:::: MENU ::::
COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

Mostrando entradas con la etiqueta Diciéndote no diré [María José Cortés]. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Diciéndote no diré [María José Cortés]. Mostrar todas las entradas

sábado, 30 de abril de 2022

  • 30.4.22
Ya desde bien temprano se abren las puertas de mi balcón, la luz más cegadora deslumbra a los bienaventurados, tanto a mi como a los más variados acompañantes en este viaje de ida.


- ¡Señoras y señores! hoy lo damos todo, los más rancios y duraderos los regalamos con los de nueva temporada. Todos en fecha de consumo apta para la salubridad extrema. 

A la entrada o a la salida, no deje de parar ante nuestra variada selección. La dureza para los más atrevidos, lo blandito para los finos gustos, la consagrada alfajórica con recuerdo a Santa Misa, los colores llamativos para los infantes necesarios de entretenimiento, los chorritos de agua que mantienen frescos a los que lo merecen ¡Vamos niña, de estos cocos pocos!

Y así vemos transcurrir las horas, los viandantes que miran más que compran, los niños cansados que gritan más que ríen, el aire de solano que nos empolva y la dueña que nos plumea para volver a dejarnos vistosos. 

Y tras toda la semana llega mi día favorito, cuando parece que con el fin del acontecimiento y en ese paseo hasta casa sin retorno, no importa gastar lo que queda, cargar con un añadido y rebañar el estante. Es ahí cuando la Doña consigue acabar con las existencias. 

Al pequeño que se le antojó la rueda de multicolores le hizo acompañar con el camión relleno de caramelos y tres bolsas de peladillas, al abuelo que quería el blandito le sumó el paquete de amarillo envoltorio y un peluche deseoso de familia, a Pepe el que dejó al vino fino sin nombre, le pudo encasquetar todo lo que le quedaba pendiente de venta y a los ennoviados en el recinto todas las piruletas en forma de corazón. El arte de la venta. 

Todos mis contemporáneos iban desapareciendo, me preguntaba si realmente vería el final de mis días en el mismo lugar donde todo empezó. La Feria estaba llegando a su fin, cada vez menos personas salían por la portada, había desaparecido todo el turrón, el alfajor nuevo y el de la feria precedente, los cocos cortados de hacía una semana y los del día, los peluches sin pelusas, y yo seguía esperando mi momento. 

Fue entonces cuando mi turronera me miró como si supiera lo que estaba yo pensando, me cogió entres sus manos, elevó sus brazos apuntando a lo más alto y pregonó con su voz ya rota: RECIÉN HECHO NIÑA, RECIÉN HECHO.

                    SI NO TE LO LLEVAS NO SABES LO QUE TE PIERDES.

Hasta mis almendras se emocionaron consecuencia de aquella acción y mucho más cuando una vocecita de debajo del voladizo del mostrador dijo:  

- YO QUIERO EL RECIÉN HECHO. 

Era una niña de corta edad, sus ojitos clavados en mi ser rectangular y firme, antojo que por supuesto sus padres sufragaron y final deseado para mí. 

- ¡Viva mi turronera! ¡viva! - iba gritando mientras me alejaba del puesto y perdiendo de vista las luces del mismo mientras cerraban sus puertas.
                                      
De almendras y de piñones 
De azuquita y de canela 
Voy llenando los rincones 
De dulces toitas las ferias 

Que endulzo tus labios niña 
De sonrisas mis desvelos 
Del camino cada trecho 
     De turroncito tus dedos.            
                                    
P.D. A todos los feriantes y en especial a mis turroneros. Ahora sí que sí.

MARÍA JOSÉ CORTÉS
FOTOGRAFÍA: EL LEVANTE.IDEAL


sábado, 2 de abril de 2022

  • 2.4.22
No recuerdo la hora exacta, pero un gran vaso de infusión y miel era mi amanecer, tan dulce como el cariño que me despertaba. Señal inequívoca de un día especial. Salto de la cama a la velocidad de la luz y lleno mis pulmones de aromas inigualables: coscorrón frito, incienso y en mis oídos, un canto. A mi corta edad todos esos elementos solo podían señalar que era fiesta, vacaciones y planes en familia. No importaba la interrupción del sueño cuando casi amanecía, porque a esa edad dormir no es una prioridad. 


Pastora era mi vecina del piso de abajo, una señora muy guapa, de ojos azules y un pelo recogido siempre en moño. De ella y de su hogar nacían los privilegios musicales que llegaban a todos los vecinos que compartían portal y escaleras. Pastora cantaba muy bien, al menos, a mí me lo parecía y ese es el recuerdo que tengo. Durante todo el año su faena en casa estaba acompañada de cante y palmas. Me encantaba oírla y me hacía sentir feliz el hecho de disfrutar de aquella preciosa voz a todas horas. 

Faltaban pocos días para cumplir los cinco años, el olor a temprana primavera ya llenaba el ambiente cuando desde casa oí llorar a Pastora, era un sentimiento profundo, un desgarro y unas frases en ese llanto desconsolado. Mi reacción inmediata fue de pena, de susto, pero por otro lado no dejaba de emocionarme. Salí corriendo, con mis zapatillas y mi pijama, bajé las escaleras y llamé a la puerta del primero. Con los ojos muy abiertos y el corazón golpeando mi pecho como un tambor se hizo interminable el tiempo para abrir aquella puerta. Cuando ella abrió yo me lancé a sus piernas que era la altura de mi abrazo y respondió igualmente. 

-¿Qué te pasa Pastora? ¿Por qué estás llorando? 

-No hija no lloro, ¿por qué dices eso?

-Te he oído, si si, te he oído.

-Ayyy mi niña, estaba cantando y preparando mi canto para la Semana Santa. ¿No te gusta?
Me quedé tranquila al verla y mucho más al explicarme que se acercaba la Semana Santa y su cante se tornaba en rezo, su voz en plegaria y su sentimiento en dolor. Ella se encontraba perfectamente y aquel cante era una SAETA. La voz del amor y del dolor, me dijo.

Saeta que disfruté desde aquel día, aprendí a entender su significado, era el sentimiento y la dulzura que ella desprendía, era su llanto hecho cante, era el preludio de lo que pasaba por nuestro balcón macareno en pocos días, era y es el llanto desgarrado de una madre ante la pérdida de su hijo, era y es el llanto de la injusticia, de un crimen, de la barbarie, de la sinrazón, de los desprotegidos, de los perseguidos, de los huidos, de la muerte nunca justificada. 

La madre de Pastora era idolatrada en Sevilla por su saeta, además de Maestra del cante por todos los tiempos. De ahí que ella cantase lo oído desde su niñez con sumo gusto y sabiduría. Privilegio vivido.

 “Lo clavaron con fiereza,
 lo coronaron de espinas
sangre mana su cabeza
sangran sus ojos y cejas,
sangran sus sienes divinas”   

“Pilatos por no dejar
El destino que tenía
Firmó sentencia cruel
Y contra el Divino Mesías
Lavó sus manos después.”

PD. Por el final de la barbarie.




MARÍA JOSÉ CORTÉS 

sábado, 29 de enero de 2022

  • 29.1.22

En aquella choza de en medio de la alameda no había lujos destacables, pero dígase ser cierto que tampoco necesidades. Eran varios los hermanos de las más diversas edades, pero solo tres las alumnas que asistían a las clases del maestro. Ezequiel era su nombre y por cobijo y alimento impartía sus clases, por dormitorio el granero y por aula una mesa pelada de estropajo y ceniza bajo los rayos del sol. La madre de las pequeñas aumentaba su prestación lavando las ropas del mismo.



Escritura, lectura, matemáticas y lecciones de vida, las piezas esenciales de una educación auténtica. Unas niñas felices que aprendían de su padres y maestro los valores y principios que han fraguado una historia.

Era un viernes del mes de junio cuando se acercaban las vacaciones y Ezequiel deseó amenizar con un cuento que se titulaba “PELUSA PELUSITA” y ante los ojos expectantes de sus discípulas dijo así:

-        - Érase una vez una niña rubia, con preciosos ojos azules, de cara rosada y sonrisa eterna. Afortunada por su belleza, por su simpatía, por su inteligencia y facultades, y por haber nacido en el seno de una familia con posibles.

-Un día nuestra protagonista estaba jugando con sus amigas cuando una de ellas sacó un trozo de pan y deseó aquel trozo de pan dorado en lugar del bocadillo con chocolate que tenía en su zurrón.

-Jugando a la picarona, otra amiga empezó a repasar con una tiza decadente con más pintadas que cuerpo y ella la prefirió a su caja de multicolores aún por estrenar.

-Cuando volvían a casa tras dar por finalizada la tarde de juegos, ella deseó que aquella choza junto al río donde vivían sus amigas hubiese sido la suya en lugar del cortijo señorial al que tenía que volver.

Una vez entró en el patio central, dejando atrás el portón, encontró a su abuelo y sin demora preguntó:

-         ¿Abuelo por qué siempre quiero lo que tienen los demás?

-         ¿Por qué no me alegro plenamente por lo bueno que les ocurre?

-         Yo quiero alegrarme, intento transmitirlo, pero en lo más hondo tengo una cosita que me lo impide porque yo lo querría para mí.

-         ¿Qué me pasa abuelo?

El abuelo que sabía bien de su mal siguió atento a sus explicaciones y finalmente replicó:

Abuelo- ¿Tú te entristeces por lo que tienen otros?

Nieta-No abuelo, eso no.

Abuelo- ¿Te sientes mal por acordarte de ellos?

Nieta-No abuelo eso no.

Abuelo- ¿Deseas su mal?

Nieta- No abuelo eso no.

Abuelo- Un alivio mi niña porque entonces estaríamos hablando de una enfermedad de difícil cura, y aunque a veces los daños que ocasiona perjudica a los demás, el más perjudicado es quien la sufre.

Niña- ¡Abuelo menos mal que no la tengo! ¿Y que me pasa entonces a mí?

Abuelo- Lo que tú padeces se llama PELUSA, PELUSITA.

Niña- ¿Siiiiiiiiii? ¿Y qué debo hacer para sanar?

Abuelo- Pues bien fácil, la cura está en tu mano:

-        - Una buena dosis de generosidad, valorar lo que tienes, sea lo que sea, y lo que eres.

-         -Doblar las cucharadas de alegría por todo lo bueno que le ocurra a los demás.

-       -  Ejercitar tu corazón hasta que sea grande, muy grande.

-         -Alimentar sanamente tus intenciones.

-         -Andar mucho hasta conseguir tus propias metas.

Nieta- Gracias Abuelo eres el mejor y desde hoy empezaré a cuidarme y dentro de nada habré sanado de esta PELUSA, PELUSITA.

Ezequiel dio por terminado su cuento y con él su clase magistral y de forma inmediata las niñas salieron corriendo para preguntar a su madre si ellas habían pasado aquella dolencia recién conocida.

Para su tranquilidad ellas no habían tenido dicho mal, estaban inmunizadas de la misma porque la vacunación educacional recibida las había protegido de por vida.

Y colorín colorado este cuento NO SE HA ACABADO.


MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 18 de diciembre de 2021

  • 18.12.21

SOY YO, otro año me han dejado salir de mi caja, pueden pensar que el hecho de estar ensimismada en mi paquete todo el año me mantenga al margen de la realidad. Nada más lejos. Informada milimétricamente de cada hecho y acto porque a pesar de no estar presente siempre estoy ahí. Y finalmente quieran o no quieran vuelvo a resurgir deleitando a los afables de corazón.


En mi posición privilegiada una vez situada, culmino el montaje y consigo mi misión, anuncio que llega el momento, animo a quienes se prestan siendo ardua labor con quienes llevan la negación por vestimenta. Es por ello que dedico principalmente mi resplandor a los que sonríen a pesar de las dificultades, a los que quieren a las personas y lo demuestran con pequeños detalles, a los que buscan conversación con quienes requieren de esas palabras, a los que hacen las cosas de corazón sin mirar el reloj para salir corriendo. A los que piensan que los seres son queridos y no obligaciones que les han puesto en su camino. A los solidarios, a los responsables, a los que aman sin condiciones, a los que abren los ojos y reconocen sus errores, a los que buscan soluciones etc etc etc……… a mi público que me mira ilusionado y emocionado pensando que los momentos mágicos de estas fechas pueden ser reproducidos el resto de los días del año.

SOY YO, otro año me han dejado salir de mi caja, y durante estos meses he tenido la necesidad de gritar, de llorar, de enfadarme, de salir volando fugazmente por muchas de las cosas que han ocurrido en el mundo, pero desde mi rincón una y mil veces, recargaba fuerzas para cuando llegase mi momento, para brillar como siempre o mucho más y desde lo más alto, dando fe y esperanza, cumpliendo mi cometido. Desde abajo y hasta arriba cada elemento cuenta, yo me hago fuerte y luminosa, perdurando a lo largo de los años y por encima de los tiempos.

SOY YO, ESTOY AQUÍ, Y NADA NI NADIE PODRÁ EVITAR QUE SIGA ESTANDO Y BRILLANDO.

SOY LA ESTRELLA, ESA QUE CULMINA TU ARBOL DE NAVIDAD PERO QUE TODO EL AÑO HACE SU LABOR.U

"UNA ESTRELLA DESDE EL CIELO QUISO A MI ARBOL LLEGAR ANUNCIANDO EL NACIMIENTO DE JESUS EN NAVIDAD”   

Pd. Felices fiestas desde mi privilegiado lugar.


MARÍA JOSÉ CORTÉS


sábado, 20 de noviembre de 2021

  • 20.11.21
A sabiendas que cada día hay que vivir con la conciencia y sensibilización hacia mil cosas, no quedando reducido a la efeméride y poco más, cierto es que el recordatorio del día D sirve para que no se permita el olvido y para su celebración cual cumpleaños cierto.


En la labor de llevar el flamenco a nuestros niñ@s y a nuestros jóvenes muchos aficionados, profesionales, bien intencionados, son los que acuden a la llamada de “Vamos a celebrar el día del Flamenco”. Labor maravillosa para aquellos amantes del arte. Y siendo especialmente dulce cuando la tarea tiene un público de 0 a 3 años ¡OLE y OLE!

Para tal finalidad un cuento ha sido el hilo conductor, interpretación gracias al duende flamenco, acompañado con guitarra de maestro y contado por una “bienintencionada” llamada Lunaritos, y así empezaba la clase: 

Lunaritos- ¡Buenos días, hoy quiero presentaros a un DUENDE, es un duende muy especial, muy muy especial, ALEGRE, SENSIBLE, APASIONADO, LE ENCANTA BAILAR, TOCAR LA GUITARRA, TOCAR LAS PALMAS, LE GUSTA MUCHO CANTAR, CANTA TODO EL TIEMPO.


Nuestro duende se llama FLAMENCO, ESTA SEMANA, EL 16 DE NOVIEMBRE CELEBRAMOS SU DÍA. FLAMENCO ES CONOCIDO EN TODO EL MUNDO Y PODRIAMOS HOY FELICITARLO, VAMOS A LLAMARLO ENTRE TODOS

¡FLAMEEEEEEEEENNNNNNNCOOOOOOOOOOO!

(Nuestro maravilloso público llama a voces al Duende, aunque solo aquellos que saben hablar, porque otros muchos solo emiten sonidos, pero por imitación lo llaman a su manera. Cuestión importante en el cante, esa personalidad que cada uno impregna.) 


Lunaritos -¿Dónde estará?- sigue diciendo la cuentacuentos. 

(Siempre ha estado ahí desde los tiempos más remotos, tiene historia y una fuerza incuestionable) 

“Flamenco es un duende que aparece solo cuando hay sentimiento, cuando hay compás, cuando hay pasión, cuando hay arte, cuando se sabe escuchar.

Así que vamos a intentar llamarlo como a él le gusta: Con porte flamenco, vamos a prepararnos para recibirlo. (Para ello indicamos a los peques en sus sillas cómo:

1.- Tocaremos las palmas 1,2,3.
2- Posición de las palmas. 
3- Posición en la silla.
4- Posición del cuerpo.
5- Posición del alma.
5.-Ajaaaaaiiiiiiiiiiiiiii. 
(aunque hablar no saben todos, ese AJAAAAAIIIIIIIIII, se les da perfectamente, hacemos esta entrada y de inmediato llaman a la puerta y decimos:

 ¡FLAMENCOOOOOOOOOOOO! (Aparece el duende porque se han dado los requisitos para ello)

Lunaritos- ¡HOLAAAAAA DUENDE! ¿QUE TAL TE ENCUENTRAS?

 (Solo con gestos responde que muy bien. Con su actitud prepara el silencio que requiere y el saber escuchar que necesita.)

Lunaritos- Hoy ¿es tu día verdad? ¿Y has venido a celebrarlo?



Es un día importante porque estás con nosotros, porque estás en nuestras clases, porque son los niños los que van a disfrutar de tu compañía. Aquí tienes muchos amigos que quieren celebrar tu día así que tú decides cómo. 

(El duende, aun sin hablar, tocas las palmas, 1,2,3.)

Lunaritos- ¡Ah muy bien quieres tocar las palmas! Y quieres enseñarnos a nosotros. ¿Quién te ha enseñado a ti? - 
(Y a estas preguntas el duende animado y expresivo responde así:) 

Duende- “Tengo muchos amigos que me han enseñado a tocarlas, pero cada uno lo hace de forma diferente:

- 1,2,3 me enseñó un buen amigo llamado FANDANGO, es virtuoso, estiloso, sentido y muchas veces valiente, le gusta mucho viajar por HUELVA.

- Así que todos conmigo 123, 123, 123, etc.

- ¿Una letrita por fandango? En este caso desde Santa Bárbara una letrita que decía:(Suena la maravillosa guitarra captando la atención e iluminando la mirada de nuestro exquisito público)

Y EL PELILLO ECHAO PA TRAS
ESTE DUENDECITO LLEVA
Y EL PELILLO ECHAO PA TRAS
CON SU ARTE Y SU NOBLEZA
FLAMENCO SE HACE LLAMAR
AYYYYYY CON SENTIMIENTO Y PUREZA.

(Los pequeños tocan las palmas ante la interpretación del duende llevada a la máxima emoción y a continuación sigue diciendo:

Duende- También tengo un amigo llamado TANGO, es alegre, festero y muy animado y un buen día en Granada y otro en Sevilla, me enseñó otra forma de tocarlas,,,,,,,,,, 1234, 1234, 1234.

 (Aprovechando que todos saben decir MAMÁ, por tangos de graná, primero son animados a decirlo y luego oyen esta letra adaptada al personaje. El público ha trabajado previamente y tiene en mano un abanico de colores que moverán a imitación del personaje).

MAMA MAMÁ NO QUIERO ESO
MAMA MAMÁ NO QUIERO ESO
AY MAMÁ MAMÁ NO QUIERO NAAAAAAAAAA.
AY MAMÁ NO QUIERO NAAAAAAA AAAAAAAA.

QUIERO ABANICO DE LUNARES
Y AL DUENDE QUIERO REGALAR
Y AL DUENDE QUIERO REGALAR.

(Entusiasmo de los participantes y gran movimiento y colorido en el ambiente. Llega la emoción a sus corazoncitos al nombrar a sus madres, ingrediente esencial donde el sentimiento flamenco hace su trabajo)  

Y continua el duende diciendo: 

Duende- Y mi gran amiga ALEGRÍA, que hace honor a su nombre, le gusta mucho estar en Cádiz, y un día paseando por la playa Tirititrán me dijo como le gustaba que le tocase las palmas. 123-456-7,8-9,10- 1-2. 

(En esta ocasión el público divertido y entregado tiene en sus manos, unos, olas y otros, unos barquitos de cartulina que irán sacando a escena cuando la letra lo nombre y el duende los enseñe.) (El maestro anima nuestra alma con ese toque por alegrías.)

- TIRITITANTRAN ...........
PARA PODER, PARA PODER NAVEGAR
QUISIERA SER UN BARQUILLO(BIS) (suben sus manitas con el barquito)
SENTIR LA BRISA DEL VIENTO Y ENTRE
LAS OLAS DEL MAR (BIS) (muestran las olas de cartulina).

MI BARCA BAILAORA TIENE LUNARES 
Y EN ELLA SE SEPARAN LOS TEMPORALES
LOS TEMPORALES PRIMA
LOS TEMPORALES.
MI BARCA BAILAORA AYYYYY
TIENE LUNARES LUNARES.
TIENE LUNARES.

Lunaritos- Y para despedir AL DUENDE FLAMENCO VAMOS A REGALARLE ESAS PALMAS A COMPAS QUE HEMOS APRENDIDO:

123 (repetidas hasta tres veces)
1234 (repetidas hasta tres veces)
123 456 78 910 1,2. (repetidas hasta tres veces)
( En las palmas participan todos, incluidos maestr@s para conseguir mejores resultados).

Y para terminar el duende dice: 

Duende.- “YO SOY FLAMENCO,
SOY CULTURA, ARTE Y COMPÁS
EL DUENDE QUE LLEVAS DENTRO,
PATRIMONIO UNIVERSAL”

(Y para despedir al duende, al maestro Guitarra y a Lunaritos animamos a hacer un adiós flamenco en el que todos a la vez dicen:

 ¡ AJAAAAAAAIIIIIIIIIIIIII!. 
¡Flamencoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!

“Y colorín colorado este cuento no se ha acabado”. 

Pd. He intentado escribiros el cuento con las indicaciones necesarias para ser contado a otros niños y por otros papás o personas interesadas. Con las limitaciones de la edad a la que va dirigido, tanto en contenido como en forma. Todo un placer compartirlo tal como me han solicitado.

¡Viva el FLAMENCO!. 



MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 23 de octubre de 2021

  • 23.10.21
El día 24 de octubre es su cumpleaños. En ella la sabiduría confluye por la esencia de su propio ser, donde las letras encuentran su ubicación perfecta, donde la mayor variedad de escritores, novelistas, prosistas, eruditos pudieron completar su mayor anhelo: Ser leídos. 



Enfilados en infinitas columnas de conocimiento, saber cómo saber sigue siendo objetivo y fin, un silencio invadido por un universo infinito, incuestionable acervo cultural de un pueblo, de una humanidad. 

A lo largo de la historia, vista por innombrables, como una fuente de franca oposición, siendo quemadas y destruidas en incontables ocasiones. Ese pulso existencial entre los que luchan con su pluma por una cultura letrada y aquellos tiranos que han entendido que desabastecer al pueblo de ellas es su mejor aliado.  

Pero estamos de cumpleaños y vamos a soplar las velas, nos falta pastel para tantas, pero contaremos las imprescindibles.  

Una vela por tu existencia perpetua, porque la inmortalidad, en tu caso y por esta vez, solo depende de cada uno de nosotros.

Una vela por tu aportación continua y consciente a lo que hemos sido y seguiremos siendo, no debiendo olvidar que eres madre de riqueza, de amor, de historia, de arte, de cuentos, de ciencias.......... 

Una vela porque esta evolución desenfrenada por una digitalización a veces absurda y de chiste, no supere las visitas a tu ser, a tus entrañas, a los orígenes, a la lectura de tus pensamientos y a tu conocimiento.

¡Felicidades! este año quiero felicitarte con una bonita aportación personal y con la de todos aquellos magníficos lectores de este nuestro rincón:

Cogeremos un libro y brindaremos leyendo, te visitaremos en el día de tu cumple o incluso al día siguiente, vamos a escucharte, a sentirte, a disfrutarte, a enriquecernos de ti, a apoyarte y a entender que tras tu historia hay un presente que debemos seguir cuidando para evitar convertirnos en NADA.

FELIZ DIA DE LAS BIBLIOTECAS. 

P.d. Reto viral coger un libro y leer (Vamos a intentarlo)


MARÍA JOSÉ CORTÉS


sábado, 25 de septiembre de 2021

  • 25.9.21
De cante lleno mi alma 
cuando pienso en tu persona
De recuerdos de mi infancia 
de patio aun sin las losas.

De historias de una alameda
de cante allí en sus chozas
De familias que aún son una
 de candiles y de copa.



De cante lleno mi alma 
cuando pienso en tu persona,
De compás y sentimiento 
hasta mi alma desborda.

Y llegó el mes de septiembre 
y el flamenco se respira
Toque de guitarra y palma
 el silencio son mis rimas.

Un quejío que rompe dentro 
y no quiere florecé
un llanto de soleá dolida
que llena todo tu ser

Seguiriya que arranca
 con desgarro y poderío
Es la rabia impotente 
que grita con tono bravío.

En lo alto, lo más alto 
seguro que tú puedes ver
los cantes de la Tomasa 
y Sordera de Jerez.

Remolino y Terremoto 
la que forma mi María, 
todos de cante bien dicho,
como tú ya bien decías.
  
De Mairena y de su cuna
 tú esencia y fiel seguidor
Castulo remueva el cielo
por ti Antonio Colchón.

Deja que temple mi alma sintiendo que sigues aquí. 

PD. A MI AMIGO ANTONIO COLCHÓN.




MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 24 de julio de 2021

  • 24.7.21
Buenos días, desde Radio Realidad hoy le traemos en exclusiva una entrevista a un personaje muy interesante. A raíz de la noticia de esta semana, donde ha sido objeto de titulares, hemos tenido a bien contar con su presencia: 

A modo de breve preludio podemos decir que sus orígenes familiares datan del pleistoceno por lo que hablamos de un peso histórico considerable, sus semejantes y él mismo se han extendido en la inmensidad de nuestro planeta, cuentan con una vitalidad extraordinaria y ello ha permitido que su género haya perdurado en los tiempos a pesar de las dificultades a las que cada época los ha sometido. 
Locutor - Gracias por su presencia en nuestros medios. Nos gustaría saber sin más preámbulos, si nos permite ¿Cuál ha sido el motivo de su aparición inesperada este pasado miércoles?

Invitado - Buenas sean, en realidad pudo dar la impresión de una aparición como dice inesperada, pero nada más lejos. Yo entiendo que mi casa es el mundo, y precisamente donde se han sorprendido de verme es uno de mis paraderos preferidos. No entiendo la sorpresa.

Locutor- Y ya que lo menciona, ¿por qué es uno de sus habitáculos deseados?

Invitado- Sencillamente porque suelo siempre rondar y moverme con más agilidad en otros ambientes, pero hay días que el cuerpo te pide salir de la oscuridad o de la penumbra en la que puedes estar inmerso. Y en este lugar me encuentro cómodo e incluso me atrevería decir, con clase. 

Locutor- ¿Con clase? ¿Podría aclarar a nuestros oyentes- lectores?

Invitado- Por supuesto, mi familia, mi género como usted ha mencionado en términos generales no hemos sido bien vistos. Seguramente por culpa nuestra. Constantemente a lo largo de la historia perseguidos y aniquilados en las más variadas formas. A veces han contado cuentos bonitos sobre nuestra existencia y dedicación, los más atrevidos nos han incluido en sus vidas y los menos nos han soportado porque no han sido capaces de terminar con nosotros. 

Y con ello quiero decir, que cuando me muevo en ambientes que no son los habituales puedo codearme con otros seres que producen en mí una sensación de satisfacción personal. De inclusión. De aceptación imaginaria y de autoevaluación. Y créame que me permite dormir tranquilo.

Locutor- ¿Cómo vivió en su persona la reacción que ha producido su aparición pública? 

Invitado- Lejos de incomodarme, tuve que reír, porque imagine que usted llega a su casa cuando todos están en la mesa y se asustan o salen corriendo. Pues eso mismo, le daría risa. Así que si los que me rodean se asustan ante un ser milenario, que siempre ha sido claro en sus intenciones, de vida conocida, de ocupación anterior a ellos mismos, pues no me queda otra cosa que reír y reír. Para nada me han molestado las reacciones.

Locutor- Para terminar, tiene este nuestro rincón y ahora también el suyo para añadir lo que desee.

Invitado.- Agradecer que me permita, en nombre de los míos estar presente, comunicar a la humanidad que hay muchas cosas en la vida que pueden asustar y por las que salir corriendo y entre las que puedo incluirme, pero como RATA que soy, yo también me asusto y salgo corriendo cuando pienso que estoy en peligro. 

Por eso, solo pude salir corriendo cuando el aforo se puso nervioso y dislocado. Válgame Alberto Magno, cuando llegué a mi ratonera solo pude REIR y REIR.

 P.D. Si tienes dudas, leer de revés te ayuda. Pero antes de tirar la toalla releer y poner, las neuronas a raya.

 Dedicado a: OTNEMALRAP LE NE ÓTSUSA EUQ ATAR AL


MARÍA JOSÉ CORTÉS


sábado, 26 de junio de 2021

  • 26.6.21
En épocas de notas, de valoraciones, de resumen y fin de curso, los que somos madres, padres y educadores vamos pasando por todas las fases del proceso. Por cada una de las etapas y con todos los ingredientes que conllevan. Y llegado este punto de fin de etapa e inicio de la siguiente tuve a bien proponer a mi rapero y escritor por excelencia me dijese su opinión al respecto, su sentimiento sobre la etapa 3 - 17 y preuniversitaria:” Contento por los resultados, agradecido por aquellos maestros y profes que dejaron huella, feliz porque sus amigos sean felices, cada uno en su camino y fraguando su destino. 

Y paralelamente a estos sentimientos un desacuerdo personal por........................................... para ello escribió el siguiente texto que quiero compartir y dejar sobre la mesa para tod@s mis lectores:

RATIO REQUIEM

Momento en el que llega el culmen de la hipocresía en el ámbito estudiantil utilizando un método cual sofistas, de características poco convincentes como límite inferior.

¿Qué es una nota sobre un papel, sino un tatuaje cuya tinta es una mezcla heterogénea entre el talento y el esfuerzo cuya traducción se ha visto envuelta en un injusto proceso de devolución y disolución posterior a la realización de la misma?

El problema de dicha heterogeneidad es que no todos tenemos el mismo porcentaje de sustancia de cada uno de sus componentes y mucho menos tenemos la capacidad de saber con exactitud la cantidad de cada sustancia.

Normalmente, pintar un cuadro en verso sobre el lienzo al que llamamos folio no suele ser complejo para mí, solo lo es cuando el pincel con el que pinto está manchado con la negatividad que conllevan ciertos pretextos (inauditos en algunas partes de nuestro globo) y cargado de información útil, pero mal procesada por cientos.

Como aquel pintor que es capaz de calcar con exactitud un cuadro de Tintoretto, pero no es capaz de utilizar su espectro imaginativo para crear el todo a partir de la nada. Como aquel cocinero que sabe la composición química de los alimentos, pero desconoce su sabor.

Valorar al hierro solo por su capacidad como conductor es equivalente a valorar a un futbolista solo por sus características técnicas. Podría poner mil ejemplos que reflejen esta situación que, en parte, resulta ciertamente irónica, cual tragicomedia en la cual ríes porque el hecho de llorar solo atrasará tu proceso evolutivo en este campo que parece más marcado por el destino y menos por la valía de cada sujeto.

El colectivo suele influir en la decisión individual: no tan solo en las decisiones de los pupilos, sino también en la de los docentes. Este efecto, parecido al efecto Föehn, hace que la lluvia tan solo descargue en una parte de la montaña, dejando a la otra ladera seca como cactus del Sahara en agosto. Dicha sequía sigue el mismo patrón que una guerra, puesto que beneficia a algunos mientras que perjudica gravemente a otros.

La gravedad del asunto es directamente proporcional a la estructura social de este país, en la cual vale más el qué que el cómo, proliferando la bifurcación indefinida en sujetos cuyas ideas están igual de claras que un cristal opaco. 
La vida es simple y nosotros la complicamos porque así somos, insaciables y, como consecuencia intrínseca, equívocos.

 Joserra Pavón Cortés.

Pd. Hoy dejo mi espacio privilegiado para hacer eco de la voz de nuestra juventud, de nuestros estudiantes en las palabras de uno de ellos. Tienen mucho que decir, son capaces de todo y es nuestra obligación seguir apostando y confiando en sus posibilidades y sobretodo en su FELICIDAD. 

Mis más sinceras felicitaciones a tod@s y en especial a mis niñ@s de 2003. 

A tod@s y cada uno de ell@s por ser como son. 

MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 29 de mayo de 2021

  • 29.5.21
Una vez me dijo un peregrino: “hay tantos caminos como personas” y que verdad más indiscutible que cada cual hace el suyo a su manera. Ahí se encuentra la dificultad de expresar lo que se siente cuando entre senderos oyes el tintineo de los campaniles, o el tamboril despierta al alba y anuncia que ya viene el día, o llega el final del camino que aun siendo el primero ya nunca será el último.  


Por sevillanas:

“Los girasoles del campo 
que vigilan los caminos (bis) 
y van contando los pasos 
que va dando el peregrino. (bis)

-Que va dando el peregrino
Y su cara se ilumina
Y su cuerpo se revela
Cuando pasa por su lado
La carreta rociera.      

- Y aunque no pueda contar
Y aunque no pueda entender
Y aunque no te creas na
Mis lágrimas de emoción
Cuando me acerco a tu altar.

(Estribillo)

Una vez escuché decir a un peregrino “no te hace falta de na”. Y que razón tenía, porque en el camino que decidamos hacer habrá dificultades que no sean elegidas, pero muchas veces sobrecargaremos el mismo con cosas innecesarias. Pues llenemos nuestro andar con sentimiento, con verdades, con hermandad, con humanidad, con buenas intenciones y con amor. Y aunque las fuerzas te flaqueen, y el cansancio te anime a desistir será ese sentimiento único quien siempre te anime a seguir.

- “Ni hermandades ni caballos
Yo nunca he hecho el camino (bis)
Pero va dentro de mi
Ay mi Virgen del Rocío.

Ay mi virgen del Rocío 
Me dice que nada quiere
Que no hace falta de na
Que conmigo ella estaría 
En mi vida y en mi andar.

- Y aunque no pueda contar
Y aunque no pueda entender
Y aunque no te creas na
Mis lágrimas de emoción
Cuando me acerco a su altar.

 (estribillo)
 “Y culminan así el camino” pero no es un fin es un inicio, y aquellos senderos huérfanos de pisadas y de romeros, guardaron la ilusión de volver a vigilar tantos sueños, peticiones, hermandad y algarabía.

 Sigamos nuestro camino, sin dejar a nadie atrás. En esta vida o en la que sea, tu huella debes dejar y que sea una sonrisa la que pueda recordar cuando yo pronuncie tu nombre y llene mi cuerpo de emociones, que no puedan descifrar.

p.d. Viva la Virgen del Rocío. Dedicado a cada un@ en su camino.






sábado, 1 de mayo de 2021

  • 1.5.21
Y llegó el mes de mayo como nacimiento esperado. Julia y Blanca, buscaron a su abuelo nerviosas y felices porque sus padres les habían comprado unos farolillos.


 
Esplendorosos con sus lunares gigantes y de colores llamativos.
El abuelo las recibió emocionado con lágrimas en sus ojos y a la vez con palmas por sevillanas.

- ¡Ole mis niñas, vamos a montar nuestra caseta! Y no faltará ningún ingrediente para que sea lo que debe ser.

Macetas florecidas, nuestras sillas de nea, una guitarra, unas letras por sevillanas, una CRUZ de romero y todos las emociones que podamos.
-Abuelo, pero mi amiga Patri no quiere, dice que en su casa están tristes y no los pondrán.
- Es de respetar Julia, cada cual vive su dolor como le apetece. Y eso es sagrao.

Así decía un amigo mío que era sabio:
           
            En esta vida señores 
            cada uno lleva su Cruz
            cada uno a su manera 
            como la llevó Jesús. (c.c.c)

- ¿Y tú abuelo, no estás triste? Yo te he visto llorar. No digas que no.
- Ay Blanca, eso era una cosita que se metió en mi ojo un día, y cuando os veo, las lágrimas son de alegría. Y, además:

Yo mis penas, las visto de farolillos 
y mi Cruz la engalano con romero
 mis recuerdos son presente 
y mis letras un te quiero.

- ¡Pero abuelo, no se puede montar caseta! - dijo Blanca, la más pequeña.
- ¿Quién ha dicho que no? En casa, en nuestro patio, en los balcones, en un rinconcito de na. ¡Claro que podemos! 

No faltará la alegría porque vosotras lo sois. No faltará la vida porque la tenemos. No faltará nadie porque siguen estando con nosotros, nunca se fueron y esa será nuestra forma de demostrarles que somos fuertes y siguen aquí, Así que:

Vamos abriendo farolillos
Uno por cada uno de ellos 
Cantando por sevillanas,
Que resuenen en el cielo.

   
Pd. ¡Va por ustedes! ¡va por tod@s! ¡va por ti!


MARÍA JOSÉ CORTÉS





sábado, 3 de abril de 2021

  • 3.4.21
Estaba José en su taller, pensativo, mirando aquellos trozos de madera recién llegados y deseosos de tomar forma y vida. Le habían hecho un pedido muy especial, tallar unos ANGELES, los cuales formarían parte de una importante y recién creada Cofradía. 

- “Confiamos en su maestría y trayectoria, por lo que dejamos a su total arbitrio la ejecución del trabajo”- recogía la hoja de encargo recibida.
Rodeado siempre de los niños que él no tuvo, en su taller no faltaban ojitos de pequeños embelesados con su labor y que pasaban las tardes imitando al maestro con los sobrantes de madera.

 Aquella noche puso manos a la obra y realizó algunos bocetos teniendo por modelos las caritas de sus acompañantes. Cuando el cansancio hizo acto de presencia dejó pendiente para el día siguiente detalles de postura o representación. 

Aquella noche soñó que los ángeles, que pensaba bien definidos, se movían entre las hojas trazadas, los niños dibujados saltaban nerviosos de papel a papel, reían todos entre juego de posturas, con buril acertado retocaban sus cuerpos unos a otros, cambiaban de ubicación entre canastillas, respiraderos y calvarios, y todo ello entre risas y más risas, felices de tan divertida recreación.
A la mañana siguiente tenía la duda que todo sueño recordado deja, reflexionando entre la parte real y la imaginada. Y absorto por tal pensamiento se dirigió a su banco de trabajo para comprobar lo adelantado y continuar con el mismo. 

Sorpresa máxima cuando se percató que los bocetos habían sido retocados y corregidos. El imaginero perplejo y entusiasmado por tales cambios solo pudo concluir que seguramente no recordaba con total claridad el trabajo realizado la noche anterior por la fatiga acumulada, pero ahora se encontraba satisfecho por lo que debía esculpir. 

Y así inició el siluetado con las gubias adecuadas con paciencia y dulzura, insinuando las facciones y cuerpos de sus elegidos. 

Respetó las líneas marcadas, reales o soñadas, situando a los Ángeles donde cada uno quiso quedar en la primera noche y cuando transcurridos los meses su trabajo estuvo finalizado, el resultado fue el siguiente:

Un grupito de querubines para la parte trasera del paso del Cristo con su Cruz a cuestas, denominados Ángeles Horquilla. 

Un Ángel con un farol en las manos, denominado Ángel ceriferario.
Dos Ángeles mancebos con sus túnicas para el altar mayor y que se llamarían Lampareros.

Un Ángel con atributos en sus manos de la pasión del Señor, llamado por ello Pasionista.

Dos Ángeles pequeños y desnudos, que serían los querubines.

Y un Ángel portador de un incensario, nombrado por ello Turiferario.
Con todos ellos había creado y sin percatarse, la variedad posible de los mismos. 

Cuando José intentó contactar con la Cofradía solicitante para entregar su obra, no pudo localizarla, la dirección de referencia no correspondía y preguntando no puedo conseguir dato alguno de su existencia.

Fue entonces cuando los pequeños aprendices decidieron junto al Maestro crear la Cofradía de los Angelitos, para que la obra de los ángeles cofrades tuviese su lugar, imágenes a semejanza de los serafines terrenales y por un encargo de origen incierto, pero desde luego acertado.

Solo hay que buscarlos para poder verlos y reconocerlos. 

MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 6 de marzo de 2021

  • 6.3.21
Un tropel de pasos se oirá en los pasillos, y unas paredes recelosas del secreto a voces perfilan la inminente llegada. Los componentes de las salas han surcado su destino orillando su ser al límite. La ilusión de ver una normalidad cotidiana se desvanece por momentos. Rodearon sus cuerpos con una fina capa protectora de cualquier minúscula y molesta extrañeza y en compañía de la desazón ocasionada por la alteración y el destino imaginado, verán entrar por las puertas un cuarteto bien equipado. Como quien abre una amplia gama de colores, y para gustos los mismos, es cuestión de acertar con la elección final. Puede que algunos años venideros sean marcados por dicha decisión y en caso de arrepentimiento por múltiples motivos, no conlleva una fácil y económica resolución.

 -¿Pero qué es esto Carlitos? uffffffff. Te dije escribieras una nota en la que pusiera “MAÑANA VIENEN LOS PINTORES, ELIJAN UN COLOR”.

- Pues eso, justo eso he puesto. 

Rogamos que tras los inconvenientes ocasionados por la cuestión que nos aborda, y a pesar de inefables hechos que pueden aturdir nuestro entender, procedemos a responsabilizarnos de todas las dudas o problemas que llegue a ocasionar dicha situación. 

- A ver Carlitos, un cartelito que ponga “PERDONEN LAS MOLESTIAS”.

- Pues eso, justo eso he puesto

Cuando las luces del plomizo atardecer llenen nuestro etéreo deambular de un deseado descanso y las horas efímeras hagan que nuestro día nos retorne a nuestro más inequívoco lugar, recuerden siempre que las majestuosas puertas del mismísimo deben ser cerradas cual alma propia vaya en ello.

- Mira Carlitos, ¿Tan difícil es escribir “CIERREN LA CANCELA cuando entren por la noche? Es responsabilidad de todos.

- Pues eso, justo eso he puesto. 

- Carlos, sé que quieres ser escritor, pero como administrativo de la Comunidad no te veo. No eres el perfil requerido.

- ¡VALE!- respondió Carlos ágil y con soniquete, cogió su carpeta y su bolígrafo dirigiéndose a la puerta. 

-¿Sólo vale? Pensaba me responderías con una de las tuyas. 

A lo que el joven contestó:

- A usted le sirve con un VALE y a la Comunidad si no le importa le escribiré mi despedida.

Al día siguiente en el tablón de anuncios del inmueble los vecinos pudieron leer:

Estimad@s amig@s a partir del presente que nos ocupa, no estaré en la ubicación que esperan por inconsulta desmerecida, pero les hago saber que, si el jumento nada sabe de la riqueza de las palabras, ustedes sabedores y lectores del máximo realce tendrán las merecidas. Cada día pondré mis relatos como en los últimos años para los que hacen de la lectura deleite, cultura y pasión. 

P.D. La pluma es lengua del alma; cuales fueren los conceptos que en ella se engendraron, tales serán sus escritos”. Cita de El Quijote.

 



sábado, 6 de febrero de 2021

  • 6.2.21
¿Recordamos aquella amiga que intentaba encontrar el hombre de su vida y como si de recetas de cocina fuera la cosa, intentaba por todos los medios culinarios posibles hallarlo?

¡Ahhhhh! ¿que no sabías que aquel artículo se refería a ello? Se titulaba MASTERCHEF HACE ESTRAGOS de fecha 1 de febrero de 2020. Pues recomiendo releerlo y así enlazar con las nuevas aventuras amorosas que hoy os cuento de la susodicha buscadora del HOMBRE PERFECTO.

Puedo contar con detalle bajo su estricta autorización que siendo un sábado de los de antes, de aquellos de cena, copa y lo que viniese, quedó con un chico que pensaba podía ser su Romeo. Guapo, guapísimo, educado, educadísimo, sonreía a doquier, voz para hacer radio, manos cuidadas, ojos azules para perderse en su mar, barbita uber sin llegar a metro, y de indumentaria al nivel del conjunto. Según cuenta Sol, parecía escapado de una revista a la vista y de un libro bien elegido de los que una vez que empiezas quieres no cerrarlo hasta terminar todas sus páginas. Entre la retórica fina y la papanatería solo hay un hilo que él nunca traspasaba. 

Contemos lo de aquella habitación, en su piso céntrico, cuando habiendo consumido el tiempo de pavoneo y exquisiteces alimenticias decidieron ampliar el menú tomando el postre en casa. Yyyyyyyyy pasarían a un desbordamiento pasional acorde a su primera cita, pensó la fémina. Ambiente precalentado y antes de la explosión de la máxima el susodicho pidió tiempo muerto. Dícese en resumen del tiempo solicitado para analizar una jugada. En este caso fue solicitado para que la ropa sobrante en lugar de quedar esparcidas por el pasillo como en las pelis, él dedicase unos segundos interminables a ordenar sus pantalones y camisa cual rayas recién planchadas sobre un sillón y enrollando el cinturón tal cual es recibido solo la primera vez.

Sol respiró, y pensó que siempre había deseado un hombre ordenado y desde luego este lo era, solo que en un momento inadecuado. 

Como se sabía exigente se concentró en la labor iniciada y dejó pasar el hecho en cuestión. Desaviado de sus ropas, aquel portento de la musculatura y el moreno invernal se plantó con sus calzones blancos de ajuar español y calcetines negros hasta donde el elástico alcanzase. 
¡AYYYYY! Ahora además de respirar, tuvo que tragar saliva, y aparentar una sonrisa apasionada. La primera regla antimorbo estaba ejecutada. 

Siempre había querido un hombre bien vestido por dentro y por fuera, pero ¿qué la pasa a los ejecutivos bien estiraditos hija? Pues nada 10 puntos menos, menos 10 del orden a destiempo, ya son 20 de los 100 acumulados. 

En su mente tenía a sus amigas conocedoras de sus exigencias y expectantes de una exitosa cita diciendo con tono lastimoso: OTRA OPORTUNIDAD QUE EL MUCHACHO LO VALE. 

-Venga Sol que no se puede mirar con lupa cada cosita- Se decía a sí misma. 
Deseosa que aquel encuentro fuera una serendipia, retomó el rumbo de su pasión. Cuando parecía recuperar el tono y se dejó llevar por la emoción, sujetó los cabellos negros y ondulados del amante yyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy...... Vayaaaaaaa. Solicitó el bravío en plena faena que no le tocara el pelo, que no quería despelucar.
¿Y ahora qué? ¿Cómo se te queda el cuerpo?   

Siempre había querido un hombre que cuidara su imagen y esta melena en su integridad, en los tiempos que corren, era una pasada. Pero de ahí a dar prioridad a la peluca en pleno calentamiento global, pues no. 

Sin temor a reconocer, dicho sea, que esta actitud asustó a nuestra protagonista y no sé yo a quien más no hubiera asustado, también produjo la reducción de 20 puntos.

Difícil remontar el partido: se daba por ganado, los minutos pasaban, las amonestaciones subían y el público con altas expectativas iniciales cada vez más desmotivado. 

¿Si hacemos la cuenta aún le quedaban 60 puntos no? Suficientes para sobrellevar, culminar y salir por la puerta grande. 
Tras el silencio ocasionado por “los cabellos no se tocan”, el pidió su segundo tiempo muerto y decidió ir al baño, y ella hasta lo agradeció porque estos tiempos son las herramientas tácticas para cuando los jugadores están desconcentrados o con falta de actitud.
 
Tumbada sobre su lecho, intentando replantear la segunda parte, siente el sonido de un secador. ¿Queeeeeeeeeé? Si si, de un secador y ante la incredulidad de lo percibido se acercó y como la puerta estaba entreabierta pudo ver a su Adonis con rulo en mano y secador en la otra adecentando la ultrajada melena.
En un momento estoy contigo María, cariño mío. 

Siempre quiso un hombre que la llamase CARIÑO, sonaba genial, pero el Santo Job había llegado al límite establecido y el contador restó los que quedaban por sanción grave.

Mira Leandro eres un tío genial, educado, culto, conversador, halagador, ordenado, limpio y presumido, pero esto no va a funcionar.

JEJEJEJE, gracias, pero no me llamo Leandro. 

NI YO MARÍA.  
 
Pd. Es una historia de historias basada en hechos reales y algún dato de ficción, con la intención de que riamos un ratito en fechas de Carnavales por excelencia. 
 
                                                                                  
            


 

sábado, 9 de enero de 2021

  • 9.1.21
Buenos días, precioso sábado de lluvia y temporal, quería salir en bici, pero las inclemencias atmosféricas lo han impedido, así que aquí estoy y acordándome de una frase de Zafón que luego diré, he recordado una conversación de esas que se oyen porque los oídos son libres y las voces elevadas. Ahhhhhh soy Paciente ¡que no me he presentado! ayer precisamente fue mi santo. 



Una amiga que decía a otra:

¡Querida, he decidido salir a tomar el aire, te aviso por si te animas! El campo está precioso con estas lluvias abundantes, los pajarillos revolotean estrenando sus alas, y un aire limpio y fresco ampara mis intenciones. 

A lo que es contestada: 

¿Querida? ¡vaya día llevo, menos cariño, de todo! Para esas estoy yo. ¡Qué campo ni campo! Para llenarme las botas de fango y me vuelva la cabeza loca tanto pajarraco. ¡No hija no! Y el aire fresco ¿para qué? ¿Para otro resfriado? Tu ve que yo me quedo.

Yo me quedo atónito y casi entusiasmado porque aquello prometía una segunda oportunidad con saludables y amigables propósitos por parte de la primera y pronosticando la cruda realidad que se avecinaba.

Pues si te apetece mejor, después de tanto tiempo sin viajar, reservamos mesa en aquel restaurante que nos encantaba, a la orilla de la playa, y nos tomamos una manzanilla en rama fresquita, unas tortillitas de camarones y unos langostinos tigres como en tiempos de Bonanza y así profetizamos los mejores meses venideros.

Y ahí que va la amiga:

¿Cómo? ¿tú crees que mi economía está para ir de restaurantes? Si a eso sumamos que con bastante seguridad habrá cerrado. ¡ A la playa! Con lo poco que me gusta pisar la arena y llenarme todo de granitos. 

En eso estaba pensando yo. Además, la manzanilla se sube y me duele la cabeza y ¡vamos, vamos que a mí no me la dan! Que no hay tanto mar pa tanto camarón ni tanto tigre. Tu ve que yo me quedo.

 Ya mi curiosidad impedía replegar posiciones y me quedé como quien prisa no tiene. Parecía imposible un tercer intento, pero ya se sabe que no hay dos sin tres, como así fue.

Creo que evaluó la situación e insistió en aumentar sus deplorables resultados a pesar del prestigioso currículum que la avalaba y con la más dulce de sus sonrisas dijo:

Esta tarde hay un concierto benéfico donde todo un batallón de eminencias nos hará ascender a los cielos con su arte (músicos, cantaor@s, bailor@s, actores, actrices, etc etc.) Podemos perder la noción del tiempo, liberar nuestra mente de penas y fatigas, cargarnos de energía, evadirnos a inexpugnables lugares y cambiar el semblante´.

Y expectante esperé su respuesta: 

Si alguien va a dar el cante esa soy yo. Un concierto benéfico, ¿A beneficio de quién? ¿luego a dónde va ese dinero? Sí, sí, se queda en el camino “NO SE SABE DÓNDE”. Mis penas las alimento yo, que no quiero que se vayan, y ¿qué piensas que soy un móvil para cargarme de energía? ¿inexpugqué? ¿Uy que mal suena ese lugar no? Me quedo con mi semblante, no me gustan los cambios.

Tú ve que yo me quedo. ¡que no voy!
A la tercera no fue la vencida, y yo no pude ser simple espectador porque antes que la animada decidiera abandonar el lugar le dije:

Si necesita o apetece acompañante para cualquiera de las propuestas, cuente conmigo, todas me parecen fabulosas. Me llamo Paciente y ayer fue mi Santo, si quiere podemos celebrarlo. 

Cuál fue mi sorpresa cuando al recibir mi oferta y sin que mediara duda alguna, su respuesta fue un SI y un ENCANTADA. 
Pues adivinen de las tres propuestas la elegida. 

p.d.” su vida parecía encaminada a esa existencia gris y amarga de los mediocres. (Zafón)”.

 Aquellos que son obsequiados con delirios de grandezas, aquellos que son obsequiados con soberbia de titanes, aquellos que son obsequiados con negatividad extrema, pobre de ellos” 
Este rincón pretende desconectar de todo eso y por ello te anima a poner tono a estas historias y risa a dichas situaciones. 

Por si tienen dudas, elegimos las tres opciones.

 Me llamo Paciente y ayer fue mi Santo. 




sábado, 12 de diciembre de 2020

  • 12.12.20
El cielo lucía un azul ensimismado, la congelación del termómetro impedía sentir los dedos de sus manos, y en realidad ninguna parte de su cuerpo. Se había enfundado en tantas capas como acercamiento al calor fueran necesarias. Pegando saltitos in situ, vaporeado y rozando su cuerpo como quien frota para sacar brillo máximo y, aun así, era incapaz de sentir vida en sí mismo. Fue cuando vio al final de una angosta calle, el reflejo de un fuego, y sin ser dueño de sus acciones se dirigió hacia él, con ese andar encogido que solo un frio despiadado produce. 

Alrededor de un latón y de unas llamas benditas, tres personas mirando el ardor y parpadeo que desprendían, con la hipnosis inducida correspondiente, sus brazos extendidos casi tostando sus palmas, no se percataron de su llegada. El silencio por respuesta cuando su acercamiento fue notorio, simplemente se desplazaron y dejaron un hueco para un miembro más. Ya eran cuatro los necesitados de calor y vida. 

Transcurrieron un par de horas alimentando su fuente de calor con cartones, palitos, cualquier combustible al alcance, cada cual aportaba lo que conseguía.

El más alto y fuerte, preguntó su nombre al recién llegado y el motivo de su paso por aquel lugar:

 - Soy...... no me acuerdo, he olvidado mi nombre, y voy............ no sé a dónde voy, solo sé que tenía frio y ahora hambre. – respondió escuetamente. 

- Pues del frio hemos podido aliviarte, ahora intentemos algo con el segundo asunto. Puede que los alimentos te hagan recobrar la memoria. 

El primero, sacó de una bolsa junto a sus pies, un trozo de pan y otro de queso, el segundo metió sus dedos en su abrigo y extrajo una tableta de chocolate y el tercero de una cajita de madera, un par de manzanas. Ofrecidos los sustentos y agradecido por ello, partió en trozos todos los alimentos y quiso compartirlos con sus compañeros de penurias.

Ellos se miraron asombrados porque aquel pobre olvidadizo y hambriento, lejos de devorarlos, procedió a su reparto. 
Y fueron manjares exquisitos aquellas simples viandas, y fue una lumbre de amor aquella flama de latón, y amistad y familia aquellos individuos encontrados en plena calle pero que la necesidad unió ante la más indeseada intemperie.  

Y recordó su nombre, y recordó por qué había llegado hasta allí, y agradeció que hubiera buenas personas en el mundo y deseó que las buenas intenciones, propósitos y acciones se extendieran todos los días del año

MARÍA JOSÉ CORTÉS





sábado, 21 de noviembre de 2020

  • 21.11.20
¿Qué están haciendo de mí?
 pobre yo soy en mi tierra
 por muchos años sufrí 
hasta que no me entendieran.

Que dolor este el mío 
por desmerecido trato
por perder mi identidad
por sufrir este desfalco.

Creo que nunca fallé 
Y entendimiento he dado
Permitido mi mal uso
Y hasta usos variados.

He sido antiguo, y moderno
Serio, firme, enamorado,
Bondadoso para todos
Y a todos me he prestado.

Si sumamos enriquecemos
Si restamos a perder
Las palabras que me digas
Las quiero yo entender.

Por encima de don nadie
Estoy altivo y valiente
Será mi pueblo encarnado
Será quien hable mi gente.

Resurjo de mi desánimo
De tantas historias salí
Soy castellano y puro
Me siento lengua matriz

Soy rico por mis hermanas
Y ellas ricas por mi
Juntas hemos crecido
No nos vais a dividir. 

PD. Por el Castellano, y por todas las lenguas españolas. 

Artículo 3 CE.
El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.



                                    MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 17 de octubre de 2020

  • 17.10.20
-Me retiro, me jubilo, que me voy a casa. No tengo edad para ello, pero tengo una gran trayectoria, una vida laboral más intensa que amplia, un rodaje considerable, y el desgaste que produce esta mi profesión por al alto nivel de exigencia requerido. 


Recuerdo aquellos inicios donde toda mi vida era una red, una red suspendida siempre de una cuerda, llenando todo el espacio de mi existencia y con un entramado tan pequeño que no me permitía pasar de un lado a otro, aunque quisiera. Nací para ello.

Una puntuación constante de todo mi recorrido, miradas fijas en mi cuerpo e intención, esperando que los saques magistrales de mi actividad fuesen una incontrolable fuente de satisfacciones para todos. 15, 30, 40 y vuelta a empezar. Tanteadores de mi propio ser como si de un sistema sexagesimal se tratase. 

Muchas han sido las ocasiones de juego decisivo, pero quien no valora las dificultades por una diferencia mínima no valora máximamente una victoria sufrida. Los golpes y efectos en cada instante, el haber aprendido que según la posición de los demás hasta mis movimientos han sido consecuencia de ello, y que durante todo el tiempo esa variedad en los mismos da emoción y brillo, resultado a mi propio rodar. 

 A veces el propio saque me ha puesto en posición ventajosa, hasta de ganadora, esos que dificultan pero que son tan rápidos e imprevisibles que te suman. Pero siempre están los básicos que te permiten mantener, ganar o perder, pero mantener el control, y yo me he visto en todos. Perfilados a mí y abierta a todas las posibilidades.

Y en esta evolución la mía, he aprendido siempre a moverme veloz y con reflejos para que esos golpes inevitables solo me llevasen a volea cuando era mi intención. Mantener el control en el revés y en el derecho, restando la justa potencia para que esa dejada sea perfecta y en nada me preocupase la contradejada. 

Y como remate final, como parábola perfecta, me despido profesionalmente, desgastada un poco en mi apariencia física, la edad en esta vida de fricciones no pasa en balde, pero en buena forma eso sí.  Feliz muy feliz, orgullosa muy orgullosa de haber acompañado a un GRANDE DE ESPAÑA, grande de los de verdad, orgullo de madres y padres, orgullo de deportistas, orgullo de españoles, orgullo de personas, ejemplo a seguir.

Gracias Rafa por haberme llevado en tu bolsa y junto a ti tantas veces y haberme hecho testigo y partícipe de todo tu esfuerzo, trabajo y éxito. 


MARÍA JOSÉ CORTÉS

sábado, 19 de septiembre de 2020

  • 19.9.20
-¡Con todos ustedes El Candelita de Santa Clara! y los aplausos resonaron efusivos e ilusionados. Él subió al escenario con determinación, mirando hacia el público, aunque los focos impidiesen ver más allá de la primera fila, con cabeza semi inclinada, paso firme hacia el centro, observador de las tablas y con la respiración profunda para mantener la calma necesaria. No es la primera vez, pero siempre tiene esa emoción y nerviosismo de quien renueva un amor, una responsabilidad que arde bajo la piel.

 Un cante por soleá:
Un sentir por petenera 
Un dolor por seguiriya 
Y un paseo por bamberas

Candelita es un artista de porte, de los que llena el espacio con su presencia, de los que siempre transmite seguridad y rotundidad en su decir, de los que miran con pasión a quien lo escucha. Todo un descubrimiento y un placer para los sentidos. 

Tiene una trayectoria amplia y experta, aunque debo reconocer que cuando me contó de sus inicios nada más lejos de lo que podía imaginar.
 
Si bien se antoja al conocerlo que siempre fue hijo de fina cuna, verdad incuestionable, no menos ciertas sus historias de una infancia y adolescencia rebelde y atrevida.

El origen de su nombre está en sus costumbres de niño y en su barrio periférico de la gran ciudad, donde aún hoy día sigue viviendo. Él cuenta con gracia y tono travieso que no había rama, hoja, pasto o madera que se resistiera, iba haciendo candelitas allá por donde podía y por donde no podía también. Era una noche de San Juan prolongada. Evidentemente no pudo ser bautizado de mejor forma para sus andares profesionales.

El Candelita de Santa Clara
 
Y su barrio creció como todo lo urbano lo hace, y pasó a ser un lugar elegante y estiloso donde no quedaron zonas donde recoger ramitas, pastos ni maderas, quedando en su recuerdo aquellos maravillosos años de hazañas imposibles de mantener ni concebir en las calles que sigue transitando. 
Hoy día sigue en el mundo del arte, luchando contra viento y marea, reivindicando sus orígenes, su presente y su futuro, dando el cante por encima de todas las dificultades. 

He tenido a bien recordar a este gran amigo en una semana donde la cultura y el arte ha llorado con su roja pasión, dedicar a un artista en nombre de tod@s los que comen de la cultura y con ello nos culturizan a tod@s y especialmente al flamenco en su nombre, porque las promesas se cumplen y esta dedicatoria era la mía.  

Por su valía, por su gracia, por su ángel, por su saber estar y por la sonrisa que me produce cada vez que lo nombro. 

Vivan los artistas, vive la cultura y viva el Flamenco. 

ALERTA ROJA, CULTURA SEGURA.


MARÍA JOSÉ CORTÉS


sábado, 22 de agosto de 2020

  • 22.8.20
Este verano en que estamos lo vamos a recordar, por las idioteces del mundo imposibles controlar. Porque no tenemos arreglo, “ni palante ni patrás”, ya lo decía un sabio “qué difícil es pensar". Lo que yo tengo por bueno, a ti bien no te parece, es la ley de universo cuando hay que defenderse.



Y la capacidad de asombro no se debe perder, a punto de despedir por tanta insensatez. ¡Que no decaigan los ánimos ni tampoco la esperanza! Será lo que nos sostenga en estas malas andanzas. 

Ni ellos ni nosotros hacemos las cosas bien, cada uno su joroba, que es la que no se ve. Esas manos en la cabeza, ese mirar hacia atrás, eso que dicen no pasa y eso conmigo no va.

Será sobrepoblación, será virus inventado, será la conspiración de tanto loco mandando. Será un toque de atención, será que no salen las cuentas, será un bicho salvaje que merodea en las puertas.

Que solo sé que no se nada, que tú dices lo sabes todo, y cada día que pasa no salimos del asombro. El mayor problema ante esta crisis mundial, es diverso y variado, como puedes tu pensar. 

Seguir en mi gran sillón a costa de los que sea, dirigentes negligentes que hasta enfermos nos bromean.
 
Sanitarios eficientes que trabajan sin cesar, y otros que se ríen y tampoco se creen na.

¿Y nosotros los de a pie? ¡qué tan fácil lo ponemos! ¡sin poder renunciar a todos nuestros eventos! 

Nos vamos a reunir con aforo controlado, dile mañana a tu jefe que te quedas confinado. He sacado un positivo y esta vez no es buena nota, es porque estuve tres noches, liado de botellona. 

¡Pero vamos, que no pasa nada! Que me hacen un ERTE y yo me quedo en mi casa. Y por mucho que yo escriba, que tu patalees y te puedas asustar, yo quisiera una lámpara mágica de la que pueda sacar: una medicación inmediata que a todos pueda curar.

Una solución económica 'pa' tanta persona afectá.

Una dosis de civismo que sea internacional.

Una gran vacuna inyectable que se llame humanidad.

P.D. A todo los que intentan hacer las cosas bien en todos los ámbitos. Gracias.  

Y a los que aún podemos hacerlas. Gracias.

MARÍA JOSÉ CORTÉS



GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - EL VISO DIGITAL


UNICEF

DEPORTES - EL VISO DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos