:::: MENU ::::
ANDALUCÍA CON UCRANIA

COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

Mostrando entradas con la etiqueta Desde mi sardiné [José Ángel Campillo]. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Desde mi sardiné [José Ángel Campillo]. Mostrar todas las entradas

sábado, 24 de septiembre de 2022

  • 24.9.22

A finales de los años 20 del pasado siglo, nuestro pueblo experimenta ciertas mejoras de carácter urbanístico, es el caso, por ejemplo, de la desaparición del paseo que había en la entrada de la calle Real que fue convertido en calle porque “asfixiaba” el discurrir de los escasos vehículos, en concreto unos veinte pertenecientes a las personas más pudientes, es el caso de Carmen Jiménez Jiménez que  poseía un Hispano Suiza y un Fiat, todo un lujo para aquellos tiempos.

En estos mismos años asistimos a la aparición del primer surtidor de gasolina que se ubica en la entonces carretera Madrid- Cádiz, concretamente en la esquina entre plaza de la  Recovera y Corredera. Sin duda alguna hoy sería impensable ubicar este tipo de estructura en dicho lugar, pero tenemos que pensar que entonces era prácticamente el final del pueblo.

En estos años, que coinciden con la dictadura de Primo de Rivera (1923-1929), el Ayuntamiento solicitó y le fue concedido un préstamo por parte del Banco de Crédito Local de 300.000 pesetas que serían pagadas durante cincuenta años. Este dinero fue destinado a la mejora y modernización del mercado de abastos (1907), la construcción de un grupo escolar (que no se construyó) , obras para instalar y adecentar el que entonces era el Ayuntamiento, un edificio muy pequeño y antiguo y algunas otras obras de consideración.

Asistimos además al ensanche de algunas calles, es el caso de la conocida entonces como Regina y en la actualidad Cervantes, por lo que el Consistorio compra una casa para darle el ancho que  tiene en la actualidad. De esta manera daba salida a las aguas pluviales que desde la Corredera bajaban buscando el arroyo de la entonces calle Nueva.

En esta misma línea compró una casa en la calle Rosario para comunicarla con el callejón del Calvario (Jesús Nazareno). Sin duda alguna esta comunicación era crucial, pues no podemos olvidar que el matadero municipal estaba junto al Calvario, y que en aquellos años, muy posiblemente el itinerario de Semana Santa experimentara un cambio.

Y como es lógico, son años en los que la política, desde mediados del XIX, lleva a cabo modificaciones en el nomenclátor de calles y plazas, por lo que no es de extrañar que la que hasta entonces recibía el nombre de plaza de Cánovas, pasase a llamarse plaza de Primo de Rivera.

En estos años de cierta euforia que terminará con la que se ha calificado como “Gran Depresión” se nombra a los primeros hijos adoptivos de la localidad (por lo menos de los que se tiene constancia), es el caso del diputado provincial D. Carlos Delgado Brackembury y a D. Pedro Gutiérrez Calderón, Alcalde de Alcalá de Guadaíra. Dicho nombramiento estuvo motivado por su contribución al nombramiento de nuestro Ayuntamiento con el calificativo de Excelentísimo, por ello se rotuló la calle Real con el nombre de Alfonso XIII, en agradecimiento al rey.

Pero uno de los grandes cambios que intentó llevar a cabo el Ayuntamiento, tal vez por influencia de las nuevas tendencias urbanísticas, es la creación en la continuación de la Corredera y hasta la raya del término de una gran avenida con viviendas ajardinadas en su fachada, de esta manera se configuraría una hermosa avenida con lo que entonces se denominaba como “ciudad jardín” y de la que quedan algunos restos.

En esta arteria principal, en los años cuarenta, se construyó el cine que llevó el nombre de “Cine Jardín”, precisamente porque delante del mismo había una zona ajardinada y que ha desaparecido al construirse un bloque de viviendas, el edificio Jardín, donde había una gran palmera que fue trasplantada en la mejor época para una planta tropical, en enero.

Sin duda alguna, fue un intento dignificar la entrada de nuestro pueblo, pero la especulación urbanística y la desidia de las autoridades municipales lo han impedido. Esperemos que las escasas viviendas ajardinadas que han perdurado lo hagan para siempre y no sean fagocitadas por la brutal especulación urbanística que todo lo puede.

Esta avenida no  era más que la prolongación de la Corredera o, mejor dicho, de la entonces conocida como Avenida de Queipo de Llano, de ahí que en febrero de 1953, se lea en el pleno municipal celebrado el día 23, una comunicación de la Marquesa de Villapanés en la que proponía que el pueblo se consagrase al Sagrado Corazón de Jesús y se rotulase con el nombre de Cristo Rey. Ante la petición, el Ayuntamiento decide rotular la prolongación de la Avenida Queipo de Llano con el nombre de Avenida de Cristo Rey. Años después, la primera corporación municipal surgida de las primeras elecciones municipales tras la dictadura, la rotula como  “Avenida de la República de Nicaragua”, para ser bautizada en septiembre de 2022 como “Avenida del 12 septiembre”.


JOSÉ ÁNGEL CAMPILLO

sábado, 27 de agosto de 2022

  • 27.8.22

Cuando el mes de agosto va dando paso al mes de septiembre, El Viso se va transformando, poco a poco, para celebrar sus fiestas patronales en honor a Santa María del Alcor Coronada, patrona canónica de la villa.

Tarjeta de visita de Manuel Cerquera

El autor de la imagen, Manuel Cerquera Becerra, nació en la alcalareña calle  Rosario número 3, el día 20 de abril del año 1905. Hijo y nieto de alcalareños, sus padres fueron Antonio Cerquera Muñoz y Dolores Becerra Fernández. A temprana edad, Manuel se trasladó junto a sus padres y hermanos a Sevilla, posiblemente buscando mejores condiciones de vida.

Perteneciente a una familia de panaderos y carpinteros, pronto se vislumbró en el joven sus dotes artísticas en la talla de la madera, por lo que sus padres lo colocaron como aprendiz en el taller del escultor cacereño Enrique Pérez Comendador, hasta llegar a convertirse en un discípulo aventajado. 

Cuando terminó su proceso de aprendizaje abrió su propio taller en la calle Muro de los Navarros, 27, donde creará una gran cantidad de obras. Estamos ante un imaginero que conocía las viejas técnicas, por lo que además de tallar  las imágenes las doraba y estofaba, completando de esta manera todo el proceso creativo de la obra.

Los encargos que recibía le permitieron cierta independencia económica, circunstancia que le permitió casarse con Ángeles González de la Llera, un año más joven que el maestro y fallecida en 1992; de esta unión nacieron Manuel, Ángeles, Dolores, Miguel Ángel, Antonio e Isabel. El matrimonio se instaló en el número uno de la calle Ardilla,  junto a la  Cava de los Gitanos, en el señero barrio de Triana.

Panorámica del taller de Cerquera

Entre sus aficiones tenemos que destacar la música, afición que posiblemente le transmitió su tío Antonio, canónigo de la catedral y párroco de la Rinconada. Estas dotes musicales le posibilitaron estudiar piano en el conservatorio de Sevilla y, tocar el órgano en la catedral de Sevilla.

También era un gran pintor, de ahí que, en su estudio pintase cuadros para familiares y amigos, especializándose en bodegones y floreros. Tampoco la ebanistería tenía secretos para él, por lo que construyó elegantes muebles de caoba. Pero su gran pasión era el  fútbol, deporte que practicaba con frecuencia.

Cerquera fue un imaginero y tallista muy activo entre los años 30 y 60 del pasado siglo. El maestro bebió de las fuentes de la imaginería sevillana, inspirándose en obras del tardo renacimiento y del incipiente barroco andaluz.

Manuel Cerquera Becerra falleciendo el día 6 de diciembre de 1971, a los 66 años de edad, celebrándose el sepelio en la Iglesia de Santa Ana, y siendo enterrado en el Cementerio de San Fernando.

Entre su prolija producción podemos hacer referencia a:

-        Cristo de la Salvación, titular de la Hermandad de la Soledad de San Buenaventura de Sevilla (1936).

-        Santísima Virgen de la Soledad de Mairena del Alcor (1938).

-        Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de la Soledad y Cristo Yacente de Fernán Núñez  (Córdoba) También realiza los Pasos  de estilo Barroco (1943).

-        La Cruz de Jesús Nazareno, El Sagrado Corazón de Jesús (1959), La Virgen del Rosario y el diseño del Arco del Postigo, todos ellos en la ciudad gaditana de Rota (Cádiz).

-        Restauración de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Olivares y el Cristo de la Buena Muerte de Ayamonte (Huelva)

-        Cristo de la Vera Cruz y Cristo Yacente (1948) de Villalba del Alcor (Huelva)

-        El Paso de Cristo de la Hermandad de la Vera Cruz de Dos Hermanas.

-        Retablo Mayor de la Parroquia de Jabugo (1959-1960)

Obsérvese el gran parecido entre Santa María del Alcor y San José con el Niño.

 

- Santa María del Alcor (1939)

Imagen de talla completa, a tamaño natural, en madera de Flandes, dorada en oro fino, policromada, y en actitud sedente con el Niño Jesús en su falda en el lado izquierdo, siendo su coste de 2.850 pesetas. La nueva imagen fue costeada por el Ayuntamiento de El Viso, al igual que el trono, a petición de la Junta Reconstructora de la Parroquia.

Extracto del acta (1 de julio de 1939) donde, a propuesta del Alcalde, se nombra a Santa María del Alcor Alcaldesa Honoraria de la villa.

La imagen fue traída de incógnito a El Viso a la antigua fábrica de luz, siendo colocada en unas andas para su traslado a la Parroquia. El sábado 26 de agosto de 1939, a las seis de la tarde, fue bendecida y, acto seguido, fue llevada en una multitudinaria procesión por las calles de nuestro pueblo. 


JOSÉ ÁNGEL CAMPILLO


sábado, 18 de junio de 2022

  • 18.6.22

Desparramado por las laderas de la Tablada, como manto de fino armiño y ocupando una superficie de unos 350.000 metros cuadrados se extiendo un espacio natural, que ha de convertirse en un futuro no muy lejano, en el pulmón verde de El Viso; me refiero al parque de la Muela.



Estos terrenos formaban parte de las denominadas tierras del Concejo, una propiedad del Ayuntamiento que se utilizaba para que los bueyes y yeguas pudieran abrevar y comer durante todo el año. A principios del siglo XVII la propiedad pasó a manos del Señor de El Viso, el conde del Castellar, en este caso Gaspar Juan Arias de Saavedra que se adueñó del espacio y a cambio pagó una suculenta deuda que había contraído el Ayuntamiento.


Plano del parque de la Muela. Fuente: Guía botánica del parque de la Muela


Plano del parque de la Muela. Fuente: Guía botánica del parque de la Muela


Estos terrenos, que formaban parte de la denominada Vegueta, en el siglo XIX fueron vendidos a particulares, quedando bajo la propiedad del Ayuntamiento los situados en los aledaños de la fuente y arroyo. Es en esta misma centuria, concretamente en el reinado de Isabel II cuando la fuente y su entorno se remodelan, por lo que su aspecto pudo perdurar, con algunas modificaciones hasta los años 80 del pasado siglo (1983) con la llegada del primer Ayuntamiento  asistimos al primer intento de poner en valor estos terrenos y aparece el primer concepto de parque periurbano. En los primeros años de la presente centuria, se realizan campañas municipales que tienen como objetivo la sensibilización medioambiental y se puso en marcha través del programa educativo “Vamos al parque de la Muela” distintas campañas de plantación de árboles autóctonos.


En el año 2010 surge un conflicto entre el gobierno local y la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio como consecuencia de la financiación de un proyecto encaminado a mejorar el parque; por motivos varios, dicha iniciativa no pudo llevarse a cabo. Once años después, en mayo de 2021 el Ayuntamiento encarga un proyecto de actuación en el parque y un  año después el mismo está sufriendo un proceso de remodelación que ha permitido, entre otras cosas, desenterrar los viejos lavaderos de la

Muela.


Fuente: Ayuntamiento de El Viso del Alcor

Sin duda alguna, en tiempos pretéritos, donde las necesidades eran distintas a las actuales, se hacía un uso más racional del agua, tal y como lo podemos ver en la fuente del Concejo (en pleno centro de la localidad) o en nuestro caso en la Muela; en ambos lugares nos encontrábamos con situaciones semejantes:

- Una fuente o manantial mejorado y conservado por el Concejo o Ayuntamiento.

-       - Un pilar o pilares para que el ganado mular, caballar y boyal pudiera satisfacer su sed. Hay que recordar que hasta los años 50-60 no comienza la mecanización del campo, y que todas las labores agrícolas se realizaban con tracción animal.

-       - Un lavadero en el que las mujeres podían lavar la ropa. Lógicamente el agua del lavadero no llegaba a la alberca, sino que discurría por otro lugar, dado que, bajo ningún concepto se permitía que el jabón contaminase el agua que tendrían que beber los animales. De esta manera el lavado de la ropa únicamente se podía hacer en el lavadero. A finales de los sesenta del pasado siglo, la fuente aparecía entre las propiedades del Ayuntamiento.

-       -  Una alberca o albercas que servía para almacenar el agua, que de riego de la huerta o huerto situado en sus aledaños. A este respecto podemos decir que el huerto de la Muela, era propiedad del Pósito y a partir de 1842, fecha en la que éstos  se convierten en Banco de Labradores, al referido Banco.

-      - El remanente de agua, antes de perderse en el arroyo, bien pudo servir para mover las muelas de algún que otro molino harinero.

Pero la fuente y su entorno era lugar de socialización de hombres y mujeres cuyos roles estaban muy definidos: las mujeres eran las encargadas de ir a por agua y a lavar la ropa; por el contrario, los hombres eran los encargados de llevar al ganado a beber.

En cuanto al lavado hay que decir que se hacía, por regla general, el viernes y el sábado, teniendo en cuente que el domingo era fiesta de guardar.

¿Por qué viernes y sábado?. A este respecto hemos de recordar que el día santo para los musulmanes era el viernes, y que en Andalucía, tras la revuelta de las Alpujarras en el siglo XVI los moriscos (musulmanes bautizados) fueron repartidos por toda la geografía andaluza, llegando algunos de ellos a estos lares.

De la misma manera, el día santo de los judíos es el sábado o sabat, por lo que los que se quedaron tuvieron que bautizarse pasando a llamarse conversos, judeoconversos, cristianos nuevos. Para que estas personas no siguieran practicando su antigua religión la Santa Inquisición vigilaba, al igual que sus vecinos, si trabajaban esos días tan señalados en la religión de la que habían renegado. Esto explica, por ejemplo, que la limpieza de las casas se hiciera en sábado, con la obligación de tener abiertas puertas y ventanas.


 Fuente: Asociación Cultural Fuente del Sol

Pero además, la fuente, el lavadero, la alberca, eran generadores de determinados oficios que en la actualidad han desaparecido:

-Los poceros, que eran los encargados de tener limpias las minas de agua que han estudiado, y a buen seguro seguirán haciendo la Asociación Andaluza de Exploraciones Subterráneas. La exploración de las minas de agua de nuestras fuentes ha permitido dar a conocer un patrimonio desconocido que es posible recuperar y que se ha datado en época romana, algo importante, porque hasta ahora se databan en época musulmana. Podemos decir que esto no ha hecho más que empezar.



Maqueta de la fuente, obra de Enrique Vergara. Asociación Cultural Fuente del Sol.

Los poceros eran personas expertas y se conocían las minas como la palma de la mano; siendo una de sus funciones, además, la de mantener en buen estado las lumbreras, elemento fundamental para airear las minas y, además de para bajar a ellas, para sacar todo aquello que fuese perjudicial para el buen estado del agua.


-Los “aguaores” eran personas que tenían la concesión administrativa, por parte del Ayuntamiento, previo pago del correspondiente arbitrio, de repartir agua por las calles de nuestro pueblo. Como es lógico los menos pudientes acudían directamente a la fuente por el líquido elemento, pero había otras personas que compraban el agua a un módico precio a los “aguaores” que recorrían aquellas calles que les había asignado el Ayuntamiento. El agua que repartían era, además de para el consumo, para el lavado de la ropa, por ser agua más fina, o menos gruesa que la que podía facilitar cualquier pozo.

-El guarda de la fuente de la Muela y de su entorno (pilares, lavaderos, alberca…) era un funcionario municipal que tenía que velar por el orden, la compostura y el decoro del lugar, dado que en determinados momentos confluían hombres y mujeres.


JOSÉ ÁNGEL CAMPILLO


sábado, 21 de mayo de 2022

  • 21.5.22

El zaguán es la pieza de la casa que permite acceder desde la calle a su interior. Esta pequeña, pero importante estancia deriva del vestibulum romano. Está situado en la primera crujía de la casa y en las casas de la burguesía, hasta bien entrado el siglo XIX encontrábamos en el mismo, guardando la intimidad de los que en la casa vivían, un portón de madera. A partir de esta puerta grande, que en algunas ocasiones tenía una puerta más pequeña llamada postigo comenzaba propiamente la casa.


A partir de la  segunda mitad del XIX el portón va a ser sustituido por la cancela de hierro, siendo las más  antiguas las de gitanilla, roleos, volutas y eses, de llantina atada con lazos a barrotes redondos o cuadrados. En el último tercio de la centuria son sustituidas por las de dibujo  caligráfico.

Este cambio deriva de una transformación social, política y económica: la burguesía cobra cada vez más pujanza, de tal manera que pasamos del antiguo régimen a un estado liberal en el que se impone el capitalismo. Si hasta bien entrado el siglo XIX (desamortización de Mendizábal) la casa estaba vetada al viandante, a partir de este momento la casa se abre a la calle a través de la cancela que nos permite acceder, por lo menos, por medio de la vista a su interior, a su corazón, que es el patio, lugar de descanso y de recreo en las tediosas noches de verano, donde la burguesía se puede permitir el lujo de disfrutar del mismo. Los menos afortunados se conformaban con salir a la calle a tomar el fresco.

En nuestro pueblo, en las grandes casonas que aún resisten el pasar y el pesar del tiempo, encontramos algunos ejemplos de lo que estamos diciendo. Son sin duda alguna bellas casas de otro tiempo, pero que deben de ser conservadas por su valor histórico, artístico y etnográfico, pues son el “retrato de una época”.

Veamos algunos ejemplos:

Casa N.º 23 de la calle Real, actualmente residencia de mayores San Pedro Nolasco encontrábamos un bello ejemplar de portón. Cuando la casa fue restaurada y convertida en residencia desapareció. Actualmente forma parte de la puerta en una cochera.

En esta casa del siglo XVIII encontramos un magnífico patio columnado de forma rectangular que merece ser visitado.

Casa N.º 7 de la calle Real, en una magnífica casa de finales del XVIII encontramos el único portón del XVIII. El mismo destaca por la utilización de elementos geométricos a base de estrellas y triángulos, muy característico de la época, tal y como podemos apreciar también en la puerta que desde el presbiterio de la iglesia se dirige a la sacristía.


       

En la vivienda destaca un magnífico  patio, de planta cuadrada, a eje con la puerta principal en el que destacan ricas columnas situadas en los ángulos del mismo sobre las que cabalgan arcos de medio punto rebajados y muy abiertos. A modo de balaustrada una reja de hierro cierra el perímetro de la galería alta, a la que se accede por una escalera de dos tramos situada a eje con la puerta de acceso a la vivienda.

Casa N.º 10 de la calle Pintor Juan Roldán (Casa del párroco) también encontramos un portón, de nueva factura, que sustituye a otro anterior, de escaso valor artístico. Esta casa también data de finales del siglo XVIII, aunque es fruto de una reforma, pues hay datos de la misma que la remontan al siglo anterior. El portón tenía la singularidad de abrir hacia fuera como consecuencia que el suelo de la segunda crujía de la vivienda está más alto que el del zaguán.


El interior de la misma ha sido muy transformado, de tal manera que el patio ha dejado de tener valor en si mismo. A pesar de ello, hay que decir que es una casa que goza de “buena salud” porque ha sufrido distintas intervenciones que la han salvado de la ruina.

Casa N.º 12 de la calle Albaicín, actual centro parroquial, también había un gran portón que desapareció tras la reforma que se le llevó a cabo a la vivienda cuando pasó a ser propiedad de la parroquia. Esta casa, aunque más rústica que las anteriores, cumple con los esquemas de las grandes casas del XVIII y XIX de nuestra localidad. En esta tenemos la particularidad que a las funciones de vivienda tenemos que añadirle la de negocio familiar, pues en la misma había un horno de pan.


Casa N.º 32 de la calle Real, una vivienda del XVII muy modificada en el XIX, siendo el exponente más claro de esta amplia reforma el magnífico cancel enmarcado por dos arcos de medio punto abocinados que se mantienen sobre sendas columnas dóricas sobre pedestal.


               

En el medio punto del cancel, ricamente labrado,  encontramos las  iniciales: J L y L (José Luís León). Encima de las mismas la fecha en la que, a buen seguro, fue colocado el cancel, 1855 y reformada la casa.

Destaca en la vivienda, que conserva los techos de madera, un bellísimo patio rectangular donde destacan en los lados más cortos del mismo, y paralelos a la calle arcos porticados con bellas columnas del XVII. Una de las zonas porticadas, la más cercana al zaguán, está cerrada con sendos cierres acristalados que lo convierten en un  recibidor o distribuidor de los espacios más importantes de la casa.

Casa N.º 19 de la calle Real. En esta vivienda del siglo XIX, encontramos también un bello exponente de las cancelas del último tercio de la centuria.


Sin duda alguna, estamos ante un bello exponente de lo que es el arte de la rejería en el último tercio del siglo XIX como consecuencia del proceso industrial. Estas cancelas se siguen colocando en los zaguanes de algunas viviendas de nuestro pueblo.


Casa N.º 57 de la calle Real. Estamos ante una vivienda que destaca por su rica decoración que mezcla elementos muy clásicos con otros de carácter mudéjar o a “la morisca”, tal y como se le denominaba en la época.


En el zaguán encontramos un cancel donde encontramos la fecha de 1904 y las iniciales S.J.L (Sixto Jiménez López).

Las paredes del  zaguán aparecen estructuradas con marcos achaflanados, rematándose el conjunto con la decoración del techo que, aunque plano, aparece decorado con decoración geométrica  en la que destaca la bicromía.

En esta casa encontramos un bellísimo patio que destaca por tener una forma cuadrada, estar centrado y a eje con  la calle. Sus paramentos están decorados con cerámica de color azul que destaca sobre los paramentos blancos.  En el centro de la estancia destaca una fuente. Además  aparece completamente rodeado de ventanas  enteras, insertas en el muro, tras las cuales encontramos las principales estancias de la vivienda.



 Estamos ante viviendas que, poco a poco, van languideciendo y que, si las administraciones no intervienen, más temprano que tarde, este patrimonio que posee nuestro pueblo, en pleno centro urbano, se perderá irremediablemente. 


JOSÉ ÁNGEL CAMPILLO


sábado, 16 de abril de 2022

  • 16.4.22
En nuestro pueblo, al igual que ocurre en el resto de la geografía nacional, el nombre de las mujeres se va haciendo patente, poco a poco en el callejero. No obstante, hay que decir que es una presencia que en determinados momentos podemos calificar como meramente testimonial.


En el callejero visueño podemos contabilizar unas 435 calles y 25 espacios de diferente tamaño que son plazas, plazuelas o, simplemente el ensanche de una calle. Estamos hablando de un número aproximado de 460 espacios que llevan nombres muy concretos, muchos de ellos provienen de época inmemorial, otros desconocemos su origen, pero en la gran mayoría de los casos es el nombre que les dio el pueblo, nombre que en determinado momentos fueron alterados por cuestiones de carácter político, hecho que viene acaeciendo en nuestro país desde el siglo XIX y se ha ido alargando prácticamente hasta la actualidad.

Si hacemos el recuento de las calles dedicadas directas o indirectamente a las mujeres nos encontramos con un total de 35, lo que no sitúa en un 7,6%, cifra verdaderamente insignificante que se reduce aún más si profundizamos en esos nombres.
Haciendo un desglose nos encontramos con la siguiente relación:

NOMBRES DE MUJERES EN EL CALLEJERO DE EL VISO DEL ALCOR

 

NOMBRE O DENOMINACIÓN

Nº TOTAL

VÍRGENES

Amargura, Nuestra Señora de la Piedad, Rosario, Santa María del Alcor, Virgen de los Dolores, Virgen del Mayor Dolor, plaza Virgen del Carmen, plaza Virgen de los Reyes y glorieta de la Coronación.

9

SANTAS

Huerta Santa Julia, Santa Ana, Santa Lucía

3

MUJERES CON RECONOCMIENTO

Carmen Amaya, Clara Campoamor, Cristina del Valle, María Galiana, Mariana Pineda, plaza Ascensión Jiménez Becerril, plaza de Federica Montseny, plaza Directora Herminia Gutiérrez Guillén (antes plaza de las Educadoras), plaza Victoria Kent,

9

OFICIOS

Costureras, Recoveras, plaza de la Recovera

3

PROPIAS DEL LUGAR

Beatriz Ramírez de Mendoza, Carmen López, María Gallego, Nicasia Campillo, Rafaela Herrera Ruíz, plaza concejala Dolores Medina Cáceres, Concejala Maravilla Cadenas Lara, plaza de Dolores Ibárruri.

8

NOMBRE DE HUERTAS

Huerta la Chispa, Huerta la Pijurica, Huerta Marina

 

3

TOTAL

 

35

FUENTE: Elaboración propia.

Elaboración: José Ángel Campillo

Una cuestión a tener en cuenta, además del nombre que se le da a una calle, es el de la importancia que ocupa la calle dentro de la trama urbana. ¿Se trata de una calle o plaza céntrica?, ¿la calle tiene importancia simbólica dentro de la localidad?, ¿es una calle o plaza situada en la periferia? Son preguntas que nos tenemos que hacer al analizar la calle, no basta única y exclusivamente con colocar el rótulo.

De la misma manera que hablamos de nombre de calles, hemos de hablar de monumentos y de placas conmemorativas dedicadas a mujeres que por algún motivo han destacado o merecen un reconocimiento público. En nuestro pueblo, el único monumento dedicado a la mujer, de forma genérica, es el que encontramos en la plaza de la recovera. Se trata de un pequeño espacio, un ensanche de la calle de la Muela que ocupa un lugar bastante destacado dentro de la trama urbana. La recovera se ha convertido en uno de los símbolos identitarios de la localidad, aunque es relativamente reciente, pues fue colocado en el año 1991. En este espacio, varias veces remodelado a lo largo de la historia (hemos de recordar que en este lugar estuvo la primera gasolinera, por ejemplo) se colocó en un pedestal y flanqueada por sendas columnas de corte clásico la figura idealizada, en bronce, de una mujer joven,  orgullosa, cuyas vestimentas, que por efecto del denominado “paño mojado” dejan entrever su cuerpo. Su cabeza se mueve levemente hacia la izquierda mientras posa su pierna derecha sobre un pequeño pedestal que hace que la figura pierda hieratismo. Sobre el brazo derecho lleva un canasta, y en la mano izquierda una alforja.

La idealización que quiso plasmar el artista mairenero Jesús Gavira no fue entendida por el público en general que criticó la obra por considerar que no representaba a las recoveras, mujeres, por lo general viudas, vestidas de negro de los pies a la cabeza, con velo y toquilla y tapada desde los pies a la cabeza. 
En cuanto a placas conmemorativas podemos hacer alusión a la situada en el centro cultural convento del Corpus Christi donde hay una dedicada a Doña Beatriz Ramírez de Mendoza, una cartela que se colocó en el año 2004 para conmemorar el IV centenario de la fundación del Convento del Corpus Christi. La cartela es obra de la artista local Juana García. 

Pero además de calles, estatuas o placas de carácter representativo tenemos que hablar de edificios públicos, de cierta importancia simbólica, por lo que llevan un nombre representativo.

Veamos el nombre de estos edificios.

- Una biblioteca municipal: “Miguel de Cervantes”.
- Tres centros cívicos: “El Calvario”, “Huerto Queri” y “María Zambrano”.
- Cinco colegios: “Albaicín”, “Juan Carlos I”, “Gil López”, “León Ríos” y “Alunada”.
- Dos centros de secundaria: “Profesor Juan Bautista” y “Blas Infante”.
- Un centro de salud: “Manuel de los Santos”.
- Una casa de la cultura: “Hermanos Machado”.
- Un parque urbano: “Parque de la Constitución”.
- Un parque periurbano: “Parque de la Muela”.
- Un cementerio municipal: “San Francisco”.
- Un centro cultural: “Convento del Corpus Christi”
- Archivo municipal: “Antiguo Ayuntamiento”
- Una guardería municipal: “Infante Leonor”
- Tres zonas deportivas: San Sebastián, Manuel García (la calera) y Juan José Guerrero Franco (Huerto Queri).
- Dos pabellones cubiertos: Santa Lucía y “Nero”
- Una iglesia parroquial: Santa María del Alcor
- Una iglesia conventual: Corpus Christi
- Dos capillas: Nuestra Señora del Rosario y Nuestra Señora de la Esperanza.

En un total de 28  edificios o elementos representativos, hay seis que llevan nombre de mujer, lo que supone el 21,43 %, pero de estos seis nombres cuatro hacen referencia a Vírgenes o Santas (algunas de ellas aún en el callejero), por lo que el número se reduce a dos, lo que supone el 7,1% del total.

Por último quisiera hacer referencia a la participación de la mujer en la política local, a la política municipal. A este respecto hay que recordar que el número de concejales y concejalas de los Ayuntamientos viene determinado por el número de habitantes, por el de los empadronados. En nuestro caso, dado que no alcanzamos los 20.000, nos corresponden 17, siendo uno de ellos el que es elegido como Alcalde.

En el primer cuarto de siglo de Ayuntamientos democráticos (1979-2003) en El Viso el número de mujeres que intervienen en política municipal conforman un total de 17 concejalas, independientemente que formasen parte de equipo de gobierno o de los grupos de la oposición. Es un número bastante bajo teniendo en cuenta que durante esos 25 años pasaron por el Ayuntamiento 102 concejales, lo que supone el 16,6 %. 

En las dos últimas décadas (2003-2023), de un total de 85 concejales, 35 han sido mujeres, lo que en términos relativos conforman el 41,17%. Aunque hay que decir que en la actual legislatura hay un  53% de mujeres con acta de concejala.

Haciendo un cómputo general, a lo largo de la historia reciente de nuestro pueblo, desde el año 1979 hasta la actualidad, de un total de 187 actas de concejal, han ocupado el cargo un total de 52 mujeres, lo que hace un total en términos relativos del 27,8%.

A todo esto hemos de añadir que en la legislatura 2015-2019 fue elegida con Alcaldesa de la localidad Doña Anabel Burgos Jiménez, convirtiéndose en la primera mujer que llega a ser la máxima autoridad municipal.

JOSÉ ÁNGEL CAMPILLO




sábado, 12 de marzo de 2022

  • 12.3.22

El pasado 8 de marzo se conmemoró el día internacional de la mujer. Sin duda alguna estamos aún lejos, muy lejos de la igualdad plena entre hombres y mujeres. Hace algo más de 30 años nació en nuestro pueblo una asociación de mujeres cuya finalidad era y es la de defender la igualdad de derechos.

Esta veterana asociación, que tiene su sede actualmente en la antigua academia, cuenta con cuatro pilares que son las que llevan las riendas de la misma: Antonia Benítez Bonilla (vicepresidenta), Manoli de los Santos (secretaria), Amparo Belloso (presidenta) y Aurora Cano (vocal). Son estas cuatro mujeres las que constituyen el alma de la asociación.

La sede rezuma por sus paredes historia gráfica de una larga trayectoria; podemos encontrar placas de reconocimiento, platos cerámicos recordatorios, fotos de distintos momentos entre los que podemos destacar, a modo de ejemplo la visita que hizo el entonces defensor del pueblo Chamizo, la popular periodista Inmaculada Jabato y un gran elenco de personas que a lo largo de estos años han pasado por la asociación para impartir cursos, charlas, conferencias, etc.

La asociación nació en el año 1989 en la calle Real, en lo que había sido cuartel de la guardia civil y en la actualidad residencia de mayores San Pedro Nolasco. En este espacio, el Ayuntamiento llevó a cabo un taller de cerámica para mujeres que tuvo bastante éxito y que permitió que mujeres de distinta índole y condición se reunieran en un ámbito que propició exponer ideas y llegar a acuerdos. Una vez terminado este taller, las allí presentes se plantearon constituir una cooperativa que les permitiría pedir subvenciones y crear algún puesto de trabajo. No obstante, esta primera idea fue madurando poco a poco hasta que se plantearon constituir una asociación de mujeres que defendiera sus derechos.

Al constituir la asociación lo primero que se plantean es la del nombre, y surge la propuesta, por para de una de las socias, de nombrarla ASOCIACIÓN CULTURAL DE MUJERES ELEUSIS. Hay que recordar que Eleusis es la ciudad griega donde hubo un santuario en honor a las diosas Deméter y Perséfone. Sin embargo, cuando la propuesta llega al registro de asociaciones  ya había una con este nombre, por lo que la denominaron ASOCIACIÓN CULTURAL DE MUJERES LEUSIS.

En estos primeros momentos, es nuevamente el Ayuntamiento quien les cede un local en unos pisos donde habían vivido los maestros, justo al lado de donde tienen actualmente su sede. En este modesto piso comienzan su andadura y ponen en marcha distintos talleres que animan a las mujeres a asociarse y a acudir a la sede. Entre estos primeros talleres tenemos el de flecos y el de bordados de mantones.

En el año 1998 la asociación da un giro y en sus estatutos cambian el nombre por el de ASOCIACIÓN DE MUJERES LEUSIS, intentando, de esta manera, darle un carácter más reivindicativo con la finalidad de luchar por la igualdad y denunciar los malos tratos. La filosofía de la asociación es que la mujer tenía que salir de su casa, aprender, culturizarse y defender sus derechos como persona.

Entre el sinfín de actividades que a lo largo de estas tres décadas se han puesto en marcha, podemos destacar: taller de autoestima, taller de risoterapia, charla del defensor del pueblo José Chamizo, charlas de personas especialistas en psicología, enfermedades como el cáncer o la osteoporosis, taller de yoga, cine, teatro y un largo etcétera. 

Por otra parte mantienen contacto y relación con otras asociaciones de mujeres como ocurre con la Fundación Ana Bella.

Este grupo de mujeres comprometidas y decididas forman parte del  Consejo de Salud y constituyeron el primer plan de igualdad, a la par que aconsejan a mujeres ante cualquier necesidad, aunque no cuentan con asesoramiento legal ni psicológico.

Según los estatutos, cada cuatro años hay que elegir la nueva junta rectora, que se elige en Asamblea General de Socias; por otra parte, y al final de cada año se celebra Asamblea para presentar la memoria anual y rendir cuentas de las actividades que se han hecho y en febrero del año siguiente la Asamblea tiene que aprobar el plan de actuación para elegir a la junta rectora, y en febrero de cada año se celebra una asamblea donde la dirección tiene que presentar el plan de actuación de actividades y los correspondientes presupuestos.

Y junto a su compromiso tenemos que destacar también su solidaridad al participar en el rastrillo solidario de Cáritas con un puesto propio donde ponen a la venta distintos productos que regalan socias y simpatizantes, lo que permite obtener dinero que donan a Cáritas.

Leusis, que es como se conoce en la localidad esta asociación, cuenta en la actualidad con unas 378 socias  que con sus cuotas sufragan todas las actividades que realizan, aunque cuentan con la ayuda y el apoyo puntual del Ayuntamiento y de la Diputación Provincial.

Esta asociación que ha visitado gran cantidad de pueblos de Andalucía y que ha compartido mesa y mantel con cientos de mujeres de otras localidades, como consecuencia del COVID, al igual que otras muchas, durante dos años no ha realizado ningún tipo de actividad. Esperemos que, una vez termine la pandemia LEUSIS siga luchando día a día por la igualdad entre hombres y mujeres.

 


JOSÉ ÁNGEL CAMPILLO DE LOS SANTOS


GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - EL VISO DIGITAL


UNICEF

DEPORTES - EL VISO DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

FIRMAS
El Viso Digital te escucha Escríbenos