Ir al contenido principal

Cesáreo de los Santos | El hijo de Miguel Roque: "Orgullo visueño"

Es común que tanto los nativos como los residentes de cualquier pueblo o ciudad del mundo se sientan orgullosos de donde viven.


Sin embargo, en todas partes siempre hay algunos “garbanzos negros” que solo ven lo negativo del lugar donde residen: la suciedad, los robos, la falta de educación de ciertas personas, el mal servicio de algún bar, la falta de conexión a Internet en el canal local, entre otros aspectos. Afortunadamente, la mayoría de la gente defiende y se enorgullece de su comunidad. 

En el caso de El Viso, existen numerosos motivos para sentirse orgulloso de ser visueño. Pueblo privilegiado tendido entre los alcores de la Tablá y el Calvario. Hermoso si lo ves desde la Vega; paseando descubrimos bonitos rincones y preciosas calles, extraordinarios miradores hacia la inmensa y ancha Vega. Buena gente, amable, solidaria, hospitalaria y emprendedora. 

En la actualidad es para sentirse más que orgullosos con la nueva hornada de jóvenes visueños: historiadores, grandes albañiles, profesores, imagineros, músicos, pintores de brocha gorda y de los otros, médicos, artistas, escritores, deportistas, pregoneros, periodistas, reposteros, etc. muy preparados y reconocidos en toda España que le están dando prestigio, reputación y distinción a El Viso del Alcor. Además, la historia, el patrimonio cultural, etnográfico y natural de nuestro pueblo son impresionantes. Su gastronomía y sus establecimientos hosteleros son de lo mejor en todos los sentidos. Orgullosos de sus panaderías y confiterías, de sus emprendedores y de sus grandes, medianas y pequeñas empresas.


Personalmente, al igual que la mayoría de la población, me siento muy orgulloso de ser visueño. El pasado 21 de abril tuve otro motivo más para seguir acrecentando ese orgullo en la conferencia-concierto sobre la MÚSICA DE EL VISO en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas que se celebró en el Teatro Municipal, organizado por la Asociación Amigos de El Viso. Fue una gran satisfacción conocer la labor que lleva a cabo el hijo de mi amigo Miguel de Roque, como catedrático de Musicología del Conservatorio Superior de Sevilla. Miguel López Fernández coordina al grupo de trabajo M35 de música popular en la provincia de Sevilla y nos deleitó con su conferencia-concierto sobre las antiguas canciones visueñas recopiladas en nuestro pueblo por un musicólogo en 1949 y depositadas en el CSIC.


Todo el acto estuvo lleno de sabiduría, buen gusto, distinción, clase y elegancia. Como colofón, el magnífico Coro Polifónico de Cámara de Sevilla interpretó algunas de estas antiguas canciones visueñas. Tanto los conferenciantes como los integrantes del coro lo hicieron de forma altruista gracias a Miguel. El broche de oro del acto fue la participación de todos los asistentes en una especie de “llamada y respuesta” en la que el coro cantaba las estrofas y el público las repetía, consiguiendo una interpretación conjunta memorable llena de entusiasmo. 


Porque en Mairena hay..., en Alcalá dicen…, de Carmona es…, pues en El Viso también tenemos personajes importantes, como es el caso de Miguel López Fernández, hijo de Miguel de Roque, de toda la vida. Como dijo en el acto, como presentadora, su amiga Mila Santos es doctor cum laude por la Universidad de Granada donde se graduó con las máximas notas en Historia, Ciencias de la Música y Dirección de Coro. Premio Extraordinario Fin de Carrera por el Conservatorio Superior de Sevilla. Amplía sus estudios en universidades alemanas, en la Complutense de Madrid y en la Fundación Mozart.

Como director lo ha hecho con distintas orquestas de Granada, Jaén, Madrid o El Escorial. Destacado investigador; ha participado en varios proyectos entre los que se encuentra el de esas canciones visueñas antiguas recuperadas del CSIC. 

Grande, muy grande y modesto, muy modesto para haber sido número 1 en Andalucía, como funcionario de carrera en las oposiciones de 2010.  Se extrañó en el acto un compañero del grupo de investigación M35 de que había sido galardonado con el Premio de Investigación Musical Orfeón Donostiarra de la Universidad del País Vasco en 2014. ¡Que callado lo tenía!. Lo que demuestra que la grandeza puede ir acompañada de la humildad.


Miguel de Roque, dile a tu hijo que la gran mayoría de los visueños estamos muy orgullosos de tener a un paisano tan ilustre como él.





CESÁREO DE LOS SANTOS