:::: MENU ::::

sábado, 8 de junio de 2019

  • 8.6.19
El pasado 2 de junio la Hermandad del Rocío de El Viso inició su recorrido, por primera vez en solitario como Hermandad Filial de Almonte, concretamente la nº 121, hacia las marismas del cielo, bajo la brisa y protección de la Blanca Paloma, recorriendo el casco histórico de nuestra localidad y, con gran acierto, el Parque de la Muela, pulmón verde del corazón de Los Alcores. En directo, acompañando a la Hermandad en este histórico día, o a través de las cámaras de Canal 12 TV, pudimos contemplar la belleza de este paraje, muchas veces olvidado por los visueños y abandonado por nuestros gobernantes, de todo signo político.



El Parque de la Muela, con una superficie aproximada de unas 30 hectáreas, se ubica al este de la población, siendo sus límites: al norte, el camino de la estación; al sur, la Tablada Alta (yacimiento arqueológico de primer orden) y la Baja (ocupada por el recinto ferial); al oeste, las calles Sol, La Muela, Miloja, Cañalizo y rotonda de la Piedra del Gallo; y, por último, al este, con la Vega, el mar de Los Alcores.

Los orígenes del Parque se remontan a principios de los años ochenta del siglo pasado. Concretamente, en 1983, se llevan a cabo diversas actuaciones que acondicionan el lugar como uso público, aunque con escasa planificación. Destacan las reformas de las dos fuentes que dan vida al parque a través del agua conducida por sus galerías romanas: la de la Fuente del Sol (sepultada y obstruida a consecuencia de las obras de construcción y acondicionamiento del recinto ferial) y de la Fuente de la Muela, con una desgraciada actuación con ladrillos vistos, que hace perder a este histórico manantial su sabor añejo y tradicional de cegadora cal. Dos años más tarde, se construye la atarjea que recorre el parque desde la Fuente de la Muela, al Norte, hasta la zona baja, donde se remata con un estanque circular.

Es también en 1985 cuando se realizan las primeras plantaciones de árboles y se acondicionan los caminos que lo vertebran. En el 86 se realizan tareas de nivelación y, al año siguiente, se produce el cerramiento de los terrenos del parque y se acometen arreglos en la Fuente de la Muela, que había sufrido daños provocados por las lluvias. Paralelamente, continúa la plantación de arboleda y arbustos, transformándose, de forma paulatina, de páramo a vergel, predominando el verde y la sombra, frente al amarillo albero y la soledad del asfixiante ardor.

La sociedad civil tiene un papel crucial en el desarrollo del Parque, constituyéndose en 1994 la Plataforma Pro-Parque de la Muela, con una actuación destacada del Colectivo Eco-Pacifista Solano.
Durante los años siguientes el espacio continúa transformándose, instalándose merenderos, bancos, papeleras, puentes o escalinatas de madera; se selló una escombrera para convertirla en el Mirador de la calle Sol; se siguen arreglando caminos; se producen nuevas plantaciones (de plantas autóctonas y, otras menos afortunadas, con especies alóctonas); se celebra el Día del Árbol; realización de cortafuegos, etc.

A finales del 2002 se introduce por el interior del parque unos colectores y unos aliviaderos de aguas residuales. Solano inicia una agresiva campaña ante este proyecto, bajo el lema “Dentista gratis: en dos meses te dejan sin muela”. El tiempo les ha dado la razón: malos olores, destrozo de los caminos, roedores,…

El 2008 es un año ilusionante con la aprobación de un proyecto de zonificación del Parque de la Muela, redactado por la Comisión Pro-Parque (conformada por representantes de partidos políticos, las asociaciones del Consejo Local de Medio Ambiente y el gobierno municipal), tras dos años de duro trabajo. No obstante, este proyecto no vio la luz, organizando el gobierno local un concurso de ideas, con proyectos interesantes, aunque ambiciosos y poco realistas.

En la última década se han realizado escasas actuaciones en el Parque, sumido en un triste abandono, y convertido en caballo de batalla entre partidos políticos, arrojándose la culpa de no aprovechar diversas subvenciones. Dentro de las últimas intervenciones debemos destacar la limpieza y estudio de la Fuente del Sol, realizada por el Ayuntamiento, entre finales del 2018 y principios del 2019, en colaboración con la Asociación Cultural Fuente del Sol y la Asociación Andaluza de Exploraciones Subterráneas. Del mismo modo, está pendiente de ejecución un proyecto de reconstrucción de la Fuente de la Muela, realizado por los técnicos municipales siguiendo las líneas maestras marcadas por la Asociación Fuente del Sol, en el seno del Consejo Local de Medio Ambiente.

El Parque de la Muela es un espacio de gran riqueza faunística (liebres, topos, ranas, ranas de San Antón, culebras de agua, jilgueros, gorriones, golondrinas, aviones, lechuzas, cernícalos, aguiluchos cenizos, multitud de insectos, etc.) y vegetal (algarrobos, almendros, chopos, encinas, ficus, higueras, jacarandas, mimosas, olmos, palmeras, pinos piñoneros y carrascos, retama, etc.) a dos pasos de la población, y con un gran potencial como zona de esparcimiento, deportiva, pedagógica, cultural, etnológica o patrimonial.

Todos los partidos políticos llevaban en sus programas electorales de las últimas elecciones la rehabilitación del Parque de la Muela de forma sostenida y paulatina. La concienciación política, tanto del gobierno como de la oposición, es importante. La participación ciudadana y del conjunto asociativo, imprescindible. La concienciación de todos de la necesidad de su crecimiento y conservación, necesaria.

El Parque de la Muela necesita un impulso sostenido, con determinadas actuaciones:

- Mayor presencia policial para evitar destrozos del mobiliario, evitar incendios o actuaciones incívicas.

- Programa educativo para concienciar a nuestros jóvenes de la necesidad de un desarrollo sostenible y de la importancia de la conservación del Parque de la Muela.

- Realización de actividades diversas y para todos los públicos, tanto por parte del gobierno municipal como del tejido asociativo (gymkanas, plantaciones, rallys fotográficos, concursos de pintura al aire libre, encuentros poéticos o musicales, rutas guiadas, actividades de senderismo, circuitos de footing,…)

- Instalación de mobiliario urbano (papeleras, bancos, merenderos, quioscos, zonas de juegos para niños,…) y mejorar las zonas de acceso.

- Restauración, estudio y puesta en valor de la Fuente de la Muela y del Sol.

- Medidas para evitar la contaminación de los arroyos y los malos olores, provocados por el cercano matadero.

- Realización de un plan de aprovechamiento hídrico y de conservación de la biodiversidad del Parque (repoblaciones con especies autóctonas, recuperación de ecosistemas, planes contra-incendios,…)

- Regularizar la entrada de animales (galgos, caballos,…) y de vehículos a motor.

- Sacar de las entrañas de este parque urbano los colectores de aguas residuales.

- Potenciar el Consejo Local de Medio Ambiente para retomar un proyecto de parque, por zonas y sostenible, tanto desde el punto de vista temporal, como económico.

- Integración de la Vía Verde, de la Tablada y de la villa de la estación (zonas arqueológicas que deberían convertirse en espacios público a medio plazo, llegando el Ayuntamiento a un acuerdo, consensuado y generoso, con sus propietarios) en un pulmón de gran valor paisajístico, medioambiental, cultural, ornitológico y arqueológico. Si este sueño se hiciera realidad, sería conveniente y necesario, la construcción de un Centro de Interpretación del Parque, de los yacimientos arqueológicos, de la ancestral tradición alfarera y de la cultura del agua, como un ente dinámico y versátil, con espacio para proyecciones audiovisuales, arqueódromo, talleres, exposiciones,…)

En definitiva, queda mucho por hacer, pero con la colaboración y concienciación de TODOS, conseguiremos que el Parque de la Muela que deseamos se haga realidad. ¡Pongamos nuestro granito de arena!


MARCO ANTONIO CAMPILLO DE LOS SANTOS

DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos