:::: MENU ::::

sábado, 1 de junio de 2019

  • 1.6.19
Hablando de miedos que pueden surgir a lo largo de la vida, en una ocasión se le pidió a un filósofo muy respetado que explicara cuál era el mayor obstáculo que un ser humano tenía que superar para vencer sus miedos: “El mayor obstáculo siempre es uno mismo”. Respondió sin titubeo.



Y ante la cara atónita de los oyentes, siguió su explicación:
- Me lo enseñó un perro.

Aún más asombrados de su respuesta, y él siguió diciendo:

Paseando por la orilla de un río vi a un perro que se moría de sed. El animal apenas se atrevía a acercarse al agua, pues cada vez que lo hacía veía a otro perro que le impedía su propósito y tenía tanto miedo a ser atacado que no paraba de ladrar y permanecía a metros de la orilla.

Sin embargo, tal era la sed que se lanzó al agua. Y el otro perro que era su obstáculo, desapareció. Era su imagen, confundía su propio reflejo con el otro animal.

Y así fue como, al enfrentarse a su supuesto enemigo, aquel perro se venció a sí mismo.
B. Villaseca.

Hoy dedicamos nuestro escrito a quienes luchan por situaciones difíciles en las que tiene que ser valientes cada día, a los que se enfrentan a nuevos retos y experiencias y a los que dejarán sus miedos mirando al frente con sabiduría y sensatez.








MARÍA JOSÉ CORTÉS

DEPORTES - EL VISO DIGITAL

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos