar los productos y clausurar la empresa– para no perjudicar a una empresa, como ha argumentado algún responsable de la Consejería de Salud, no debiera consentirse ni repetirse. Pero, desgraciadamente, ha pasado en el primer y mayor contagio masivo por listeriosis acaecido en España. Es algo muy grave como para tomárselo a broma.

DANIEL GUERRERO
  • 10.9.19
El Ayuntamiento de El Viso del Alcor, a través de la Delegación de Fiestas Mayores, anuncia que nuestro pueblo acogerá una concentración de autocaravanas con motivo de las Fiestas Patronales, la concentración tendrá lugar en los terrenos del Sequero. La delegada de Fiestas Mayores, Gracia Miranda, explica que la iniciativa vino por parte del visueño ‘Capitán de las Ambulancias’ y el grupo municipal de Ciudadanos El Viso, y que desde el Ayuntamiento se ha acogido la propuesta porque se entiende que repercute positivamente en el municipio.



Gracia Miranda declara que se ha adecentado el lugar contrarreloj, como la instalación de váteres químicos y puntos de agua potable, para que los autocaravanistas se sientan a gusto con el objetivo que en próximas ediciones se hagan mejoras en el terreno o se busque uno alternativo que pueda satisfacer las necesidades de los turistas. “Queremos este sea el primer paso de muchos más, porque estamos convencidos de que van a volver debido a lo que vivirán estos días en El Viso del Alcor”, dice la delegada.

La líder de Ciudadanos, Laura Roldán, explica que los autocaravanistas “se dirigen al partido para hacer una concentración en el pueblo, así que nos pusimos en contacto con el Ayuntamiento y el equipo de gobierno aceptó la propuesta”. Desde Ciudadanos creen que la concentración será un éxito, por lo que poco a poco esperan que se creen mejores instalaciones para los visitantes.

Desde la Asociación de Autocaravanistas de Andalucía (Andasac) agradecen la acogida que están teniendo en nuestro pueblo. “En próximas ediciones y con más margen de tiempo pueden venir a El Viso cerca de 100 autocaravanas. En estos días vamos a ser unos turistas más, con todo lo que significa para generar riqueza en el municipio, así que ojalá todo salga perfecto para que podamos volver año tras año”, dice un miembro de Andasac.

J.C. JIMÉNEZ / REDACCIÓN

  • 10.9.19
El Ayuntamiento, a través de la Delegación de Servicios Generales y Urbanos, ha puesto en marcha un nuevo servicio de atención ciudadana multicanal denominado 'El Ayuntamiento atiende', con el objetivo de facilitar al ciudadano el acceso al Ayuntamiento.



Así, la Delegada de Servicios Generales y Urbanos, María José Sánchez, ha señalado que “pretendemos desde el Ayuntamiento facilitarle al ciudadano el acceso a los servicios municipales en áreas como vías y obras, servicios generales, servicios urbanos de limpieza viaria y de parques y jardines, medio ambiente, punto limpio y recogida de enseres”.

Sánchez ha añadido que “las vías o formas de contacto son varias, algunas que ya están en marcha y otra novedosa. Así en cuanto a las ya existentes, me gustaría recordar que hay tres, para las solicitudes que necesitan ser registradas se pueden presentar o bien de forma presencial en la oficina de atención al ciudadano del Ayuntamiento o bien a través de la sede electrónica de la página web del Ayuntamiento, cuya dirección es www.elvisodelalcor.org”.

En cuanto a las otras dos vías ha recordado la Delegada que “para las incidencias en el alumbrado público hay un número de teléfono gratuito, 900 80 20 94, y para solicitar cualquier información pueden hacerlo en el teléfono de atención ciudadana, 95 574 04 27”.

La Delegada se ha centrado en explicar el nuevo servicio de atención ciudadana al explicar que “consiste en enviar un mensaje de WhatsApp al teléfono 607 560 660 con el aviso, la queja, la incidencia o reclamación de todas estas áreas. Así, por ejemplo, nos pueden hacer llegar asuntos como el aviso de algún contenedor roto o sucio, algún acerado en mal estado, calles sucias, alcornoques con hierba, recogida de enseres a un domicilio, etcétera”.

Ha añadido Sánchez que “no es necesario identificarse, hay que subir una foto de lo que se está denunciando, una pequeña explicación de la incidencia y la dirección en la que se encuentra. Sin embargo, si se necesitará un nombre y número de teléfono si se solicita la recogida de enseres a domicilio y la descripción de lo que hay que llevarse ya que los operarios se pondrán en contacto para indicarle la hora de recogida”.

Por último la Delegada ha comentado que “con este servicio queremos poner las vías de contactos suficientes para que el ciudadano tenga acceso al Ayuntamiento lo más directa y cómodamente posible para él y así nosotros podamos responder en el menor tiempo posible”.

J.C. JIMÉNEZ / REDACCIÓN

  • 10.9.19
El Ayuntamiento, a través de la Delegación de Juventud, habilitará una zona para que las personas celíacas puedan disfrutar del chocolate popular que pondrá en marcha el Consistorio durante la noche del miércoles 11 de septiembre al jueves 12 de septiembre en la Plaza Sacristán Guerrero. El Delegado Manuel Salvat detalla que tras ofrecer a la Plataforma de Celíacos de los Alcores esta iniciativa, se pondrá en marcha dos barras donde habrá dulces para celíacos y chocolate sin lactosa.



Salvat explica que en la Noche del Chocolate habrá mesas y sillas para que se pueda disfrutar de los dulces y chocolate, cuatro aseos portátiles masculinos y femeninos y para personas con movilidad reducida, y también papeleras por toda la zona para mantenerla limpia, aunque desde el Ayuntamiento se hará un plan especial de limpieza en la Plaza. Las actuaciones musicales comenzarán a partir de las 00.15 del 12 de septiembre hasta las 5.00 de la madrugada.

“Esta acción se ha venido desarrollando a iniciativa del Ayuntamiento y hemos querido seguir realizándola , agradecemos a la Plataforma de Celíacos de los Alcores su ayuda y participación para saber que alimentos tenemos que poner a disposición de este colectivo”, declara el delegado, que invita a los visueños a un chocolate popular que permitirá a la ciudadanía pasar una noche en hermandad y confraternización.

J.C. JIMÉNEZ / REDACCIÓN
  • 10.9.19
El Ayuntamiento, a través de las delegaciones de Educación y Vías y Obras, ha presentado las mejoras realizadas en los distintos colegios del municipio. El Delegado de Educación, Carlos Rodríguez ha detallado que “las reformas y el mantenimiento se han realizado durante el verano, aprovechando que los alumnos están de vacaciones. Desde el Ayuntamiento queremos desear a los alumnos y maestros un buen curso escolar y que esté marcado por el aprendizaje y la diversión en los centros escolares”.



La Delegada de Vías y Obras, María José Sánchez, ha explicado que “del mantenimiento de los colegios se encarga el Ayuntamiento, a esto, hay que sumarle reformas de mejoras como las realizadas en el Colegio Gil López, donde se ha actuado en aulas de infantil y se construirá una pasarela en el recreo, en el Colegio Alunada, se va a dibujar un parchís en el suelo del patio y a través de una subvención, se está mejorando la climatización, al igual que en el Juan Carlos I donde también se iniciará las obras de un cuarto de baño. En el Colegio Albaicín se ha actuado en la sala de dirección”.

La Delegada ha añadido que “siempre estaremos a disposición de los centros y la Ampas para mejorar los Colegios. Estas actuaciones se producen después de que a final de curso nos pasaran una lista de peticiones, y tras ello hemos actuamos en las cuestiones más importantes que están en nuestra mano”.

J.C. JIMÉNEZ / REDACCIÓN 


  • 10.9.19
El Ayuntamiento, a través de las Delegaciones de Servicios Sociales y Educación, ha clausurado la Escuela de Conciliación haciendo un balance muy positivo del trabajo llevado a cabo por las maestras de la Escuela. Desde el Consistorio creen que debido a la buena acogida que está teniendo la escuela, se va a mejorar la oferta educativa e incluso se pretende aumentar una semana más la duración de la Escuela de Conciliación.



El Delegado de Educación, Carlos Rodríguez, ha explicado que esta escuela tiene como objetivo conciliar la vida familiar y laboral de los padres antes del inicio del curso escolar. Rodríguez ha detallado que en total, han sido 15 los niños que participan de esta Escuela donde han realizado tareas de manualidades y clases en inglés.

Por su parte, la Delegada de Servicios Sociales, ha declarado que es una apuesta común de varias delegaciones del Ayuntamiento, entre ellas la Delegación de Igualdad. “Queremos ponernos siempre en el lugar de las madres y padres de El Viso para intentar ayudarles lo máximo posible. Vamos a implementar el año que viene una semana más y más mejoras que detallaremos próximamente”, ha dicho Miranda.

La valoración del equipo de gobierno es muy positiva. “Maestras y niños han disfrutado mucho de una escuela donde ha habido un ratio de dos niños por educadora”, han explicado desde el Ayuntamiento.

J.C. JIMÉNEZ / REDACCIÓN


lunes, 9 de septiembre de 2019

  • 9.9.19
El escritor francés Eric Vuillard (Lyon, 1968) cuenta en 14 de Julio la toma de la Bastilla, pero en el relato no aparecen aquellos personajes que nunca estuvieron allí. Sus auténticos protagonistas son el pueblo, gentes anónimas impulsadas por el hambre y la miseria, individuos sin derechos que convulsionaron un régimen arcaico para dar un nuevo sentido a la Historia. Narra también cómo se vivía entonces en la corte de Versalles y descifra el trasfondo económico y social que provocó el levantamiento.



El libro sorprende al lector, está bien escrito, es breve y de estructura perfecta. Un libro que para nada es novela histórica, sino relato donde Historia y Literatura se funden. Vuillard escribe desde el presente. Dice que la Historia se puede escribir de dos maneras. Como algo que ocurrió y se concluyó. Pero también como hechos que no están cerrados. Y para él el 14 de Julio no lo está. Se prolonga, por ejemplo, con los chalecos amarillos. Para él, el París del siglo XIX y principios del XX representa el tumulto, la gran capital del mundo.

No tiene nada contra la ficción, pero considera que en una época en que la libertad retrocede y la desigualdad avanza abriendo una brecha inquebrantable, no es ese el camino más certero. Excepto para fotografiarse, anda por la vida enfundado en un fular, viste de oscuro, habla con entusiasmo de su obra y es generoso en su discurso oral, pero muy escueto en sus libros, que los lima hasta la perfección.

En España, solo se han traducidos dos novelas más: El orden del día, con la que obtuvo el Premio Goncourt 2017, y Tristeza de la tierra. La otra historia de Buffalo Bill. Dos libros de imprescindible lectura. Ha publicado, además, Congo (2012), Conquistadors (2009) o La bataille d’Occident (2013).

—En su libro no hay grandes personajes. Sus protagonistas son la gente anónima, el pueblo, impulsada por el hambre y la miseria.

—Creo que la historia de la literatura, cuando gira hacia la realidad, aparece que la realidad somos muchos y no solamente un pequeño grupo de individuos que quisieron ocultar unos eventos. Y uno de los objetivos es intentar cómo contar una historia colectiva. Es lo que yo pretendía.

—Dice usted que relatar la Historia es una manera de mirar el presente. ¿Cómo ve el presente?

—Yo diría casi lo contrario. Yo creo que es el presente el que nos permite comprender el pasado. Cosas que han ocurrido desde 2008, una asociación de movimientos populares en Grecia, en Francia, en el mundo árabe o en Estados Unidos, permiten desleer el pasado de otra forma. Por ejemplo, la deuda, que es un tema muy importante en España, es la base. Y del porqué la crisis española y del levantamiento de parte del pueblo, este problema de la deuda lo encontramos el 14 de Julio.

Hay deuda. Y esta deuda de España o de otros estados nos permite ver el pasado de otra manera, y vemos esa deuda del 14 de Julio, y antes de la Revolución, y eso nos hace ver más allá. Lo que vemos es que en el nacimiento de la democracia está el tema de la deuda nacional. El nacimiento de la democracia es el borrado de la deuda nacional.

—Ahora los más ricos ya no necesitan al pueblo. Viven en barrios apartados. Dice usted que este hecho afectará al trabajo del escritor porque ya no frecuentaremos a esas clases pudientes. Tendrá que nacer otro Marcel Proust.

—Bueno, siempre hay renegados. Hay una bella expresión que dice que hay porquería en todas las clases. Lo que, en cierta manera, el regalo de Proust, que proviene de un medio que es judío en un ambiente de aristócratas desfasado, y luego está esa burguesía enriquecida y digamos está doblemente extranjero de este ambiente. Es quizás una forma y una parte de esa mirada que puede tener. Por lo tanto, como Proust, deberíamos buscarnos un renegado o encontrar otra relación, como intentar aprender cosas sobre esos grupos que están tan cerrados.

De alguna forma, podemos decir que la Historia hoy en día es un recurso. Ya no puedo frecuentar a los grandes comerciantes, los grandes industriales, los banqueros, los hombres políticos de hoy en día, ya que vivo en un medio y en un ambiente normal y muy alejado de mí, pues si miro en la Historia, puedo ver que el pasado me da un cierto acceso, una presencia, y vemos el cinismo de ese mundo.

—Dice usted que los movimientos de los indignados y la 'Nuit Debout' contienen sentimientos parecidos a los de la Revolución Francesa. En el sentido de que resurge el sentimiento colectivo y se vuelven a tomar las plazas.

—Sí. En el fondo, los historiadores insisten en la diferencia. Cada historiador es especialista de la Comuna de París o de la Guerra Civil española, y demás. Insisten sobre la diferencia, ya que la conocen. También podemos considerar que existe una secuencia histórica de largo recorrido y que, en el fondo, acerca de esta cosa, no es fácil cuando la desigualdad de las sociedades a veces son diferentes, pero como estructura la desigualdad es perenne.

Y el descontento tiene relación con escribir la Historia y la Historia se puede escribir de dos formas. Como algo que ocurrió y se terminó. La historia de la Guerra Civil como algo que pasó. Se puede escribir la historia del 14 de Julio como algo que ha ocurrido. Pero se puede contar también una historia como que no estuviera terminada. Y la historia del 14 de Julio no es una historia terminada. El tema de la emancipación de los hombres sigue.

—Su intención con este libro era deconstruir la toma de la Bastilla petrificada como fiesta nacional y mostrarla como una insurrección popular. ¿Se estaba deteriorando su perfil, su significado?

—Es que, de la manera como se citó en el pasado, se hizo con objetivos particulares. El contexto político era diferente. No hay historia neutra. Las historias del historiador Jules Michelet eran historia republicana, como antiguamente se decía, porque él quiere que la república se establezca, y daba mucha importancia a las embajadas burguesas, que siguen después del 14 de Julio, porque jugaron incluso un papel contrarrevolucionario el 14 de Julio.



A mí me parece que hoy en día, en el presente que nos ocupa, esa presencia del pueblo que se busca nos obliga a ver la cosa de manera diferente y nos permite ver el aspecto heterogéneo del gentío y vemos las cosas de otra manera y, sobre todo, la importancia que Michelet le había dado a la burguesía para no ver la realidad: que el 14 de Julio era únicamente ese hecho no solamente popular.

—La Revolución Francesa fue ante todo parisina. París es la ciudad que siempre todos quisieron conquistar o quemar. Incluso Hitler.

—Es que París ha sido al final del siglo XVIII una de las ciudades más importantes del mundo. La ciudad es, en ese momento, un fenómeno capital. Las ciudades poco a poco van a acoger a los campesinos, gente de la zona rural. Y las ciudades se convierten en un lugar de gran heterogeneidad de orígenes. Se oyen idiomas y lenguas diferentes. Son los idiomas del mundo entero y construyen una subjetividad diferente. Las ciudades enormes que aparecen en esa época construyen otra forma de amar, de frecuentar amigos, de trabajar, de andar por la calle, y construyen un anonimato que es otra forma nueva de libertad. Y de alguna forma, París inventa la Revolución Francesa. Hace posible la Revolución Francesa.

Esa subjetividad exige unas nuevas relaciones y es por ello, pienso, que París es un personaje que sigue en el siglo XIX y XX. Ha sido centro de muchos desafíos y por ello París es un personaje de novela que atraviesa todas las grandes obras noveladas del siglo XIX y principios del XX. París es el gran personaje colectivo, democrático, del siglo XIX y principios del XX. Eso es lo que representa París. Representa el tumulto.

—La mayoría de los pobres han sido expulsados del centro de París, pero el extrarradio de la ciudad puede arder cualquier día. ¿Lo ve así?

—Sí. Sin duda. Son pobres casi enteramente. Todavía el norte-este aún es muy popular, pero es verdad que han sido exiliados fuera del centro de la ciudad y, sobre todo, el norte-este se ve a menudo como el extrarradio francés. Digamos que algo sale ardiendo y donde la policía actúa o mata a un joven es precisamente en la periferia.

Y lo que podemos desear quizás es que algún día, tras no sé qué operación policial de importancia, el pueblo pueda de nuevo ocupar París y el centro. Hoy en día es un poco lo que puede ocurrir. Cuando vemos los chalecos amarillos desfilando por París, de pronto un sábado o un domingo, se ve cómo la ciudad está a su favor cuando ellos desfilan.

—Los personajes aparecen con sus nombres. No quiso escribir esta historia desde el cielo, sino fundido con la multitud. No era posible otro punto de vista.

—Yo creo que no. Mi libro no es una contrahistoria. No se puede decir de 14 de Julio que no es una historia popular, porque el pueblo es la componente esencial en su historia. Porque el 14 de Julio no hay otra historia popular.

—La multitud, cuando asalta la Bastilla, es consciente de que lo que quiere es tomar el poder. Se apodera de fusiles y de pólvora. Pero también las élites entendieron, aunque tarde, qué pasaba.

—Sí entendieron lo que pasaba. Conspiraron todo el día para evitar la caída de la Bastilla. Pero la masa era tan determinante. Y es lo que intento poner en escena en el libro, por una razón muy simple. El libro empieza contando una revuelta menos conocida que se llama revuelta de Réveillon, que tuvo lugar a finales de abril y que tuvo 300 muertos. Eso no fue una represión real. El Ejército del Rey mató a 300 personas y fueron tiradas en las catacumbas de París. Claro, que todo el pueblo sabe lo que ocurrió y lo tiene en su memoria. Y amenaza antes del 14 de Julio.

Parece que el ejército está presionando y yo creo que la conciencia del pueblo de París recuerda esa matanza, y el pueblo se organiza. Ya no puede permitirse perder. Y luego también, en la guardia francesa, una de las componentes del ejército del rey, va a cambiar. Antes dispararon contra el pueblo y se le ha reprochado mucho. Porque esa gente vive en torno a la Bastilla. Y esos militares van a irse de allí. Y eso abre la posibilidad del 14 de Julio precisamente.

—Dice usted que la historia de la emancipación de la humanidad no ha concluido. ¿Los chalecos amarillos es una prolongación de esta historia interminable?

—Sin duda. Como cada vez que se producen eventos de esa naturaleza. Forman parte de esa historia de la emancipación. Y cuando yo digo que esa historia no está terminada es que me ha parecido, escribiendo mi libro, que yo entiendo la cosa así. Por eso escribo y me dedico a ello. Es que escribiendo el libro he tenido cada vez más el sentimiento de escribir como si la historia estuviera terminada. Y me ha parecido que ese momento se puede escribir de otra manera, que otros libros se escribían también como si la Historia hubiera estado terminada.

En realidad, es un punto de vista político en el que en el instante sí se considera que la historia de la emancipación no está terminada. Al igual que el de las desigualdades no se ha terminado. Se escribe de otra manera. Y la escritura compromete el estilo, la forma del libro, porque compromete al lector personalmente si la historia no está terminada. Significa que el lector está escribiendo y forma parte de esa historia.

—Dice usted que “vivimos una época en que el pueblo se busca as sí mismo”. Pero parece que anda un poco perdido. Porque la ultraderecha triunfa en toda Europa, en América.

—Yo creo que significa sobre todo que el procedimiento democrático tiene fallos, porque finalmente el pueblo responde a las preguntas que se le plantean.

—Su libro es historia y literatura. Una relación muy antigua. Al igual que ocurre con el periodismo. Imagino que no le gustará que digan que se trata de novela histórica. Porque es otra cosa.

—Sí. Es diferente. Tengo un reflejo esnob contra la novela histórica, pero de alguna forma me parece que, después del siglo XIX, hemos podido distinguir novelas muy interesantes pero que cuentan una aventura siempre con un fondo de amor y una decoración, mientras que Noventa y Tres de Víctor Hugo es una novela que va a jugar un papel político en su momento. Es una novela que va a revaluar el terror. Es una novela donde Víctor Hugo va a modificar profundamente la relación que podemos tener con la Revolución Francesa, de forma general, y con la realidad. Va a hacer de Robespierre, Marat, Danton, personajes que no solo son antipáticos, les va a dar una dimensión política. Y vemos ahí que aparece otra posibilidad de novela. Trata de la Historia.



Y lo que yo hago aquí es totalmente diferente, pero no creo que se pueda calificar de relato histórico. Yo personalmente prefiero, más que considerar que puede ser un género aparte, aunque el título del relato que le doy está más bien ahí para decir que es un género aparte, pero en el fondo quiero decir que es una relación con la realidad más importante. Esta me parece que la tiene la literatura con el paso del tiempo.

—Trabaja con libros breves. Como Modiano, Echenoz y otros muchos. ¿La 'nouvelle'  es el género perfecto donde encontrar una estructura y una cadencia idóneas?

—Para mí, está ligado más bien al hecho sin que yo pensara todo de forma espontánea. Un libro es un equilibrio. Luego, pensando sobre el 14 de Julio, contar una revuelta, cómo hacerlo con 400 páginas. La revuelta exige también una cadencia. Y la brevedad me parece ahí una forma necesaria y también porque me parecía raro hablar del pueblo en una novela y que la gente que está trabajando no la pueda leer porque es enorme ese libro.

—Escribe en presente de indicativo. ¿Para tratar el pasado como presente? ¿Para acercarlo al lector?

—Por las dos cosas en realidad. En cierto modo, incluso utilizo el pasado compuesto. Pero escribo desde el presente. Yo creo que, de todas maneras los historiadores pueden a veces reprochar a los escritores ser anacrónicos. Pero yo creo que toda nuestra prosa es anacrónica. Cuando se escribe del pasado, estamos en una prosa que es fija en el presente, es una síntesis del presente. Debemos hacerlo así pero, en el fondo, contrariamente a rechazar ese anacronismo, hay que hacer algo de ello, producir algo.

El presente produce unos conocimientos sobre el pasado y, además, el tiempo es real, es también un medio de estar en relación con lo que yo estaba diciendo antes, con el hecho de que cuando escribimos una historia en el presente consideramos que no está terminada y yo sé que me comprometo con la Historia. El lector, también. Y forma parte de ello. En este caso, el presente es una forma de hacerlo sacar y de ser algo más vivo.

—Como lector, se siente cada vez más ávido de realidad. Como escritor, rechaza la ficción. Dice que puede ser engañosa.

—No tengo nada contra la ficción en sí. Sé que es un tema de conjuntura. Yo, como lector, leo mucha novela. La tendencia, en el contexto contemporáneo, es que yo prefiero, por ejemplo, un ensayo, un relato que habla del pasado, pero quien me dice una verdad del pasado, que es una relación real, más que una ficción que me hablaría del presente.

—La libertad retrocede en nombre de la seguridad. La crisis económica trajo más desigualdad. ¿Hacia dónde vamos?

—No lo sé. No puedo leer el futuro, pero estoy de acuerdo con lo que dice en su diagnóstico. Me parece que, adentro de las dos coordenadas que acaba de dar, es ahí donde la relación con la realidad es necesaria, ¿ve? En una época donde la libertad retrocede y donde la desigualdad es cada vez más importante, no deberíamos irnos por la ficción. Eso sería terrible.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
FOTOGRAFÍAS: ELISA ARROYO
  • 9.9.19
El Servicio de Emergencias 112 Andalucía, adscrito a la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta, ofrece una serie de pautas, recomendaciones y consejos a los padres y escolares para disfrutar a lo largo de los próximos días de una 'vuelta al cole' segura y sin incidentes.



Entre sus consejos, el 112 insisten en que los adultos de la casa deben supervisar en todo momento que los menores acuden al colegio en condiciones de seguridad. Es importante recordar que los más pequeños adoptan conductas imitativas, por tanto, es importante que padres, tutores, abuelos y acompañantes al cargo observen en todo momento las normas de seguridad vial y normas de autoprotección.

Asimismo, el Servicio de Emergencias recuerda que acudir a pie a los centros escolares, siempre que sea posible, es saludable y evita además la concentración de vehículos junto a los colegios que elevan el riesgo de atropellos y colisiones.

Así, si se opta por ir andando, los menores deben ir acompañados por un adulto y caminar siempre por la acera. El menor debe ir por el lado interno, lo más alejado posible de los bordillos para evitar caídas a la carretera. Es muy importante prestar especial atención a la salida y entradas de garaje, sobre todo si son subterráneos y la visibilidad para el conductor es más reducida.

También se debe evitar caminar entre los coche estacionados, ya que el menor, por su estatura, puede no ser visible o quedar en los conocidos como 'ángulos muertos' elevando el riesgo de atropello en caso de que el coche iniciara la marcha de forma inesperada.

Los acompañantes deben enseñar a los más pequeños a cruzar la calle siempre por los pasos de peatones señalizados. El momento de cruzar cuando hay semáforos será siempre cuando esté en verde para los peatones y si la luz está en ámbar (amarillo) es aconsejable esperar en la acera. Pese a todo, antes de atravesar la vía se debe mirar a ambos lados de la calzada, para asegurarse que no viene ningún vehículo, y evitar correr, saltar o jugar cerca de la carretera.

Al colegio sobre ruedas y seguros

Si la forma de ir al colegio es en vehículo particular el adulto debe de proporcionar al menor una forma segura y regulada de viajar. En coche, el niño debe de ir siempre en una silla de auto homologada, adecuada a su edad, peso y con los cierres, anclajes y cinturones de seguridad debidamente colocados.

Para los más pequeños se aconseja usar los llamados asientos del Grupo 0 o 0+ que se colocan en el sentido contrario a la marcha y ofrecen una mayor protección al menor. Es preciso recordar que estas sillas solo se pueden usar para niños que pesen menos de 13 kilos y para aquellos que su cabeza no sobresalga del respaldo.

Debe tenerse en cuenta que la seguridad comienza en el garaje o en el lugar del estacionamiento, por tanto, los niños deben montarse en el vehículo antes de que se inicien la maniobras de salida para evitar atropellos por descuidos. Además, el escolar no debe de llevar la mochila puesta dentro del vehículo, ya que en caso de colisión puede aumentar la gravedad de las lesiones. De esta forma, irán sentados en su silla y con la espalda apoyada en su respaldo.

Asimismo, el 112 recuerda que nunca se debe dejar coches en doble fila a las puertas de los centros escolares, pues pueden provocar colapsos circulatorios en la zona y elevan el riesgo de accidentes en las entradas y salidas de los menores.

Los adultos autorizados pueden llevar a los niños al colegio en motocicleta siempre que los menores tengan más de siete años. El uso del casco –homologado y del tamaño adecuado al niño- es obligatorio siempre. Si en lugar de ir en moto, los padres o tutores eligen la bicicleta para ir al centro educativo, también deberán llevar la cabeza protegida por un casco adecuado y se circulará siempre por la calzada o por el carril bici habilitado a tal efecto.

Bus escolar

Si la opción elegida para llegar al colegio es el autobús, padres y tutores deben asegurarse de que el vehículo cumple la reglamentación necesaria y tendrán que enseñar a los más pequeños a cumplir las normas de seguridad de este medio de transporte: no levantarse, abrocharse el cinturón, no molestar o entretener al conductor, etc...

Cabe recordar que estos vehículos colectivos han de llevar el indicativo de transporte escolar tanto en la parte anterior como en la posterior. Hay autobuses escolares que cuentan con acompañante, si es el caso, este profesional llevará un chaleco reflectante, comprobará que los menores viajan con el cinturón correctamente abrochado, asignará los asientos y será el primero en bajar en las paradas para asegurarse de que las subidas y bajadas del vehículo se hacen de forma segura.

El resto de conductores tienen que respetar las paradas de los autobuses escolares y, si circulan por una zona escolar, lo harán siempre a una velocidad reducida para poder reaccionar a tiempo ante cualquier situación de peligro y prestarán especial cuidado a las maniobras que supongan ir marcha atrás para evitar atropellos.

¡REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 9.9.19
La tradicional pisa de la uva, en la que se extrae el mosto a la antigua usanza para ser ofrecido a Nuestra Señora de Las Viñas, volvió a reunir anoche a centenares de montillanos en la remozada Plaza de La Merced, donde la Hermandad del Señor en la Santa Cena, María Santísima de La Estrella y Nuestra Señora de Las Viñas había instalado la popular artesa junto a la conocida "iglesia chica".



Tras la Misa Flamenca que se celebró, un año más, en las Bodegas Pérez-Barquero, la Agrupación Musical “La Unión” de Montilla inició un pasacalles desde el Parque Párroco Antonio Gómez para, posteriormente, encabezar el cortejo procesional que llevó la pequeña imagen de la Virgen de las Viñas hasta la Plaza de La Merced.

Escoltada por un gran número de jinetes, amazonas, coches de caballos y niños ataviados con trajes de flamenco que portaban canastillas de uva, la efigie de la patrona del noble gremio de la vid y el vino se ubicó en el escenario donde recibió la simbólica ofrenda del primer mosto del año, justo después de que la vendimiadora mayor, Inmaculada Luque Vílchez, ordenase el inicio de la vendimia.

Un completo programa de actos

La sexagéxima cuarta edición de la Fiesta de la Vendimia de Montilla dará por finalizados esta noche sus actos centrales tras cuatro días de intensa actividad y citas para poner en valor la cultura y tradición vitivinícola de la comarca Montilla-Moriles.





Como novedad, el tradicional Concurso de Destreza que el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) de Vinos de Montilla-Moriles venía celebrando durante esta jornada, se trasladará al próximo 29 de septiembre, coincidiendo con la Fiesta del Vino y de la Tapa, con el objetivo de dotarlo de mayor realce.

De esta forma, el grueso de la actividad de esta jornada festiva en Montilla se centrará en los juegos infantiles tradicionales que se desarrollarán a partir de las 11.00 de la mañana en la Plaza de la Aurora, y posteriormente juegos de mesa compartidos, donde podrán participar tanto niños como adultos.

Por su parte, a partir de las 18.30 de la tarde, la Asociación Cultural Benéfica Grupo Romero Virgen de las Viñas y Amigos del Caballo celebrarán en la explanada frente al antiguo IES Emilio Canalejo su II Concurso Ecuestre de Doma de Campo; mientras que en la Plaza de la Merced la música regresará a partir de las 22.00 de la noche de la mano de la Orquesta Casablanca.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

domingo, 8 de septiembre de 2019

  • 8.9.19
En este año de 2019 se cumple el Bicentenario del Museo del Prado, de modo que quienes por estas fechas se encuentren en Madrid y sean amantes de la historia pueden recibir una grata sorpresa si se acercan a esta gran pinacoteca (para mí la mejor del Europa junto con el Louvre parisino).



La razón no es solo que haya una exposición antológica de tres grandes pintores: Velázquez, Rembrandt y Vermeer, sino que también se ha habilitado una sala para exponer el cuadro Los comuneros Padilla, Bravo y Maldonado en el patíbulo que Antonio Gisbert pintó en 1860 y que se encuentra instalado en una de las salas del Congreso de los Diputados.

Contemplar este espléndido cuadro, que ocupa uno de los laterales de la sala en la que ahora está expuesto, junto con el Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga, también del mismo autor, y que se muestra en la pared opuesta, es asistir a una verdadera muestra de arte pictórico de dos momentos claves de la historia de España.

Sobre ambas obras quisiera hablar, comenzando por la que cronológicamente es la primera, dado que una se refiere a los hechos acaecidos en 1521 y la segunda a los fusilamientos en la playa de Málaga de 1831, por lo que algo más de tres siglos separan a estos hechos históricos.

Acerca de su autor, el pintor Antonio Gisbert, quisiera apuntar que nació en Alcoy en el año 1834 y falleció en París en 1901. Contando con solo 26 años, presenta el lienzo de Los comuneros a la convocatoria que se lleva a cabo anualmente de la Exposición Nacional de Bellas Artes de España de 1860, recibiendo la primera medalla de esta convocatoria. Tras este reconocimiento, y como he indicado, el cuadro lo adquirió el Congreso, lugar en el que se encuentra de modo habitual.

El enorme éxito de la obra y el prestigio alcanzado por su autor dieron lugar a que posteriormente, con solo 34 años, fuera nombrado director del Museo del Prado, cargo que ocupó entre 1868 y 1873.

Las ideas político-sociales de Gisbert se inscriben dentro del liberalismo, que en el siglo XIX se contraponían a las conservadoras dominantes, por lo que no es de extrañar que en sus cuadros de corte histórico aparezcan personajes defensores a ultranza de la libertad individual, tal como sucede en el cuadro que ahora comentamos o en el que, como veremos en la siguiente entrega, el que realizó acerca del general José María de Torrijos, también de ideas liberales.

En el primero de los lienzos, el pintor alcoyano plasma la sublevación de los comuneros de Castilla contra las directrices de Carlos I, rebelión que comenzó en 1520 y acabó dos años después, hecho de gran significado, puesto que hay historiadores que la consideran como la primera ‘revolución’ o sublevación popular que se produce en Europa en los inicios de la Edad Moderna.

Recordemos que el 23 de abril de 1521 fueron decapitados Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado en la Plaza Mayor de la villa vallisoletana Villalar, pequeña localidad que en la actualidad recibe la denominación de Villalar de los Comuneros, en recuerdo al levantamiento que se produjo en algunas comunidades de la Corona de Castilla en contra de Carlos I, el rey que habiendo nacido en el año 1500, en Gante (Bélgica), llega a las Cortes de Valladolid en 1518, sin saber apenas nada de la lengua castellana y trayendo consigo un amplio número de nobles y de clérigos flamencos como su propia Corte.



Lógicamente, el recelo mostrado por las élites castellanas ante la posible pérdida de poder se extiende posteriormente a otras capas sociales que sienten las fuertes presiones fiscales, especialmente cuando el nuevo monarca pretende trasladarse a Alemania para ser coronado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

A esa pérdida de poder de los sectores señoriales se le empieza a sumar el descontento de las clases populares al saber las cargas de impuestos que se les imponen; más aún, las que residen en la parte central de la Corona de Castilla, ya que son las que han sufrido una crisis económica por las largas sequías de años anteriores.

Para comprender la relevancia de esta rebelión, hemos de tener en cuenta que por entonces la Península Ibérica estaba conformada por los reinos de Portugal y Navarra junto a la corona de Aragón (configurada por el Aragón actual, Cataluña, Valencia y las Islas Baleares) y la corona de la propia Castilla.

Entre las ciudades que se rebelan se encuentran Valladolid, Segovia, Madrid, Palencia, Salamanca, Toledo, Plasencia… todas en la Meseta o parte central del Reino. No lo hacen las del norte y las del sur de la península, si exceptuamos a Murcia y otras divididas en los dos bandos, como lo fueron Jaén, Úbeda y Cádiz, en Andalucía. Entre los años 1520 y 1522 se mantuvo la sublevación, pero la derrota de los comuneros en Villalar fue un golpe definitivo para este levantamiento.

Una vez expuestos sucintamente los hechos históricos, y que explican el significado del cuadro, conviene analizar artísticamente la obra presentada, por lo que daré unos breves apuntes de la composición. No cabe la menor duda de que el protagonismo de la escena se lo lleva la figura de Juan de Padilla, ubicada en el centro del cuadro, de modo que con gesto majestuoso, concentrado y sereno, parece meditar sobre la muerte que le es inminente.

Su serenidad se manifiesta en la frase que previamente le había dirigido a Juan Bravo, el primero en ser decapitado: “Señor Juan Bravo, ayer fue día de pelear como caballeros, hoy lo es de morir como cristianos” (frase que he extraído del libro Una pintura para una nación de Javier Barón, jefe del Departamento de Pintura del siglo XIX, del Museo del Prado).

Y es que el significado de la religión, tanto para los vencedores como para los vencidos, era fundamental en el momento de la muerte. De ahí que en el cuadro aparezcan tres miembros de la orden de los dominicos que han acompañado a cada uno de los que van a ser ajusticiados. El más destacado es el que le habla a Juan de Padilla, ya que aparece mostrando sus brazos hacia lo alto, como indicándole que no es lo mismo el juicio y la sentencia de los humanos que el juicio de Dios al que se verá expuesto una vez fallecido.

Conviene señalar que por entonces las ejecuciones era públicas, especialmente cuando estaban relacionadas con la alta traición al reino, que es la condena que recibieron los tres cabecillas de los comuneros derrotados en Villalar.

Comprobamos, por la estructura de la composición que Juan Bravo ya había sido decapitado, de modo que el verdugo, ubicado en un lateral de la escena, muestra con su mano izquierda la cabeza del ejecutado, al tiempo que con la derecha porta el hacha con el que la ha seccionado. A su lado, se encuentra el ayudante que corta las cuerdas que ataban al condenado, para dar paso a la ejecución de Juan de Padilla.

En el cuadro, Antonio Gisbert intenta no sobrecargar la escena con excesiva morbosidad, evitando, por un lado, la acumulación de sangre, al tiempo que aleja al pueblo apiñado alrededor del cadalso, siendo apenas perceptible para quien contempla el lienzo, puesto que las cabezas de los aldeanos se muestran un tanto difuminadas.

El valor histórico del cuadro se refuerza el cuidado que el pintor tuvo a la hora de documentarse en la vestimenta de todos los personajes, así como del entorno urbano, puesto que refleja fielmente la espadaña de la iglesia de Villalar con las dos campañas que actualmente posee.

Finalmente, quisiera apuntar que durante largo tiempo las figuras de los comuneros de Castilla fueron denostadas por los sectores más conservadores de nuestro país, puesto que ensalzaban la del monarca Carlos I. Sin embargo, a partir del siglo pasado empieza a ser valoradas por distintos historiadores, de modo que dan razón al levantamiento de los comuneros, llegando, de este modo, a que con la entrada en la democracia se instituyera el 23 de abril como el día de la Comunidad de Castilla y León, como reconocimiento a la gesta de quienes defendieron con sus vidas los derechos del pueblo.

AURELIANO SÁINZ
  • 8.9.19
Los trabajadores del 061 y de Salud Responde se integrarán funcional y orgánicamente en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), según avanzó en comisión parlamentaria el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, con el objetivo de mejorar la asistencia al ciudadano y lograr una coordinación más eficaz de las urgencias en la comunidad. Así, la atención telefónica de ambos servicios dejará de ser de "gestión privada" y se incorporará "a la mayor brevedad posible" como un servicio propio del SAS.



La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) dependía hasta el momento de la Consejería de Salud. La integración de su personal en el SAS se hará de forma gradual, dependiendo de la situación y vinculación del trabajador. En paralelo, se estudiará la situación de los expedientes de contratación en vigor de este servicio, con las mayores garantías de seguridad jurídica del personal afectado. Todo este proceso, se llevará a cabo previas negociaciones con los representantes laborales.

Esta decisión da cumplimiento a una Proposición no de Ley aprobada por el Pleno del Parlamento de Andalucía en 2015, pese a que ésta preveía que la gestión del servicio telefónico de emergencias sanitarias 061 fuera prestado directamente por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES). "Nosotros iremos más allá y lo que llevaremos a cabo será la incorporación del servicio al SAS: es decir, lo que hoy se encuentra externalizado, gestión privada, serán gestionado como servicio público", indicó Aguirre.

Asimismo, Aguirre señaló que se está trabajando en un proyecto de modernización del 061, "que constituye una pieza esencial en la atención de las emergencias, para su integración a nivel europeo", según destacó el consejero de Salud y Familias.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

sábado, 7 de septiembre de 2019

  • 7.9.19
¿Quemar un bosque o una selva y a miles de especies no está castigado? ¿No vale nada la vida de los animales grandes y microscópicos? ¿Las plantas no tienen derecho a existir? Decía mi chico el otro día, viendo uno de esos maravillosos documentales que hay de nuestro hermoso planeta: "Ojalá hubieran ganado ellos; ojalá los que hubiésemos desaparecido hubiéramos sido nosotros".



Ellos son la gran diversidad y riqueza de vida que hay sobre este planeta azul y la sinrazón de la gente y la ambición rastrera se los están cargando. Si los humanos no andáramos por aquí, no pasaría nada. No somos nada. Ni en la pirámide alimenticia, ni como aporte a la vida.

Si imagino un mundo sin personas, veo un ecosistema perfectamente regulado, donde los animales se podrían reproducir, y alimentarse unos de otros para llegar al equilibrio. Donde las plantas se comerían las carreteras y los linces podrían correr por Doñana sin que un coche los atropellase o sin que algún malnacido hiciese tiro al blanco con ellos.

Nosotros, no. Nosotros estamos podridos de ambición, de cortoplacismo, de atesorar un dinero que no vale nada después de este mundo, y que en éste solo tiene el valor que le queramos dar. Los billetes no dejan de ser papeles. Un día decidimos confiar en que ese papelito morado, azul, rojo o de cualquier color te permitía comprar cosas. Pero esa capacidad se ha desvirtuado queriendo algunos seres (¿humanos?) poseer cuentas llenas de ceros y papelitos de colores.

Me encantaría gritarles: "Imbécil, te vas a morir y, cuando la enfermedad te busque, todo eso que robas a los demás no te va a servir para nada". Quemar para recalificar terrenos, especular con ellos y obtener comisiones ilegales, creando un círculo de corrupción perfecto... De eso sabemos en España.

Quemar selva para que uno o dos humanos tengan cientos o miles de metros cuadrados para ellos solos. Que desaparezca todo aquello que tiene tanto derecho a la vida como nosotros. Se pierde para siempre singularidad, belleza, aire puro, diversidad, colores, hogares, libertad, bien común y se condena a los que tienen que venir al infierno del calor. A las generaciones futuras se les roba el espacio y el oxígeno sin que haya castigo. Y, lo que es peor, sin posibilidad de volver a tener algo que por derecho natural es suyo: la naturaleza.

Cuando veo lo que está pasando, me encantaría que existiera el infierno y que allí fueran los que encienden la mecha y los que tienen las manos sucias porque les pagan. Que sintieran en su piel lo que sufren los animalitos que han sido incinerados vivos en la Amazonia; que se ahogaran con el humo, como les está pasando a esos bonitos pájaros multicolores que planeaban libres sobre miles de árboles, que crecían verdes y fuertes hacia un cielo limpio, exhalando oxígeno para todos los que vivimos en este planeta podamos respirar.

Si existiera el infierno de fuego y ellos conocieran de su existencia, quizás su ambición y su egoísmo supino desaparecerían. Y por fin respetarían a todos los que creen inferiores, a todos los seres vivos, a sus propios hijos y descendientes. Y quizás se darían cuenta de que todos somos simples viajeros temporales que pronto se convertirán en polvo.

MARÍA JESÚS SÁNCHEZ

DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos